Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO NUM. 6 9 5. CRÓNICA UNÍ VERSAL ILUSTRADA. MADRID, 8 DS DICBRE. DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS sus progresos constantes, inaugurárnosla nueva sección con un artículo dedicado á Barcelona, original del ilustre escritor D Migue! Oliver, qífé desde hoy honrará las columnas de A B C con su colaboración asidua. versidades, fuiste en ascenso. El romanticismo te condujo á una tentativa de restauración poética. Rompiste la argolla de tus inútiles fortificaciones, ensanchándote con rapidez cuasi americana. Trataste de llenarlo todo con un espíritu. La tentativa se extendió á todo: arquitecto ra, música, pedagogía, ideal político... Durmieras quietamente, plácidamente, el enCONTEMPLACIÓN sueño histórico; te contentaras con una prosna noche del pasado Agosto contemplaba peridad materia) bonachona; sumáraste á la coBarcelona desde la cumbre del Timún monotonía y ni tus hijos ni los extraños bidabo. Era un espectáculo de innegable grante pidieran cuenta del tiempo invertido en la deza. La ciudad no dormía: velaba. Líneas siesta. Es achaque común de nuestra humana inmensas de puntos luminosos, rosarios de naturaleza dejar en paz á los negligentes y engrandes perlas fosforescentes, indicaban la cuafurecernos, en cambio, contra los activos... drícula del Ensanche, las vías primordiales, la porque no hacen más. Los pródigos acaban dársena. Nada más tranquilo y aéreo que aque- por quedar mal con todo el mundo, porque lla visión. Depurado de los implacables relieves todos acuden á su munificiencia y muy pronto de las horas de sol, flotaba todo en una serai- ta extenúan. De aquí un gran descontento. obscuridad, en una semitransparencia líquidas. Esta es la reconvención que ahora te dirigen La atmósfera era diáfana y como inmaterial. propios y extraños. Tu caso desorienta. Las colinas, los edificios, las grandes masas Unos te imaginan como el vestiglo de una reproducían la ilusión de haber perdido su peso gresión medioeval; otros te temen como al laboy opacidad. Parecía verse más allá de las cosas, al otro lado, como si estuvieran hechas de bru- ratorio central del anarquismo europeo. Quien te cree el refugio de toda raogigatería, quién mas y vislumbres. un antro de abominaciones más horrendas que ¡Oh, ciudad incomprendiaa por unos, para las de Pentápolis. Este cuenta tus cofradías; otros incomprensiblel, pensaba. Oh. ciudad estotro tus garitos, tus logias, tus clubs demacalumniada á la par por el odio y por ta lison- gógicos y tus music- haíh ja, por la repulsión y por la idolatría! La Lo mismo acontece con las manifestaciones noche te es propicia; un viento de serenidad mentales y artísticas. Unos tachan á tu poesía refrigera tu frente hecha al hervor de la calen- de ñoña, montañesa y barreiinaire; otros de tura. Todos te atormentamos; todos te pedi- histérica atacada de todas las convulsiones del mos más de lo que puedes dar; todos á una te modernismo. Olvidando que estás en plena recriminamos por lo que dejas de ofrecernos ó tentativa, en pleno tanteo, en plena inquietud por lo que con exceso nos has ofrecido. por tu propio porvenir, se te reconviene por Hace un siglo que eras una capital de pro- que tu arte no es definitivo, reposado, tranquivincia sin distinción cualitativa: la más grande, lo. Olvidando que estás en una mañana te pela de mayor población. Capmany te habló de dimos la madurez y el esplendor de la tarde. tu antigua prosperidad mercantil y vagamente No hace cincuenta años que eso dura y te iadespertó tu conciencia. Durante siete años pa- crepamos á coro porque de una vez no nos has deciste bajo la dominación napoleónica. Desdado una civilización completa, porque no ha de principios de 8o3 hasta muy entrado el empezado por un siglo de oro porque sii 8 l 5 tu vida sufrió una brusca y completa pa- multáneamente, y casi diríamos que alojados rálisis. Entregado Montjuich á los franceses en la misma casa de huéspedes no nos preseapor orden del mismo Gobierno, Duchesne y tas un Hornero, un Shakespeare, un CervanLecchi fueron los amos. Tus hijos, tus capita- tes, un Miguel Ángel, un Wagner, un Spen les, tus industrias, emigraron en la más trágica cer, todo á un tiempo... Ciertamente, si ha) y miserable dispersión. algo de larlarinade en las ponderaciones infanLo que ibas organizando heroicamente al tiles y sacadas de ¡quicio, no lo hay menos el amparo de aquella política- -económica y de cul- las reconvenciones y exigencias excesivas. Un tura- -de los reinados de Fernando YÍ y Car- bosque milenario en una semana, ¿es esta polos todo eso quedó aniquilado y hecho sible? polvo en un momento, más todavía que al perSiglos se necesitan muchas veces