Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. MIÉRCOLES 12 DE DICIEMBRE DE r oé. PAG. 4 EDICIÓN que paga el trigo en España, siendo como v actualmente el más elevado de todos los países del mundo. No procede agravar este derecho, que ya no representa protección, sino renta para el Tesoro, sopeña de encarecer más todavía el pan que paga el obrero, más caro que en todas las- naciones de Europa. Con mayor motivo nos oponemos á esta elevación, que viene á continuar! a política arancelaria variable que perturba! a vida del comercio y esencialmente de la industria harinera nacional, porque con ello no se favorece al pequeño ni al mediano agricultor, sino al hacendado que ha podido retener EU cosecha y al especulador que se ha aprovechado de la penuria del agricultor, para almacenar el trigo en espera de modificaciones arancelarias. Como de un tiempo á esta parte se realizan tales aumentos en esta época, ios negociantes avisados han encontrado un nuevo aliciente en Ja acaparación. Si el aumento se hubiese proyectado á raíz de la cosecha en que los precios eran iguales que ahora, entonces, cuando menos, el lucro hubiese alcanzado al labriego y al pequeño agricultor; hoy, en vez de favorecer á la agricultura propiamente dicha, se favorece á unos pocos á expensas de las clases trabajadoras, que son las que consumen mayor cantidad de pan y que no encontrarán por ello aumento en su salario. Nunca nos hemos opuesto á la protección tíe la agricultura patria, pero nos oponemos á que los derechos protectores se conviertan en impuesto de Consumos sobre el artículo más necesario á la vida; nos explicaríamos que se pidiera aumento sobre los demás cereales, que pagan el 5o por ÍOO de! antiguo Arancel, notándose su efecto en los precios y en la falta de salida de estos granos; pero no comprendemos que se quiera elevar e) derecho del trigo, que xcede ya del margen protector. -Asociación de fabricantes de harinas. Presidente, Juan Pascual, secretario. José T ovira. r O o r ¡a tarde. Durante la tarde S. A. continuó en e! mismo estado, si bien los dolores v molestias se amortiguaron algo. A las tres próximamente regresó á Palacio la infanta Isabel, que se instaló al lado de su augusta sobrina, acompañando á la cual permanecieron constantemente ¡a Reina madre y el infante D Fernando. A! as seis volvió al regio alcázar el doctor Grinda y breve rato después el Dr. Gutiérrez. Ambos celebraron una detenida consulta con los doctores de la Real Facultad, Sres. Alabern y Ledesma, conviniendo todos en que el estado de la Infanta seguía siendo normal, pero que el alumbramiento no parecía tan próximo como en un principio se creyó. O o r la noche. Como los médicos manifestaron que el estado de S. A. era completamente satisfactorio y que los síntomas de alumbramiento se presentaban con cierta lentitud, los Reyes, la infanta doña Isabel y el infante D Carlos, decidieron asistir á la representación del teatro Real. A las once y cuarto se retiró del regio alcázar el D Gutiérrez y se dispuso á descansar el Dr. Grinda, opinando ambos, después de haber visto á la Infanta, que no serían necesarios sus servicios en toda la noche. I os honores, En la conferencia celeorada entre el Rey y el presidente del Consejo se convino en tributar al nuevo Infante que se espera, los mismos honores que los que se otorgaron á los primogénitos de las infantas doña Paz y doña Eulalia. La Reina doña M a m Cristina y el infante D Fernando harán, siguiendo tradicional costumbre, la presentación del nueve Infante aue se espera. Según el Reat decreto ayer firmado por don Alfonso, el Príncipe ó Princesa que dé á luz la infanta doña María Teresa, gozará inmediatamente de las prerrogativas de infante de España. Siguiendo la costumbre, si es varón, se le investirá con el Toisón de Oro y el collar de Carlos III, y si es hembra, con la banda de damas nobles de María Luisa. Sabido es que los hijos de inrantes de España no disfrutan de asignación alguna, según las disposiciones vigentes. I a infanta Isabel. Después de la función del teatro Real Su Alteza la infanta doña Isabel entró en el regio alcázar para informarse del estado de su augusta sobrina. pTsperando el fausto suceso. Los generales Pacheco y Bascaran, que por sus respectivos cargos palatinos han de acudir en los primeros momentos subsiguientes al nacimiento del nuevo Infante, pernoctaron anoche en el regio alcázar. En Mayoídomía mayor quedo montada una guardia permanente dispuesta á circular las citaciones para el acto de la presentación, á cuyo efecto quedaron en Palacio los oficiales de la Mayordomía Sres. Gamir y San Gil. También quedaron de guardia el subinspector de los Reales Palacios, D. Rafael Palomino, y el oficial de la Inspección, Sr. Erenas. Como oficial mayor de Alabarderos prestaba la noche pasada servicio el Sr. Salvador. se celebró el enlace de los infantes doña Mari Teresa y don Fernando. decretos