Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FARMACIA tarifa M i l i t a r San Bernardo, 57, T. o 140. Madrid. Hermanos. -Tetuán y Constitución Especialidad en sus artículos, servicio esmerado Cervecería Inglesa Dinero por Álüajas y Papeletas al 1 por 100 E S CAPEULANiSS, 1 y F U E B Í C A K R A I 12 LA EXCMA. SEÑORA JBenmatisnno. -Alivio y curación pronta con ias G r a g e a s d e Y o d u r o p o t á s i c o c a l c i n a d o de R. A. Coipel, agradables de tomar é inofensivas para las vías digestivas, -Van por correo. -4,50 frasco. -Barquillo, 1, Farmacia. VIUDA DE SILVELA NA FALLECIDO EL DÍA 13 DE DICIEMBRE DE 1908 Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la bendición de Su Santidad Saldo 4.000 de pielypluma, último modelo á mitad de precio. Saldos. H, Carmen, 14. Saldos Vendo. Goya, 33, tallei b a r a t o que todas las Sastrerías vende para Bfiíios Infante trajes de 5 á 50 ptas. Gabaneitos, de 10 á 60. Chaquetones, de 9 á 30. Gorras, á 2, 3 y í. Tapabocas, á 3. Marinos faldas, de 15 á 40. Preciados, 26, Portada verde. BERLINA moda Moderno MILORD (arís) EL. I JP. Sus Hijos D. Eugenio, D. Agustín, Doña Antonia, Doña Luisa, Doña María Eugenia y Doña Pilar; hijos políticos Doña María Barrio y Massieu y D. Félix de Llanos y Torriglia; nieto, hermanos, hermanos políticos, sobrinos, primos y demás parientes, RUEGAN á sus amigos la encomienden á Dios nuestro Señor, La conducción del cadáver se verificará mañana sábado 15, á las diez de la mañana, desde la casa mortuoria, Goya, 4, al cementerio de la Sacramental de San Lorenzo. Em la capilla ardiente se celebraran misas desde las nueve t la mañana los días 1 4 y i5. ¡Ojo! 25 por 100 más sobre sueldos, pensiones, (incas y al comercio, en buenas condiciones. L e g a n i t o s 10, 3.0 izq. De 11 ¡i 1 y ñ á 8. antes de llevar vuestro dinero á las Agencias, pidan informes de un seguro medio de colocación, C a r r e t a s 19 i.9, de U á 12. No se trata de operaciones usurarias. Por ahora hace 1 año que el acred. o fosforero del café dé Sanftíillán, Manuel Sevilla, repartió el 3. er premio en particips. dedos reales. Sigue haciendo particips. en su dom. o, Embajadores, 26, pral. Vaya astea á por los 24 millones. Capitalistas baratos, de todas clases. Hay landolé y guarniciones. Se hacen abonos y servicios suel tos. B a i b i e r i I S Cua dra de caballos á pupilo. VENTA DE- COCHES 9 I a r r a Í. A. G I R A L D A SEVILLA Se vende en I odas lab Farmacias, Perfumerías y Dro gu crías. PRECIOS Primera calidad, 2,50 pesetas botella. -Segunda calidad. 1,50 ptas. botella. LA FUNERARIA. 20, Preciados, JÍO BIBLIOTECA DE A B CS LOS SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 3 l varón por milagro, con gran desesperación de! asesino, que aquella misma noche rae dijo: ¡Está bien! ¡Volverá á empezarla O e! S r Síntesis desconfía, ó tiene una suerte increíble. Así es que el indio está más enfurecido cada vez. Dos de nuestros buques habían abandonado el aloli con rumbo desconocido para nosotros. En uno de ellos iban los chinos y en el otro la Srta. Van Praet, la nieta del Dr. Síntesis. Esta ausencia avivó el frenesí de mi compañero al principio, pero luego pareció más tranquilo. Esperaba su regreso para acabar de una vez; es decir, para matar a! anciano y al capitán Christian, en quien desde lo del viaje veía un rival, y para apoderarse de grado ó por fuerza de la joven. sEste plan sería irrealizable si el que lo preparaba estuviera aislado en el buque y reducido á sus propios recursos. Yo me reservaría para intervenir á última hora representando el papel del personaje que en todos los nelodramas castiga al vicio y hace que triunfe la virtud; pero no veo todavía muy claro de qué modo podría lograr este desenlace clásico, pues el miserable indio tiene cómplices temibles que me harían desaparecer en un momento. Si me siento apoyado, veré más tarde la manera de advertir al capitán Christian y tomar su partido. En cuanto á los cómplices, es toda una historia qut- voy á referir detalladamente. El preparador zoólogo necesitó, por motivos que ignoro, lenizar una excursión científic- á p raje 3 lejanos. El Dr. Síntesis puso á su disposición Ja chalupa grande de vapor, y nes unió á la expedición, como fogoneros, al indio y á mí. El capitán de nuestro buque iba también como jefa de la chalupa. No tardé mucho en notar la particular intimidad que existía entre e! marino y Roger Adams, hijo del ilustre sabio que usted conoció, y que nada justificaba en apariencia. 1 lltíino mi atención y me propuse observarlos con todo disimulo. Durante mucho tiempo fue mi trabajo inútil; recorríamos el mar y las islas recogiendo ejemplares de fsuna de vegetales y de minerales y nada sospechóse merecía la pena de ser tenido en cuenta. Hacía una semana que navegábamos, cuando un día, á consecuencia de una falsa maniobra, cayó el indio a! mar y desapareció de nuestra vista. Ya le dábamos por perdido, y confieso que me alegraba de que tan fácilmente hubiera desaparecido el peligro para el D r Sínte- sis, cuando apareció enredado en la red que se había echado al agua para pescar. Roger Adams cortó las mallas, recogió el cuerpo inerte del náufrago y le prodigó los más solícitos cuidados. Durante mucho tiempo SUÍ esfuerzos fueron ineficaces. ¡Bah! déjelo usted. ¡Un indio! -dijo en tono di desprecio el capitán. -Un indio, no, ¡un hombre! -repuso el profesor. i Ya iba yo á emocionarme por el acento con que fue dicha esta última frase cuando advertí una seña de inteligencia que Roger Adams hacía á Van Schonten, y que podía significar: ¡Un hombre como lo necesitamos! a- -Ruego á usted que lo haga llevar á ese islote próximo. Allí podremos cuidarle mejor. ¿Pero cree usted que volverá á la vida? -Lo creo, porque la circulación comienza á restablecerse. Fue transportado el náufrago á la ¡roca madrepórica y ios de á bordo quedamos sorprendidos al ver el interés con que Roger Adams le asistía. Ai cabo da una hora mi compañero había vuelto en sí, y después de lar- ga conversación con el profesor y el capitán, volvió á la chalupa y reanudó su faena. Yo estaba impaciente por quedarme á solas con él. Lo conseguí, por fin, y me contó detalladamente lo ocurrido, que yo reproduzco en extracto para mayor brevedad.