Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O i5 D E D i C l h M- B R E D E IQOO. P A G 7. E D I C I Ó N i. los buenos católicos, ajenos los más de ellos á A las cinco se reanudó ta sesión, y después de las contiendas políticas, y así lo corroboran discutido, quedó aprobado el presupuesto del diariamente las mam testaciones explícitas de los Cuerpo médico y farmacéutico, y luego el del adversarios de la Iglesia, que no pueden ocul- hospital Provincial. tar á este propósito sus esperanzas y su júbilo. ¡Buena jornada la de ayer Dará la Diputa Ante tan evidentes peligros, no responde- ción! ríamos las Corporaciones, Centros y Asociaciones que ante V. M. nos presentamos á los sentimientos que son la razón de ser Teodoro, Saturnino de nuestra existencia, si no nos aprestáse- S antos Ireneo, Antonio, Misa y oficio divino y Víctor, y santa Cristina. -La son de la mos á la vigorosa defensa de nuestra liber- Octava de Ja Inmaculada Concepción, con rito doble y color tad y de nuestra fe, y si, subditos leales á la azul, -Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en la vez que hijos fieles de la Iglesia, no nos diri- parroquia de la Concepción, -En San Pascual, Esclavas, Reparadoras, Carboneras y oratorio Espíritu Santo giéramos confiadamente, en primer término, al Jubileo perpetuo. -Visita de la Corte delMaría: Nuestra de Rey católico de España para pedirle que, den- Señora del Tránsito, en San Millán, en el Carmen v en tro de sus deberes constitucionales, nos ampare San Ildefonso. y defienda, y para agruparnos resueltamente en iempo probable: Frío. -Otoño hasta el 21 de Dicienv bre, que empieza el invierno. -Temperatura de ayer: torno suyo en defensa á la vez de la religión y Máxima, 11 grados. Mínima, 2. -Duración del día: g de la Patria. horas y 19 minutos, disminuyendo un minuto cada dos días Dios guarde la vida de V. M. muchos strenos. En la Zarzuela, á segunda hora, Za noche Je años. Madrid 7 de Diciembre de 1906. Señor: reyes; y en Eslava, á segunda hora, El maño A los R. P. de V. M. -Por la Junta central de acción católica, El marqués de Comillas; por el Consejo nacional de las Corporaciones católico- obreras, Marcelo de Jlzcárraga; por el (ASUNTO SIMBÓLICO- SOCIAL) Centro de Defensa social, El marqués de Casa Jlrnao por la Asociación general para el estu- S ada vez que veo, en aquella linda explanada dio y defensa de los intereses de la clase obre- del Retiro, enfrente de la llanura manra, Eí marqués de Vidal; por el Apostolado de chega y á un lado ds la villa coronada, la esculla Prensa, Mariano Arrazola; por el Círculo tura del ángel caído, me pregunto: ¿Qué símde obreros del Sagrado Corazón de Jesús, El bolo extraño representa esta figura? ¿Con qué marqués de Saniillana; por el de San José, El objeto pusieron aquí, para que todo Madrid marqués de Jbarra; por el de San Pedro, Fausla vea, la representación de la soberbia humitino J odrtguez Sampedro; por el de Nuestta llada? Esta escultura, ¿tal vez obedece á un Señora de Covadonga, Trifino Gamazo; por el plan moralizador, á una idea de consejo, al dede San Isidro, El marqués de Santa Cristina; seo de humillar la altivez de los madrileños y por la Agremiación de Socorros mutuos de advertirles que todo, soberbia, orgullo, enobreros católicos, El marqués de Ttinojates; cumbramiento, aspiración ambiciosa, todo es por la Asociación de artesanos jóvenes, El vanidad... marqués del Socorro; por el Banco popular de Pero este pueblo madrileño, y en genera! e V León XIII, T afaelT ubioy Masó; por el Círcu- pueblo entero español, ¿necesitan acaso que se lo y Patronatos de San Luis Gonzaga, Manuel les advierta la vanidad del orgullo? ¿Puede darGómez lapidan; por los Patronatos de aprendi- se un pueblo más modesto en el mundo? ¿Un ces de las Peñuelas y Yallehermoso, El conde pueblo que comprenda, hasta la misma raíz, de Casal; por el Patronato de San José para aquella máxima cristiana que dice que los úlbarrenderos, El conde de Arcentales; por la timos serán los primeros? Orden Tercera de San Francisco, Eí marqués Efectivamente, aquí todas las cosas son mode Monlatbo; por el Cabildo de los Párrocos destas, faltas de soberbia y de ambición. de Madrid, Dionisio Sánchez Hpncero. Observad que Madrid es una de! as poblaciones de la tierra que menos deseos siente de espantar, de deslumhrar ni de dominar á nada ni á nadie. Observad que la vida se desliza aquí tan amable y sosamente, que la opinión, para matar su tedio, está buscando á cada punI os presupuestos. to una crisis, un cambio de postura de la polí Ayer, por mañana y tarde, continuó en tica, que le distraiga; con cuatro crisis al año y la Diputación provincial la discusión de los cuatro corridas de toros al mes, una taza de presupuestos para 1907. café, un rato de murmuración, un pitillo fumaPrimeramente dióse lectura á un oficio del do sosegadamente, la gente vive contenta y no gobernador civil relativo al cobro del arriendo pide ninguna más. Asi, pues, yo no comde la Plaza de Toros. prendo por qué pusieron este símbolo de la soberbia vencida, en un pueblo que carece de C erie de alborotos. Puesta á votación después una proposi- ambición, altivez, espíritu de dominio. ción del Sr. Bernad acerca de Ja supresión de Observad que todas las cosas son aquí mo las plazas de peones camineros