Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. IERNES 7 DE DICIEMBRE DE 1906. PAG. 11. EDICIÓN 3. ORDEN DEL DÍA SBS! ON DSL DÍA 6 DE DICIEMBRE DE i g o 6 Se ábrela sesión á las cuatro, menos cuarto, bajo la presidencia del Sr. Montero Ríos. Las tribunas y los escaños están llenos completamente. Hay mucha animación. Es leída y aprobada el acta de la anterior y la comunicación en que se da cuenta de la dimisión del Gobierno anterior v del nombramiento del actual. Entran el Presidente y los ministros, todos de uniforme menos el de Fomento. HABLA EL PRESIDENTE El marqués de la VEGA DE ARM 1 JO dice que ya comprenderá el Senado aue no viene a hacer un programa. Encarece al Senado la necesidad de regularizar la situación de las naciones firmantes del convenio de Algeciras. Manifiesta que dos son las cuestiones importantes que hay que resolver: la ley de Asociaciones y la abolición de Consumos, cuestiones que serán acometidas por el Gobierno, pero sin herir cara nada los sentimientos religiosos del país. Acometerá el Gobierno la obra de atender á la enseñanza pública, que nos coloque á la altura de las demás naciones adelantadas del mundo. Termina diciendo que este Gabinete gobernará con la cooperación constante de las Cámaras, como cumple á un hombre aue lleva cincuenta años de Parlamento. (Muy bien. Aplausos. LOS CONSERVADORES El conde de TEJADA DE VALDOSERA le saluda en nombre de la minoría conservadora. Dice que ésta procederá sin apasionamiento y discutirá amistosamente esos proyectos del Gobierno. LOPfcZ. DOMÍNGUEZ El general LÓPEZ DOMÍNGUEZ dirige un saludo afectuoso al Gobierno. Agradece luego que este Gobierno haya aceptado en su piograma las leyes v los provectos (del Gabinete que él presidió. Se congratula de que aquella obra- haya sido fecunda para la unión del partido liberal. (Algunos rumores) Recoge la afirmación del Presidente relativa á la cuestión idigiosa, y afirma que se debe ser también muy ic petuoso para el Poder civil, cuya preponderancia debe consolidarse y tenerse en cuenta sabré todo. UN ESCARCEO El Sr. SALVADOR (D. Amos) recoge lo dicho por e! Sr. López Domínguez y afirma su actitud al lado del partido, asegurando que hasta en lo malo habrá de apoyar á este Gobierno y á todos los de! partido libera) El general LÓPEZ DOMÍNGUEZ le contesta que no ha podido dudar de l.i adhesión del señor Salvador á este Gobierno ni al que él presidió, puesto que fue á ofrecérsele cuando era presídante del Consejo. Rectifica el Sr. SALVADOR. El Sr. LABRA se manifiesta satisfecho de la presencia de este Gobierno, porque representa una rectificación y una satisfacción parlamentaria. Ofrece los votos de la minoría republicana del Senado pai a la ley de abolición de Consumos Y para la ratificación del convenio de Algeciras. El Sr. ESTEBAN COLLANTES felicita al presidente del Conso; o por haber logrado la unión del partido l ber? aun cuando las manifestaciones excesivamente celosas parecía aue no lo demostiaban con mucha claridad. A una interrupción del Sr. Salvador afirma que abomina de los personalismos porque empeaueñecen y perjudican todos los problemas. Espera que el problen a religioso se llevará con toda la mesura necesaria El marqués de la VEGA DE ARMIJO agradece el saludo y las palabras afectuosas que le han dedicado á él y al Gobierno. Cuantío dice que es lástima que este país donde tantas improvisaciones se han hecho, no haya llegado á la mayoría de edad, suenan risas y rnvrjnullús. El Gobierno se levanta del banco azuí y se trastada al Congreso. hí Senado queda c tsi desierio. Quedan proclamados senadores los señores duque de Arévalo, O Donnell, Berenguer, Troncoso y