para qu der tu régimen autonómico un siglo antes, en un pueblo llegue á destilar la esencia de sv la guerra de Sucesión. Barcelona Cautiva, aquel cultura en un genio. A lo mejor aparece el ge lúgubre diario del P Ferrer, nos ha consernio, individualmente, y no alcanza á infundí vado con todos sus pormenores la memoria de nueva vida en un pueblo moribundo. ¿Has he tu martirio, el eco de las descargas, el vocerío chj algo, Barcelona? ¿Has crecido, has creado de los saqueos. A la suerte de Jos patriotas algo? Pues esto, imperfecto y todo, incoherencomo Gallifa, Massatfa y tantísimos otros que te, irregular, atropellado, prematuro inclusive, regaron con su sangre los glasis de la vieja mues lo que debemos agradecerte con gratitud ralla, hay que añadir el infortunio de los fugicordial y sencilla. Acaso no sabenjos situarnos tivos que lo abandonaban todo: posición, vipara apreciar tu esfuerzo; de cerca nos parece venda, mercancías, en un éxodo calamitoso. Al colosal, de lejos raquítico. Son errores de rereplegarte otra vez sobre ti misma, en l8 5, fracción atmosférica que no conseguiremos cohubo que empezarlo todo, desde la raíz. Tu. rregir en nuestros juicios. No tenemos en cuenriqueza, el instrumental completo de tu nacienta la fugacidad de este momento ante los site cultura, habían volado en astillas. glos; no queremos confesarnos instrumentos Pusiste manos á la obra y viste pasar la reac- ciegos ó inconscientes de la Historia, que es 1 ción, los tres Mamados años el decenio terri- que trabaja realmente en tus entrañas, y qur ble, los apostólicos, el despotismo ilustrado, el suele burlar casi siempre los designios de lo! despotismo sin ilustrar. Saludaste la aurora isa- hombres con lo imprevisto, ¡o oculto, lo ines belina, sufriste la guerra civil, dos bombardeos, perado... no sé cuantos levantamientos y motines, una S. OLIVER continua lucha encarnizada por tus principios económicos. Y, no obstante este cúmulo de ad- MADRID AL DJA l Guadarrama prodigó la sus cariEcuando de hielo. aparicióná nosvilla la tempecias La nieve ronda. Aca 6O haga su entibie ratura más que lo que un sol engañador la entibió ayer. No se sintió calor más que en el Ayunta ífniento y en e! Congreso. ¡Caballeros, cómo ¡estuvieron los concejales! No pueden tolerar, por lo visto que los representantes de la Pajtria les den quince y raya en eso de alborotar, y para probarlo armaron la de Dios es Cristo, ó la de Aguilera es Moret, ó la de Moret es el Rey. Gritos, protestas, campanillazos, cuestiones personales, de todo hubo en el Concejo para solaz del público que asistió al espectáculo. En el Congreso hubo sesión magna, discurso de Salmerón, discurso de Moret... gran revuelo, campanillas rotas, etc. D Nicolás no citó más que cuatro veces el Poder mayestátiCO. A primera hora presentó el Sr. Nocedal Un montón de protestas, todas escritas en papel sellado y llenas de firmas, contra la ley de Asociaciones, las cuales protestas pasaron, naturalmente, al montón de los papeles viejos de secretaría. Lo que prueba que todavía hay candorosos que creen en que el Parlamento se enlera de esas cosas y que hay diputados, como, ti Sr. Nocedal, que fomentan ese candor. Con una protesta semejante fueron á Palacio Jas señoras comisionadas por la magna Junta femenina celebrada el domingo en el palacio de la duquesa viuda de Bailen. La Infantería comenzó á celebrar la víspera de la fiesta de su patrona la Inmaculada. Hubo bomba ó broma de bomba, que para el caso, afortunadamente, no es igual. Corrió el rumor de que había estallado una en el cajnino de Carabanchel; pero se redujo todo á Ja broma de unos mozalbetes que se consideran con el mismo derecho á divertirse que nuestros diputados, nuestros senadores y nuestros concejales. Por la noche hubo estreno de un cuento de Bocaccio, Laguedeja rubia. Verde y con asas. fouelga decir que fue en el Cómico. ¡Ahí tampoco ayer hubo crisis. u A B C EN BARCELONA Y cpetidas veces y con sincera convicción de fendimos en estas columnas la descentralización administrativa y el regionalismo bien atendido, que en nada amengua el más noble t acendrado amor á la Patria, creyendo que á satisfacción, el progreso y bienestar particular de las regiones, constituyen la mejor y más sólida base para el engrandecimiento y la tranquilidad general del país. Consecuentes con esas ideas nos proponemos reflejar las aspiraciones de cada región española, encargando de exponerlas á distinguidas personalidades que las conozcan bien y que gocen de merecida reputación literaria. Y por ser Cataluña unx de ías comarcas españolas en que mayor importancia entraña el regionalismo, y de las que mayor afecta deben merecernos por su laboriosidad inteligente y