Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 11 D E D I C I E M B R E D E 1906. PAG. 8- EDICIÓN i. iiscusion de presupuestos. Empezó la desbanJada y el salón de sesiones quedó casi vacío. Es lo que está pasando desde que el mundo es nundo. En vano la Prensa un día y otro procura acver la opinión para que se interese en Us Euestiones económicas; en vano fustiga y zahiere á los padres y á los abuelos de la patria ¡jue se ponen los abrigos, encienden los cigarros y se van á T ovelly á tomar te con pastas en cuanto se empieza á hablar de contribueii nes y de ingresos... ¡no hay fuerzas divinas ni iluminas que remedien lo irremediable! Los representantes del país, los encargados de procurar la prosperidad de la nación y el bienestar de sus conciudadanos, que para eso ios eligieron, peroran y discuten, se enardecen lecho; pero cuando, gracias á todas esas cosas, trar en un convento cuando le dé lagaña, dejará gozan la dicha inefable de reirse del aire helado pasar como una seda si llega el caso, que ojalá que penetra por las rendijas como un cuchillo, no llegue, los presupuestos que han de empeno tienen un recuerdo compasivo para los mi- zar á ngir en 1. de Enero. ¡Y en ellos van llares de infelices que tiemblan de hambre y de incluidos los monopolios de la sal y del azúcar, S la supresión de los Consumos y otra porción frío en las guardillas destartaladas. Los diputados tienen mal corazón, amigo de cosas que parecen inventadas por el diablo para impedir que las clases proletarias tengan Zúñíga. pan que llevarse á la boca y techo donde cobiAhora mismo están sobre el tapete dos te- jarse. mas importantes: el proyecto de ley de AsoPero lo chusco no es eso. ciaciones, que parece un arco de iglesia y no Lo chusco es que idea tan absurda no tiene va á ninguna parte, como te probará si te em- oposición. Les es indiferente á los conservadopeñas, y los nuevos planes de Hacienda que res; la apoyan con entusiasmo los republicatienen más miga de la que parece. El primero, nos; la tienen los demócratas como una de las por un extraño fenómeno propio de nuestra bases de honor de su programa, y la admiten amada patria, mueve las masas, apasiona los en silencio los socialistas. Todos están coifor- EL SALÓN DE L AUTOMOBILE í Vv ÍSí Í; PARÍS. VISTA DE LA EXPOSICIÓN DE AUTOMÓVILES, INSTALADA EN EL INTERIOR DEL GRAND PALA 1 S, Y QUE ACABA DE SER INAUGURADA Fot. Branger. y se entusiasman cuando se trata de defender los intereses de su partido ó bandería. Y no por el partido precisamente, sino porque con el triunfo de lo que ellos llaman sus ideales, vienen el reparto de empleos, las prebendas y los honores; la influencia para favorecerá los amigos y el derecho de escupir por el colmillo y de mirar por encima del hombro á los simples mortales. Pero se trata de contener la voracidad burocrática, de repartir las cargas equitativamente, de hacer más llevadera la vida á los desheredados de la fortuna... y se acabaron inmediatamente el entusiasmo y los discursos. Es decir, y hablando en plata, que los señoves políticos se cuidan, y mucho, de que no les falten mullida alfombra en el despacho, troncos en la chimenea y mantas de Palencia en el ánimos, enciende el odio y hace derramar ríos de tinta, á pesar de saber, como saben de sobra los combatientes, que no será ley nunca; y que si lo es, por un milagro, no se cumplirá; y que si se cumple, por otro milagro, no le importará un comino á nadie. Los segundos, en cambio, no dan á ningún alma nacida frío ni calor, jy, sin embargo, entrañan una transformación radical y profunda en el organismo nacional, y un trastorno grave y de irremediables consecuencias en la vida de los ciudadanos! El Parlamento, que se caldea y anima como palestra de combate con esa monserga del Vaticano y el Poder civil, los ataques de Salmeron, las vacilaciones de Moret y ía insignificancia del Gobierno, y que se dispone á discutir días y meses si un iuez puede ó no puede enmes en abominar del impuesto llamado odiosa por antonomasia, y de todas las bocas salen apostrofes violentos contra sus partidarios, que no existen... ¿Y sabes por qué es esto? Pues porque 1 a clase media, á la cual pertenecemos tú y yo, mal que nos pese, muerta de miedo ante el turbión que se la viene encima, ha tomado como estandarte del progreso y bandera de las reformas, la blusa del obrero. Y, naturalmente, le ha dejado sin blusa, que era el único abrigo que le quedaba. ¿Lo dudas? Pues vamos á hablar de esto. Pero no ahora, porque va á salir el sol y no es cosa de saludarle con cálculos y cifras. Tuyo siempre, SINESIO DELGADG