Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V NES 14 DE DICIEMBRE DE 1506, PAG. -9. ó personalidades, quienesquiera que tomen í su cargo esta función, irritante pava el mime roso grupo de los conformistas, en su pecado llevarán la penitencia. La frivolidad les pondrá de agoreros y. de cornejas que no habrá por donde cogerles. Un inflamable patriotismo verbal sacará á relucir contra ellos toda la retórica del anatema. Se les llamará obcecados y dementes, á veces espurios. As! Macías Picavea, así Costa en su aspecto regenerador, asi tantísimos catalanes. Yes que las fricciones prolongadas y violentas, aun dirigidas al noble objetivo de activar una circulación perezosa, no suelen ser resistidas pacientemente. En cambio, la parte viva se consume en un potro de impaciencia. No sabe moderar su paso y atemperarlo al de la parte reacia. No acierta tamcip ina sparente reservan no pocas sorpresas. ¿Has pensado, lector, lo que mañana pueda decir la Historia acerca de aquella sombría y callada mansedumbre, de! a cual nadie recela añore? No creo que sea más tranquilizadora que las clamorosas rebeldías é impaciencias de que tanto recelamos y abominamos. ¿Rebeldía? Si. Rebeldía contra el infortunio; insumisión franca á un statu quo peligrosísimo; obstinación heroica de vivir; esperanza, en suma. Y ¿por qué hemos de empeñarnos en que la homogeneidad de! espíritu espsñol se conglomere en una fórmula de contemplación del pasado, de elegía y quietismo? Compréndase de una vez cuan conveniente- es aceptar lo que hay de salvador y vivificante en este otto espíritu; y no en gran perplejidad. ¿Por qué no se alarma el patriotismo, tanto como debiera, ante el caso de Boado, de Béjar, de sus imitadores y continuadoras? ¿Por qué se alarma, infinitamente más de lo que debiera, ante las aspiraciones vitales de Cataluña? muchos de mis conterráneos he oído formular ahora semejantes preguntas. ¿Qué hay en el fondo de esta fiebre catalana sino impulsos de ascenso y ansias de prosperidad? ¿Qué revelan esos conatos de emigración colecti- A B C EN BARCELONA OS DOS M É T O D O S He aquí algo que L nos deja sumidos CONTRA LA LEY DE ASOCIACIONES PAMPLONA. LA MANIFESTACIÓN CATO! 1 CA, CELEBRADA EL DOMINGO ULTIMO, AL ORGANIZARSE BN LA IGLESIA DE SAN LORENZO ta más que pesimismo, abstención y renuncia? poco á infundirle agilidad y vigor. De aquí el He aquí dos métodos bien opuestos, sin dualismo. De una parte abulia y melancolía, luda: el de los que han resuelto vivir á todo de otra entusiasmo y esperanza: un verdadero ranee y el de los que consideran la vida impo- caso de hemiplejía nacional. Unos gritan, alborotan, se enfurecen. Otros libie en su propio país. No importa señalar j uál de los dos ejemplos tiene mayor y más pe- callan; pero el día menos pensado, se escabullen en silencio. No han proferido una queja; ligrosa fuerza de contagio. Yo he pensado muchas veces que es triste no han turbado una digestión. Dicen, únicadestino e! de quienquiera que levante la voz y mente, por toda despedida: ahí queda eso se convierta en admonitor ó en profeta de Permanecemos casi tranquilos ante la desergrandes calamidades. Ahí es nada interrumpir ción, mientras guardamos casi toda nuestra á todas horas la placidez de las digestiones ó ojeriza para los que, afrontando impopularidalas somnolencias de la resignación ó la tranqui- des y dicterios, se obstinan en desviar la cola beatitud de los estados posesorios. Ahí es rriente general de su cauce de perdición y en nada el empeño de obrar á manera de cáustico orientarla en sentido de la vida normal de los ó fundente de todas las indiferencias y de to- pueblos victoriosos. Aquéllos son los sumisos das las rutinas. Hombres ó pueblos, regiones y éstos los rebeldes. Mas la docilidad ó la dis- Fot. Pliego ya por favor, ni por concesión, ni por vía J t halago, ni para desarmar determinadas tendencias, ni para rendir tributo á un eclecticismo transigente. Nada de eso. Por ser la orientación necesaria á todos, entiéndase bien, á todos, bajo pena de la vida. Para convertirnos de clientes en operarios activos de la civilización, según la frase justa de André. O la hacemos nuestra, totalmente nuestra, ó acabará ella por anularnos. Esto del europeísimo es un rábano que st suele tomar por las hojas, no pocas veces. Predomina un concepto del progreso puramente incorpóreo, abstracto, sin musculatura; un progreso papelista, todo teoremas y sin substancia. Cifran algunos el colmo de la modernidad progresiva en escupir á los curas, por la calle.