que vaquen, destas y humildes. Las calles no tienen la petuprodújose una discusión tumultuaria, durante lante amplitud que tienen las de Viena y de la cual se cruzaron frases duras y se produjo Berlín; las alamedas ó avenidas carecen de un escándalo de los que hacen época. aquella aparatosa esplendidez que poseen los El presidente desató su energía contra una bulevares de París; las tiendas no son ostentocampanilla y un tintero que salieron rotos de sas; los palacios no insultan ni humillan al posus manos. bre transeúnte; los edificios públicos parecen, Casi tranquilos los ánimos, fue desechada la por lo sencillos, hechos por la misma discreproposición por 12 votos contra 9, lo cual ción; la gente viste sin petulancia; los monuhizo que resurgiera el alboroto en mayores mentos y estatuas no son enormes ni jactan proporciones ciosos; los automóviles son escasos, los casinos Tornó la paz á los belicosos espíritus, pero humildes, los cafés pequeños y obscuros, buevolvió de nuevo la guerra con otra enmienda nos para departir amigablemente, para fumar, del Sr. Peris, análoga á la anterior. El firman- dormir y lanzar al aire soñolientas columnas de humo... Pues si este pueblo es tan sencillo, te de ella la retiró. Y por último, la sesión tuvo que ser suspen- tan ajeno á la soberbia y ostentación, ¿por qué dida á primeva hora de la tarde, porque al ser pusieron esa escultura terrible, dolorosa, que admitida por la Comisión una enmienda del simboliza la caída de la ambición, el vencimienSr. Pérez Catvo pidiendo la supresión de los to de la altivez? Hubiéranla puesto en una enrevisores provinciales de carne para los es- crucijada de París, Londres ó Berlín, donde tablecimientos benéficos, se promovió el es- el demonio de la soberbia anda suelto, y allí estaría bien. Aquí todos están filosóficamente cándalo mayor de los tres. Por la tarde recibieron los Reyes en audien i; ia á las marquesas de Ayerbe y Pozo Rubio, ijuquesa de Plasencia, Sres. de Barroso é hijos, conde de OHver y Montañés y señoritas de García Loygorri y Silva. El infante D Carlos, con su ayudante el marqués de Hoyos, pasó ayer la tarde en el campamento de Carabanche) donde la brigada de Húsares de su mando estaba haciendo maniobras; Los Reyes asistieron anoche á la representación del teatro Español. EL DÍA DE HOY MENSAJE DE LOS CATÓLICOS A las siete y media de la tarde ofreció ayer sus respetos al Rey una comisión, presidida por el marqués de Pida) y compuesta, además, de los marqueses de Comillas, 1 barra y Casa Arnao, conde de Casal y Sres. Arrazola, Hinojares y Aristizábal. Los comisionados entregaron á S. M. un mensaje de varias entidades católicas obreras y de) Centro de Defensa Social, protestando contra el proyecto de ley de Asociaciones. El Rey manifestó á la Comisión que entregaría al Gobierno los documento que se le oresentaba. He aquí el texto del mensaje: Señor: La Junta central nombrada para llevar, por acuerdo de los Congresos católicos, la rearesentación de las Obras católicas de España; 1 Consejo Nacional de las Corporaciones católico- obreias de la Península, que ascienden á 480, y los Centros y Asociaciones de Madrid que este Mensaje suscriben, acuden hoy ante el trono de V. M. profundamente penetrados de los males y peligros que para la religión y para la Patria encierra el proyecto de ley de Asociaciones sometido á la deliberación de las Cortes, y profundamente confiados también en que V. M. en su acendrado catolicismo y su alta misión de amparador y defensor de los derechos y libertades de sus subditos, ha de poner á tales males y peligros remedio, No es posible, señor, desconocerlo. En medio de ¡a paz moral y material en que vivíamos, ha surgido entre algunos elementos políticos de España: el propósito de dar satisfacción á las pasiones irreligiosas y sectarias, tan enemigas de la Iglesia como de la Monarquía, sacrificando á sus exigencias insaciables la bueta inteligencia y concordia existente hasta el día entre la Iglesia y el Estado y los derechos y libertades que la Constitución otorga por gual á todos los ciudadanos. A estos funestos principios obedece plenamente, sensible es decirlo, el proyecto de ley á que nos referimos. Dirigido especialmente contra aquellos santos institutos que tantos días de gloria han dado á la Iglesia y á la Patria, y de los que tantos beneficios ha recibido y recibe la humanidad, negándose á tratar de ellos con la Iglesia, porque los considera como meras Asociaciones civiles, y á otorgarles luego, como á tales Asociaciones, la libertad que por derecho constitucional les corresponde, es este proyecto copia harto fiel, y hasta literal en sus disposiciones más vejatorias, del que en la nación vecina mereció la reprobación del jefe de la Iglesia, causó la destrucción de todas las Ordenes y Congregaciones religiosas, privó á miles de almas de la enseñanza cristiana, dejó sumidas en la miseria y en el abandono á multitud de ínfeJ- ces y santas mujeres, y por previstas y contadas etapas condujo á la nación francesa á la. ruptura opresora con la Iglesia y á la franca proclamación del ateísmo desde las esferas mismas del Gobierno. Asi 3o han comprendido desde el primer nomento, con instinto vivo y cei tero, en toda España, la opinión de la inmensa mayoría de T E ELANGELCAIDO DIPUTACIÓN PROVINCIAL