Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍSC. M I É R C O L E S 12 D E D I C I E M B R E D E 3006. P A G 5 FFMOONf i J 1 ¿C EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS, MR. ROOSEVFLT, VISITANDO, EN UNA GRÚA 0 E VA n OR, LAS OBRAS DEL CANAL DE PANAMÁ Fot. Unaeivood Undervood- LA CUESTIÓN DE MARRUECOS En el debate que precedió a la aprooación del acta de Algeciras por el Parlamento alemán, quedó evidenciada la actitud de las diversas fracciones de la Cámara, ante las posibles contingencias de su aplicación. La discusión larga y minuciosa de la política marroquí dio lugar á varios interesantes discursos, entre los cuales son de notar los de! grupo radical Que declaró aue votaría el proENELRE C L ACTA D E ALGBC 1 RAS CHSTAG yecto por patriotismo, pero protestando por boca del Sr. Blumenthal- -uno de sus representantes- -de que el protocolo de Algeciras era ineficaz para mantener la soberanía del Sultán. El Sr. Wiemer, demócrata, dijj textualmente: Es preciso dudar de que la acción francoespañola pueda ejercer un influjo sedante y pacificador sobre los marroquíes. Lo más seguro es que de ella resulten complicaciones imprevistas. Los últimos acontecimientos prueban que el acta de Algeciras ha empeorado la situación de los extranjeros en Marruecos, y á poco que se entretengan Francia y España reorganizan- do la policía, su permanencia en el país durar! hasta la evacuación de Egipto. (Grandes risas. El Sr. Spahn, del Centro católico, manifestó que Alemania no tenía el menor motivo d satisfacción por el acta de Algeciras La Posl: bin renunciar á nuestra vigilancia, podemos perseverar en una tranquila reserva mientras no sea violado el espíritu dei acta de Algeciras. La Wossische Zeitung, comenta detalladamente el discurso de M r Pichón y añudz: A O Q U E D I C E LA PRENSA ALEMANA