Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES i i DE DICIEMBRE DE 1906. PAü. 9. EDICIÓN 3 NAUFRAGIO DE UN BOTE POR TELEFONO Víilbao, i i 11 n. A las ocho de la noche he regresado de Zorroza, adonde fui con objeto de adquirir informes exactos acerca de la catástrofe allí ocurrida, huyendo de las exageraciones que circulaban por Bilbao. Lo ocurrido es lo siguiente: Con objeto de conducir obreros á los talleres de Zorroz- situados en la bifurcación de los ríos Cadagua y Nervión, hav establecido un servicio especial de botes. Hoy, el servicio se hacía con gran peligro por la fuerte corriente de ambos ríos. En el bote San José, patroneado por los cuñados Felipe Bravo y Agustín Limiñana, embarcaron á las siete de la mañana 14 obreros, ios cuales, á pesar de las observaciones de los patronos, permanecieron de pie. Al llegar la embarcación al cruce de ambos tíos, fue arrastrado por la corriente. Los obreros se apelotonaron á un lado del bote, haciéndole volcar. El patrón, Felipe Bravo, ayudado por el náufrago Arteaga, logró colocar el bote en su natural posición, y todos los obreros se agarraron á las bordas de la embarcación pidiendo socorro. El gabarrero Antonio Aranga acudió con su bote, logrando salvar á dos náufragos, que se veían arrastrados por la corriente. Entretanto llegaron otras embarcaciones, recogiendo á los obreros que permanecían asidos al bote náufrago. Distinguiéronse en las faenas de salvamento Pedro Bravo, j, hermano del patrón del San José, y el carabinero José Ruiz. Los salvados son: el botero Bravo, Paulino Ascona, Juan Ángulo, AndrésPagaya, Isidoro Maturana, Manuel Santín y Segundo Urquijo. Las víctimas son: Agustín Lamuño, José López, Santos Borruel, Ángel Gutiérrez, Ángel Leñero y otro cuyo nombre se ignoraLos obreros de los talleres de Zorroza suspendieron el trabajo en señal de duelo. El Ayuntamiento de Baracaldo, de donde los ahogados eran vecinos, se reunirá mañana en sesión extraordinaria para tomar acuerdos. -Terán. Los inquiiinos se arrojaron por las ventanas en paños menores. No han ocurrido desgracias. Cerca del lugar del incendio había un depósito de explosivos para trabajos de minas. Los bomberos localizaron el fuego. Al apearse de un tranvía eléctrico fue arrollado por éste el joven de diez y ocho años Juan Cortázar, que resultó con la cabeza seccionada y el cuerpo horriblemente mutilado. -Terán. SENADO FINAL DE LA SESIÓN DEL DÍA I 1 DE DICIEMBRE DE J 9 0 6 EL ACTA DE ALGECIRAS Para alusioneshablaelSr. SANCHEZROMAN Recoge las palabras á él referentes pronunciadas por el Sr. Rodríguez Sampedro en su discurso de la sesión anterior, respecto á las negociaciones preliminares para que España concurriese á las conferencias sobre Marruecos. Respecto de la falta en el Libro Hpjo de algunos documentos referentes á su intervención en las negociaciones como ministro de Estado, afirma que, ha hecho igual observación que el Sr. Rodríguez Sampedro, esto es, que es deficiente el mencionado libro. Historia la parte que tomó en la reunión de diplomáticos extranjeros, reunión en que se trazó una base cierta para! a Conferencia. Añade que tiene á disposición del Sr. Rodríguez Sampedro cuantos documentos referentes al asunto conserva en su casa, documentos cuyo contenido no dejó entrever á los periódicos, porque juzgó que no era oportuno ni prudente. (Se sientan en el banco azul los ministros de Instrucción pública y de Marina, el Sr. Maura y el general López Domínguez. (Al mismo tiempo entra en el salón el presidente del Consejo de ministros y conferencia con el señor Montero Ríos. Detalla y explica las negociaciones á que aluden los telegramas y notas referentes á la época de su paso por el ministerio y que constan en el Libro Rojo. Procura demostrar con la lectura de algunos telegramas su activa intervención en las negociaciones, contra lo que parece deducirse de las deficiencias del Libro J pjo y contra lo que decía la Prensa de entonces. (El Sr. Sánchez Román recibe un aviso de la presidencia recordándole la excesiva latitud de su discurso. Termina ofreciendo al Sr. Rodríguez Sampedro más datos, si los quiere, para que pueda quedar demostrada su intervención en las negociaciones y las omisiones lamentables que resultan en el Libro J ojo, UN INCENDIO EN SEVILLA POR TELÉGRAFO Cevilla, 1; u n í Se ha declarado un íncen dio en el taller de la fotografía Bonet, sita en la calle de las Sierpes. El incendio comenzó en la galería instalada en la azotea de la casa. El servicio de incendios llego con rapidez, consiguiendo localizar el fuego. Los marinos de los torpederos franceses surtos en este puerto ayudaron á la extinción. -Mir, DE BILBAO POR TELÉFONO MARTES, t i, íí N, Oucesos y desgracias. En el pueblo de Reibat cazaba un joven, y tuvo la desgracia deque se le reventase la escopeta, saliendo la bala por la recámara. El proyectil le penetró por la sien, dejándole muerto. El joven de veintitrés años, Severiano Fernández, empleado en el Banco de Bilbao, se suicidó lanzándose á la ría desde la ventana de su casa. MIÉRCOLES, 12, 2 Al. A las once de la noche última se ha declara do un incendio en el núm. 2 de la calle de Begoña, cuya casa consta de un solo piso. El fuego redujo casa, muebles y enseres á cenizas. Y respecto al