marqués de fanta María. Jura el cargo el duque de Arévalo. Se aprueba el proyecto de ley de fuerzas del Ejército para 1907. Es votado definitivamente el proyecto de carretera de Ribadeo á Vivero. EL CONVENIO P E ALGECIRAS El ministro de ESTADO saluda á la Cámara por ser la primera vez que en ella habla. Expone luego el objeto que le mueve á usar de la palabra, y hace una breve alusión al proceso del Convenio de las Potencias interesadas en Marruecos, tomado en la Conferencia de Algeciras. LA NOTA DIPLOMÁTICA Lee después algunas cláusulas de la nota diplomática pasada por los Gobiernos de España y Francia á las Potencias firmantes del acta de Algeciras. El Sr. RODRÍGUEZ SAN PEDRO pregunta si el sultán de Marruecos ha recibido copia de esa nota y para qué fin se ha dado cuenta á la Cámara de esa comunicación. El Sr. PÉREZ CABALLERO manifiesta que el objeto de leer la citada nota, ha sido el de informar á la Cámara. Cree que si se había de discutir este asunto, procedería hacerlo cuando se ocupe el Senado de discutir la ratificación del acta. Añade que la nota ha sido mandada sólo á las Potencias firmantes del acta; el Gobierno marroquí no firmó el acta, pero hizo más: la ratificó y se mostró conforme en absoluto con el acuerdo. Insiste en que la lectura de la nota ha sido una muestra de respeto y de deferencia que el Senado merece. El Sr. RODRÍGUEZ SAN PEDRO hace ver la trascendencia del hecho realizado por el Gobierno y del cual ha dado noticia á la Cámara. Ruega á la Mesa que se imprima la nota, y dice que no tiene inconveniente en que se considere como parte integrante del Libro T pjo. Rectifica el ministro de Estado. El PRESIDENTE anuncia que se imprimirá la nota, se repartirá y se señalará día para su discusión. El Sr. LABRA se opone á que se incluya en la votación del acta de Algeciras la nota citada. Hace algunas. declaraciones el ministro de ESTADO; intervienen la PRESIDENCIA, el conde de PEÑA RAMIRO y el Sr. RODRÍGUEZ SAN PEDRO y luego, se efectúa el sorteo de Secciones para el nombramiento de Comisiones, se fija el orden del día para la próxima y se levanta la sesión á las siete menos cuarto. Pregum. oncretarrcentz si se pionsm aprobaí dicho proyecto y en cmé fom. i be. va á procederá su discusión. El Sr. CANALEJAS no reconoce en seííot Soriano ni en ningún diputado derecJio algcne para intervenir en el orden de ios dtbates, ¿ere cho que só! o incumbe al presidente de la Cáinais, pero hállase dispuesto á satisfacer su legítfra. curiosidad en lo que de él depende. Hace protestas de su liberalismo y reoneeda s. rs campañas en el Parlamento, en el mitin y ei. iV Prensa, en defensa de las convicciones cyse h. t os tenido siempre. Dice que la aprobación de la ley de Atíioiacie nes constituye para él un comuiomiso de iopor y un deber de conciencia. Declara que se hallará al lado de todo GO IÍV- no liberal que acepte este compromiso. (Toma asiento en el banco azul el Hfámstio di Gracia y Justicia. Termina diciendo que su conducta de siemprt queda á juicio áz la crítica, y hace protegías de 1 ¿sinceridad que ha presidido todos SES setos. (Aplausos. Interviene el Sr. SALMERÓN y afirma que 1 minoría republicana estima indispensable qae continúe el debate acerca de la ley de Asociaciones Dice que por unas ú otra? circunstancias ei país viene siendo juguete de las pasiones políticas y de intereses que quedan en la sombra. Así ocurre, añade, que los presupuestos sos? una verdadera burla y que se pretende ne discutir el proyecto á que he aludido por uns imposición del jefe de la minoría conservadora. Añade que en los días pasados se ha vuelto at imperio de la intriga y se ha visto con dolor