Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 8 DE DICIEMBRE DE 1906. PAG. 5. EDICIÓN 1. página que pueda ponerse junto a las de un Gourmont, un France ó un Barres. AZORIN DOS PALABRAS A UN SEÑOR de Avila, dice que no ha pasado de las primeras letras del alfabeto Y como las primeras letras del alfabeto son A B C y ellas constituyen el título de este periódico, que es donde i querido director: estoy en cama desde yo he protestado, es indudable que á mise dirihace dos días y no leo ni libros ni perió- ge la alusión. Y á esto he de decir que siendo dicos; un amigo y compañero de redacción me A B C uno de los cuatro ó cinco grandes peenvía un artículo publicado en El Jmparciaí por riódicos españoles, no tengo yo por qué pasar wn señor francés. Me recomienda mi compañe- de él, ni podría aunque quisiera, dentro del pero que lo lea y me fije en el primer párrafo, y riodismo, ir más adelante. Y que en cuanto á así lo hago. El señor francés? quien aludo es un industrial literario de su nación; se dedicó á publicar durante su juventud libi i os eróticos, estos libritos seudoliterarios que tan bien confeccionan n u e s t r o s vecinos; luego, ó al mismo tiempo, publicaba versos medianos, que no llegan, ni con mucho, á los de los primeros p o e t a s franceses; más tarde se hizo crítico de teatros, y sus críticas no fueron más qué artículos superficiales, en fáticos, brillantes Y ahora, para finalizar sin duda dignamente su carrera, ha escrito un melodrama en que toma como protagonista á uno de los más altos y sutiles espíritus españoles. El drama es malo; está lleno de anacronismos y burdos errores; los nombres de los personajes no son españoles (hay allí uno que se titula Una Pelleja) M LOS SABIOS ESTUDIANTES Nosotros, jóvenes estudiantes, habéis obede cido á la voz universal que manda holgar y rebelarse contra ¡a horrible tiranía, y he aquí que en todas las Universidades de España hay su poco de trajín, algo de alboroto y haspedradas contra los catedráticos. V u e s t r o furor de protesta se excita ahora, precisamente en los días que preceden á la Navidad, como si el vino de las cenas familiares seos subiera anticipadamente al cerebro. Y unas veces por este motivo, otras veces por aquella causa, siempre os arregláis de manera que en el mes de D i c i e m b r e se os cierren las puertasde la Universidad. Y holgáis, dichosa y alegremente. Es posible que tengáis razón. No en vano vivís en una tierra donde el azar, el favor y la intriga pueden más que todas las filosofías del mundo; aquí donde hay a d a g i o s tan expresivos, tan llenos de esperanza, tan profundos, como aquel que dice: fortuna te dé D i o s hijo, que el saber poco te vale... Puesto que la ciencia no vale para nada y todo lo resuelve la fortuna, ¿qué vais ganando con atiborraros de cosas abstrusas la cabeza? Nunca faltarán, cuando falten el estudio y la reflexión, una buena volundad de cacique, una intriga, un azar de la fortuna. ¡m ¡f peramento, la contex- J tura mental de tal señor iino son, en fin, las apro- piadas para m a n e j a r para llevar y traer, un personaje como nuestra compatriota. Y además, y por encima de todo, y cómo razón suprema psicológica, aunque un hombre más delicado, de más enjundia literaria, se hubiera propuesto llevar á la escena á Santa Teresa, hubiera fracasado sin remedio. Porque Santa Teresa es un espíritu complejo, multiforme, hecho para el análisis, y el teatro es una síntesis, un con- la idiosincrasia, el tem- j. ¡x. f 1- Acaso tengáis razón en holgar. Y- esto os lo dice quien nunca sufrió la tiranía de cátedras y profesores, un individuo arisco que se pasó los años de muchacho yendo á pescar cangrejos á la playa, ó subienjunto. do al monte á cazar grillos. Y desde entonces Todo esto nos dice ha sacado esta o c u l t a que la empresa del aluadoración por el sol, dido señor ha sido un por las matas silvestres fracaso completo. Pero y por los h o r i z o n t e s cometido el atropello, anchos, lo único, en fin, era preciso defender la R E T R A T O DE S. M LA REINA DOÑA M A R Í A C R I S T I N A que tiene realidad y samalhadada obra. No PINTADO POR D. JOSÉ MORENO CARBONERO Fot. A B C. bor en la vida. es necio- -d i c e GraLas aulas tienen las paredes muy pesadas; cián- -el que hace la necedad, sino el que, mi personalidad intelectual, será la que sea, hecha, no la sabe enmendar, s El señor de quien que esto no lo he de decir yo, porque ni he los profesores dicen palabras indigestas; vosotros, los estudiantes, aborrecéis eso que OS hablo intentó también enmendar la necedad; lo convertido el arte literario en una industria malo es que la enmienda fue una necedad mu- atizadora de sentimientos torpes, ni he mixtifi- oprime y entristece y vais adonde os lleva vuescho mayor. Un periódico, í Jmparciaí, pidió cado la historia, ni he puesto en caricatura una tro gusto. Holgáis. Es un placer divino, imponderable, ver cómo las bolas del billar rueá este señor un artículo; él escribió la defensa figura noble. dan sobre el tapete, chocando entre sí merced de su melodrama. Y bien; me dice el amigo Y es cuanto tengo que contestar á este poque me lo manda, que me fije en una frase del bre señor que, ni goza en su patria de verda- á ingeniosas combinaciones; es cosa agradable autor en que, hablando de un escritor español dadero prestigio literario, ni es considerado sobremanera barajar los naipes, tentar la forque se ha asociado á la protesta del Cabiido como hombre de letras, ni ha escrito una sola I tuna, jugarse el dinero de la patrona, y fumar