estado de la cuestión de Marruecos, dice que es de pronóstico reservado. A pesar de estar afónico, responde el Sr. RODRÍGUEZ SAMPEDRO á las palabras del señor Sánchez Román. Pero habla en voz tan opaca, que sus frases no llegan bien á la Cámara ni á la tribuna. (Los taquígrafos han tenido que aproximarse al orador. El ministro de ESTADO manifiesta que cuantas veces ha tenido ocasión de. poder verlo se ha convencido de la activa labor del Sr. Sánchez Román, y que si el producto de ese trabajo no ha pasado á las páginas del Libro Roto, ha sido por razones de alta política. Agrega que no ha intervenido para nada en absoluto en la clasificación y ordenación de los documentos que figuran en el aludido libro. Y si algo he podido decir en mi discurso anterior que resultase equívoco para el Sr. Sánchez Román, añade, yo lo retiro. Insiste en nynifestar que las personas que ñn redactado el Libro T ojo, no han podido tener intención de herir ni molestar al Sr. Sánchez Román. Luego razona el envío de la nota diplomática á las Potencias y el de los buques de guerra á Tánger, afirmando que lo justifican los sucesos que se han producido en lasproximidadesde dicha ciudad. Jurga que nada de anómalo tendrá esa nota y esa medida de los Gobiernos francés y español cuándo todas las Potencias han prestado su aquiescencia, y el propio Mohamed Torres, al cual tam- bién se ha facilitado la nota, ha expresado su satisfacción al Gobierno español. Y por ella se extraña de que tanto el Sr. Sánchez Román como el Sr. Rodrigue Sampedro se muestren contrarios á la expresada nota. Rectifica el Sr. SANCH faZ ROMÁN, y afirma que no deben considerarse gemelas las dos cuestiones, á su juicio complétame. ite distintas: la ratificación del acta y la aprobación de la nota, prometiendo que votará en la priiuíra y se absten drá en la segunda. Rectifica también el Sr. PÉREZ CABALLERO, y lo hace brevemente. El Sr. D 1 AZMOREU habla para alusiones, y deduce de la nota diplomática y dej envío de fuerzas á Tánger que nos aproximamos á un posible conflicto internacional. Se extraña de la afirmación hecha por el ministro de Estado respecto á que ninguna Potencia ha formulado objeciones á la nota, habiendo una, como Alemania, cuya actitud no es nada tranquilizadora Asegura el Sr. DÍAZ MO- E 1I que no tenemos ningún derechoparainterveniren Marruecos, porque allí no hemos establecido ningún ferrocarril, ninguna línea telegráfica, ninguna línea de vapores correos. No tenemos dado ningú i paso para llevar allí la civilización ni el progreso desde el año 1859 y por proceder así mismo en América, dejamos de ser Potencia colonial. Cree que la acción común con Francia puede encerrar una situación muy peligrosa para España, dada nuestra inferioridad evidente, que nos hace figurar en los momentos actuales como elemento puramente decorativo. Pide que se den todo género cte seguridades para que esa nota no trate de justificar un desembarco en Tánger. Insisteen quz esa acción con Francia signííici que, ssin quererlo, hemos entrado en una inteligencia europea contra Alemania. El ministro de ESTADO repite que detu s de la nota diplomática no hay ningún compiomiso tú alianza ninguna que no sea lo ya expuesto. Para la acción limitada á que España se ha coraprometido hay medios sobrados, según el Sr. PÉREZ CABALLERO. Trata de desvanecer los temores de que exista peligro alguno para España por su acción actual en Marruecos. Contra lo afirmado por el Sr. Díaz MoLeu cree que nuestra patria tiene derechos que defender en Marruecos, y la conferencia de Algeciras los ha reafirmado. Termina asegurando que la prudencia y la mesura de todos los ministros que ocupen el cargo que él ocupa, será siempre una garantía para que no se produzca- el conflicto que teme el Sr. Díaz Moreu. Rectifica el Sr. DÍAZ MOREU y vuelve á insistir en que no todas las Potencias han asentídc á la nota, y lo prueban las declaraciones hechas en el Reichstag de que no se llegará á un desembarco, y que si esto sucediera, Alemania procedería en consonancia. Considera candido afirmar que el almirante Tou chard ha venido á Madrid á cumplimentar a! Rey. A lo que ha venido es á recibir las instrucciones necesarias; á ponerse de acuerdo por si liega ba el caso de desembarcar. Y más vale creer, termina, que no ha podidí recibir ninguna instrucción. Rectifica brevemente el ministro de ESTADO. El Sr. LABRA consume el segundo tumo en el debate. Manifiesta que la Conferencia de Algeciras es la consagración del derecho internacional para contrarrestar las codicias de Francia, Inglateira y Alemania. La aplaude también en cuanto representa la acción común de las naciones civilizadas para llevar la cultura y el progreso á los pueblos atrasados sin atentar á su soberanía. Reco- ioce la insuficiencia del libro 7 pjo y la necesidad de que se aclaren varías cuestiones que en la Cámara se han esbozado. Cree en la posibilidad de que exista una inteli gencia entre España y Francia, acerca de la cual existen algunos antecedentes. Defiende la ¡dea de que pueden y deben ser pú blicos los actos diplomáticos, ya que no hay re pugnancia en hacer públicos los votos de los ma, gistrados. Se suspende el debate y queda en el uso ue Sr palabra para l t sesión próxima el Sif. Labra.