Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES n DF DICIEMBRE DE 1906. PAG. 9- HDIC 1 QN i.9 dos a! genio, y hasta pretende haber restablecido la exactitud de la historia de Santa Teresa, reproduciendo en su alegato de El Impar ciaí, poco menos que como inédito, un pasaje de la Vida de la mística Doctora, que andaba ya publicado por esos mundos mucho antes de que M r Catulo supiera leer, habrá que ponerse también algo serio, y decirle, salvando iempre la intención, que su obra es un agravio á la memoria de la Santa, y un hatajo de... licencias geniales. La o Lversión que en sus primeros años de religiosa, el 1535, hizo Teresa de Jesús de cierto clérigo concubinario, no es en su autobiografía más que un episodio pasajero, relatado por ella con castellana franqueza. Aquel sacerdote, vuelto al buen camino, que seguramente no se llamaría D. Hernández Ervann d Avellano, porque así no se ha llamado nunca nadie en España, ni en toda la redondez del planeta, murió al cabo de un año en punto desde el primer día en que yo le vi, dice la propia Santa Teresa. Y á partir de este momento, en ninguna otra página de la Vida, con excepción de unas palabras del capítulo XXX hay la menor alusión ni el menor recuerdo del arrepentido varón. ¿Qué puede, pues, hacer de común entre él y el tenor de la ópera cómica de Don Mendes? El Etvann del teatro Sarah es un clérigo indigno, cuyo rostro hace pensar en un Cristo á quien la pasión hubiera hecho acerbo Cuando confiesa ante Teresa su pecado mortal, la egregia reformadora del Carmelo se arrodilla á rezar por él ante un Cristo de piedra. La Santa se extasía contemplando la sagrada imagen, y al terminar su plegaria y volver los ojos hacia el Cristo de carne y hueso, un estremecimiento la sacude. Serenada después, dice en una frase, en la cual afirma el poeta que está todo el porvenir de la obra: Dans mes yeux, j avais gardé mon réve. Aquí comienza, continúa escribiendo Don Mendes en una nota, la humanidad inconsciente de Teresa á causa del error. Aquí, digo yo, se consuma la irreverencia y comienza... el genio de Don Mendes. Este Ervanu no muere arrepentido ni muere al año, como aquel que convirtió Teresa de Jesús. Ltjos de esto, truécase en el propagandista de una religión erótica, en un erotomaníaco trashumante, especie de bandido espiritual, que después de andar por cerros y vericuetos, cae en poder de la Inquisición, que le condena al fuego. Y Santa Teresa, á quien persigue durante toda la vida el recuerdo da aquel Cristo acerbo que osó hablarla de amor, EL SABIO INGLES MR. JOSEPH JOHN THOMPSON, A QUIEN HA SIDO ADJUDICADO ESTE AÑO EL PREMIO NOBEL DE QUÍMICA Fot. Universel Photo. LA RÉPLICA DE DON MENDES ciertamente, bien se ha N o soy yoquien lo era, ely aludido en eldefendido des- graciado calembourg que ha servido á Don Mendes para desahogar su bilis contra este periódico, olvidando, entre otras cosas, que no ha sido sólo A B C, no han sido las primeras letras del alfabeto, sino todas las de las imprentas españolas, y muy especialmente la Zeda, las que han estimado como un disparate su último drama. Pensé yo, cuando escribí mi anterior artículo, que, así como las cosas santas deben tratarse santamente, las bufonadas deben tratarse búfanamente. Y en vez de indignarme con Don Mendes, aunque también para la indignación había motivo, me dio por reír. Pero ya que el autor de La Vierge d Avila, pretende, con toda seriedad, hacer creer á las gentes que él no ha faltado á la verdad histórica, ni á la fidelidad en la pintura de personas y cosas más que dentro de los límites permití- 1 EL NUEVO VOCAL DEL INSTITUTO SUPERIOR DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO, D. RAMÓN MELGARES PAKíS. MÁCAME ZOLA Y LOS HIJOS DE SU ILUSTRE ESPOSO Fot. Photo Nouvelles.