que hemos retrocedido á la política de camarillas. Hecha solemnemente por el Sr. LAViÑA la pregunta de si se acuerda no aceptar la dimisión del Sr. Canalejas, la Cámara lo acuerda así por unanimidad El Sr. CANALEJAS pronuncia breves frases de gratitud y pasa á ocupar el sillón presidencial. Al atravesar el hemiciclo se detiene ante el banco azul y saluda afectuosamente al presidente del Consejo. El Sr. SORIANO cede la palacra a 3 Sr. Nocedal para explanar la interpe ¡ación que anunció antes de suspendérsela sesión. DEBATE POLÍTICO El Sr. NOCEDAL hace uso de la palabra é inicia el debate político. Define la actitud en que, á su juicio, se cri- uen tran las diversas fracciones del partido libeiai con relación ala ley de Asociaciones, y trata de poner en contradicción á los diferentes p ohom res Itfoerales. Con respecto á diiha ley, alude a los eouceptoi emitidos en un artículo por un conocido a critor. -El Sr. FRANCOS RODRÍGUEZ: De ese artículo responde su autor, D. Manuel Bueno, que es conservador, El Sr. MAURA: No pertenece si putidtf conservador. Continúa el Sr. NOCEDAL ron, su acostumbrado gracejo describiendo el estado del ¡íj desde que gobiernan los liberales. Dice que entre los Sres. Moret y CanaitjáS se trabó un duelo á muerte, ya en vida dei señot Sagasta, y refiriéndose á la época en que el actual presidente del Congreso fue ministro de Agiicultura, afirma que entonces f jé derrotado al seño Canalejas, pero que ahora, en cambio, ha sid vencido el Sr. Moret. El único presidente de los últimos Gobierno liberales que han desfilado por el banco azuí, añade, ha sido el Sr. Canalejas, y dicho seítev es el único que ha impuesto la ley de A- sociáekmes en el programa liberal. sMucho cuidado con ei Sr. Canalejas, jüe es uft revolucionario disfrazado de monárquico. t Risas) Termina aludiendo al conde de Romane os y dice de él que es el único que no desfija y cpic oja. lá dure tanto como la lev de Asociacion fMás risas. Contéstale el conde de ROMANONES y afirma que como el Sr. Nocedal no ha díscnftdo la crisis ni al Gobierno, no tiene para aué coimes tarle. Declara que el Gobierno actual maníendif proyecto de Asociaciones y dice que dinto Gobierno es fiel reflejo de la mayoría. Rectifican los Sres. NOCEDAL y cend- c! ROMANONES y el primero alude al Sr ectiiqt por no haber aceptado la cartera de JKarina. CONGRESO PIÑAL DE LA SESIÓN DEL DÍA 6 DE DICIEMBRE DE I 9 0 6 SE REANUDA LA SESIÓN A las cinco menos diez vuelve el Gobierno al Congreso y se reanuda la sesión. Preside también el Sr. Laviña. Toman asiento en el banco azul el presidente del Consejo y el ministro de la Gobernación, que visten de levita. El Sr. Moret, rodeado de sus amigos, ocupa su escaño habitual. La Cámara está totalmente llena. LA DIMISIÓN DE CANALEJAS El secretario br. Garnica lee la comunicación que dirigió en días pasados el Sr. Canalejas, dando cuenta de la dimisión de su cargo de presidente deJ Congreso. El marqués de la VEGA DE ARM 1 JO: Ru- go al Congreso que no admita la dimisión del Sr. Canalejas, excelente amigo mío y amigo del Gcbie no, pues así meló ha asegurado. (Grandes visas) El Sr. SOR 3 ANO dice que el país desea que se hable claro; pregunta cuáles son los verdaderos motivos de dicha dimisión, y pregunta al señor Canalejas cuál es su verdadero criterio acerca de la ley de Asociaciones. (Esl Sr. CANALEJAS pide la palabra. El orador republicano dice que conviene desvanecer todas las nebulosas y habla de supuestos pactos entre los Sres. Canalejas, Moret y Maura con el Gobierno que presidía el general López Domínguez, con objeto de que no se discutiese más que la totalidad del proyecto de ley de Asociaciones.