Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 3 DE DICIEMBRE OB 1006. PAG. 7. EDICKJN Con venia de la presidencia, ocupó la tribuna el marqués de Zallara, leyendo un extenso discurso, que fue un himno en honor de las Asociaciones religiosas, de las cuales hizo la historia, definiendo de paso su misión en el mundo civilizado. El marqués de Zallara terminó diciendo que si se consumara la expulsión de las Ordenes monásticas, sería la muerte de España. Seguidamente, el Sr. Martín Alvarez, secretario de los Círculos Católicos, pronunció un fogoso discurso, parafraseando el de los anteriormente pronunciados, explicando detenidamente lo que es y lo que supone el proyecto de la ley de Asociaciones, y pidiendo la unión de todos los católicos españoles para impedir que aquel proyecto llegue á ser ley. Después leyó el marqués de Zahara dos mensajes: uno, dirigido al Rey, y otro, á las Cortes, en los que 480 Asociaciones católicas protestan contra el repetido proyecto y piden que no sea discutido ni votado por las Cortes del Reino. El marqués de Santularia dirigió la palabra al auditorio, dándole las gracias por haber acudido á su invitación, y ion esto se dio por terminada la reunión, en la que reinó el orden más completo. Antes de disolverse la reunión se dieron ¡vivasl á Oíos, á las Ordenes religiosas y al Papa. El local y sus inmediaciones estaban vigilados por numerosas parejas del Cuerpo de Seguridad. 12 de Diciembre, se abstendrán de presentars en las oficinas de los receptores civiles para entregarles los títulos de propiedad y los valores en cartera, debiendo esperar á que se les haga la intimación legal para entregarlos con toda la documentación comprobada. Lo mismo se hará en los presbiterios y obispados, cuyos edificios no deberán abandonarse sin la intimación legal, pero sin que la fuerza pública tenga que intervenir para la expulsión. Los obispos y los párrocos quedan autorizados para alquilar los edificios que pertenezcan al Estado ó al Municipio, si lo estiman conveniente; pero les queda prohibido terminantemente alquilar los inmuebles que pertenecían á las fábricas: Se puede alquilar lo que se poseía en usufructo, pero no aquello que es de propiedad legitima El Santo Padre añade instrucciones para 1 observancia de las leyes de 1881 y de 1901. Los sacerdotes harán las declaraciones que determina la ley de reuniones públicas, siempre que no se les exija constitución de Mesa presidencial y que el sacerdote firmante de la declaración sea el único responsable de la reunión y que el representante de la autoridad civil permanezca sólo para asegurar el orden en el local. La lectura de las instrucciones pontificias fue acogida con muestras de general satisfacción. Como se había dicho, el episcopado fran Joco más ó menos reunidas las opiniones de cés se prepara, pues, para llegar á la anhelada los dos escritores que en concepto de Eí conciliación, cuya primera etapa fue, seguraJmparcial mejor han tratado la cuestión de re- mente, la reunión del jueves, después de la cual organización militar, resultan las bases procla- los ilustres prelados se separaron gozosos y madas como indispensables por el mariscal Kit- serenos, como discípulos impregnados en la chener, de que di cuenta en uno de mis últi- lección infalible. mos artículos. Lástima grande que ni Gallego ni Pagés a habido estos días información parlamen- sean diputados; pero por lo menos quiero contaria relativa á las reformas presentadas tribuir, en lo que pueda, á que su información, 1 Congreso por el ministro de la Guerra; en tan superior á la parlamentaria, se difunda tanpNTRADA DE Las contingencias de la quéila, como de costumbre, no han tomado to como merece. Tjrji I D R r l u c n a 1 u e el í o v e n M o parte diputados ni senadores civiles; los militaJENARO ALAS narca de la casa de Borres han hecho lo que han podido, que no es bón sostuvo con las tropas del archiduque de bastante para ocupar la atención de los