que ayer firmó el Rey, relativo a! lucimiento del f coincidencia. U na Hoy hace once meses que i. I a noche última S. A. pasó muy tranquila! a noche últíj ma. Las previsiones de los médicos tuvieron plena confirmación j p ¡alumbramiento. En las primeras horas de la mañana se presentaron los síntomas precursores del inmediato alumbramiento, que fueron acentuándose de modo normal, y á las diez y media exacta mente, dio á luz la infanta doña Mtría Teresa con toda felicidad un robusto niño. E! parto había sido breve. En la cámara de S. A. se encontrab n todír la familia Real y los doctores Gutiérrez y Grinda, que asistieron á Ja parturienta con ei más solícito esmero. I a presentación. lina hora después, es decir, á las oncfc y media, se verificó la ceremonia de presentación. Presenciaron esta ceremonia todas ¡as personas Reales y además el presidente del Conseja de ministros, los presidentes de ambas Cámaras, los ministros de Estado y Gracia y Justicia, el nuncio de Su Santidad, el embajador de Alemania (por pertenecer el infante D. Fernando á la Casa Real de Baviera) el jefe superior de Palacio, duque de Sotomayor; el mayordomo mayor de la Reina Victoria, duque de Santo Mauro; la camarera mayor de Pala cío, duquesa de San Carlos; el caballerizo mayor, marqués de Viana; el comandante general de Alabarderos, marqués de Pacheco; el jefe interino del Cuarto militar, general Bascaran; el intendente de Palacio, marqués de Borja; el procapellány limosnero mayor, obispo de Sión; el marqués de Aguilar de Cam poo, mayordomo mayor de la Reina madre, y la duquesa de la Conquista, camarera de doña María Cristina; las damas de servicio de las Reinas doña Victoria y doña María Cristina, señoras duquesa de Híjar y condesa de Aguilar de Inestrillas; el marqués de San Felices, jefe de la Casa de los infantes doña M. iría Teresa y D Fernando, el primer introductor de embajadores, el grande de España y ¡a dama de guardia. Cuando se trata de descenaienías de! Rey asisten al acto de la presentación lodo el Gobierno y el Cuerpo diplomático en pleno El primero en llegar fue e! ministro do Gra cia y Justicia. EJ infante recien nacido firé presentado en una magnífica bandeja de plata. Todo: ioi presentes felicitaron á las personas Reales por el fausto acontecimiento. El Infante es un robusto niño blanco v on rosado, de verdadero tipo bávaro, cd o su padre. Goza inmejorable salud. A mediodía han acudido á Palacio gran número de distinguidas y aristocráticas pcisonas, entre las que figuraba el persona! de la Embajada inglesa, para felicitar á la famiíi? Real. LA INFANTA MARÍA TERESA Q íntomas de alumbramiento. Desde hace algunos días S. A. la infanta doña María Teresa se hallaba algo indispuesta, malestar que se atribuía á su avanzado estado, y por tai motivo no asistió ya á la capilla pública celebrada en Palacio el día de la Purísima Concepción. En las primeras horas de Ja madrugada de ayer las molestias que venía sufriendo S. A. se acentuaron, por lo cual se congregaron en la cámara de la Infanta todas las personas Reales y fue avisado el Dr. Ledesma, médico de Ja Real Facultad, quien desde luego confirmó que se trataba de los síntomas preliminares de alumbramiento. Los doctores Gutiérrez y Grinda, que vieron á la Infanta poco después, se mostraron de acuerdo con su compañero y desde luego se encargaron de la asistencia déla augusta dama. En las primeras horas de la mañana se transmitieron los oportunos avisos á todas aquellas personas que por su cargo en el Gobierno ó en Palacio deben intervenir en los actos posteriores al nacimiento de una persona Real. La infanta doña Isabel acudió desde muy temprano al regio alcázar, en donde permaneció hasta la una de la tarde, que regresó á su palacio á almorzar. Al despachar el Rey por la mañana con ei presidente del Consejo, O. Alfonso dio cuenta al marqués de la Vega de Armijo del estado de su augusta hermana y quedaron ultimados todos los detalles que el protocolo exige respecto de la presentación del nuevo Infante y de los honores que se han de conceder al primogénito de los infantes doña ¡Haría Te r esa y D. Firasndo- p rumores. Como nuestros lectores podrán ves- por ios anteriores informes, no tiene el menor fundamento el rumor que circuló ayer tarde, afirmando que el estado de S. A. era algo complicado por haberse presentado el alumbr? raiento bastante antes de lo que se esperaba. El origen del rumor á que nos referimos fue, sin duda alguna, la noticia puesta en un transparente de cierto establecimiento anunciando que el estado de S. A. inspiraba cierta inquietud. Bu 0 Espérase la llegada de Jos Infantes, padres de D Fernando, para acordar los detalles del bautizo. Vendrán en breve de Dnsilea, donde actualmente se encuentran. v Es muy probable qua el nuevo Infante reciba el nombre de Alfonso, y que sean sus p drinos SS. M M- D. Alfonso y doña Vicien ae La Gaceta. la Gaceta ios Hoy publica