lectoAustria, fueron causa de que Felipe V abanres de A B C. En cambio vaya otra informadonara repetidas veces la corte en los princición mucho más luminosa; procede ella de un pios de su reinado, saliendo en persecución de capitán de ingenieros, D Eduardo Gallego, y las tropas invasoras. de un antiguo oficial de E. JVl. D. Aniceto C l jueves pasado se reunieron en París los Con fortuna batió á los ejércitos de su rival, Pagés; y las opiniones, que voy á copiar lite 3i cardenales, arzobispos, obispos y vique hallábanse en Castilla, obligándoles á retiralmente, las ha publicado un periódico de la carios capitulares citados para celebrar la rarse al reino de Valencia, y regresando de mañana como resultado de un concurso en el Asamblea anual del Instituto católico. Y al esaquella famosa expedición, pasó el Monarca á que han sobresalido los mencionados escrito- cuchar la palabra del rector, los prelados prola ciudad de Segovia, donde le aguardaba su res, bien conocidos del público profesional. tectores de la triple facultad comprendieron esposa María Luisa Gabriela de Saboya que se trataba de algo más urgente que la pro Unidos los dos Soberanos vinieron á la cortección de las ciencias y las letras. te, en la que entraron el día 3 de Diciembre limpieza su trabajo el capitán Gallego así: La brillante constelación de sabios prelados Bases fundamentales de cualquier orga- recibía directamente la luz que venía de Roma. del año 1710, siendo tan grande el entusiasmo que despertó en el pueblo la presencia de sus nización militar de España deben ser las resHablando en nombre del Papa, dando lec- reyes, que al decir de varios cronistas, y de lo puestas á las siguientes preguntas: tura de un texto concluyente, el cardenal arzo 1 a ¿Qué misión aspira á desempeñar Es- bispo abordaba el duro problema que á todos consignado en las actas de las sesiones celebr. das por el Concejo en aquellos días, superó paña como nación, qué papel pretende jugar preocupa. con mucho á cuantas demostraciones de cariño en las contiendas probables, cuáles son las miEn el documento del Santo Padre, ante todo ras, las tendencias, las aspiraciones, los ideales se ordena á los eclesiásticos y á los católicos y adhesión habían hecho los habitantes de la del país, en una palabra, en su política exte- que se conduzcan antes y después del 11 de villa á Felipe V en sus anteriores visitas á la corte. rior é interior? Diciembre, sin debilidad ni violencia, como si Entraron los jóvenes Monarcas por la puerta 2. a ¡Qué recursos pecuniarios puede apli- el acuerdo más perfecto reinase desde el pri car España al sostenimiento de su Ejército? ó mer día entre la Iglesia y el Estado Se man- de Recoletos, marchando directamente por el lo que viene á ser lo mismo, ¿con qué medios da no hacer uso de las ventajas que concede la Prado de San Jerónimo al Santuario de Atose cuenta para plantear en España un determi- ley de 1905 ó de los artículos que exigen una cha, donde se cantó solemnísimo Te- Dewv, celebrándose después el sacrificio de la Misa, al nado sistema de organización militar? iniciativa pero sin poner en práctica nada Nuestro proyecto de reorganización y me- que sea contrario á las reglas generales de la que asistieron los Monarcas Volvieron Felipe V y María Luisa por e jora está fundado en suponer contestadas am- legislación francesa Prado á la carrera de San Jerónimo, y siguiebas preguntas en la forma siguiente. Para todos los problemas de conciencia inNo es del caso saber cómo supone el capi- dividual. Su Santidad confía en la sabiduría ron por la Puerta del Sol á ¡a cal e Mayo tán Gallego contestadas estas preguntas; basta del episcopado y en su conocimiento de sus hasta llegar al Palacio Real Rompían marcha el alguacil mayor de I, consignar que la contestación es base fundamen- respectivas diócesis. Villa, D. Francisco de Hanos, rodeado poi tal de la organización que haya de adoptarse. Para lo asuntos de administración temporal Y vamos ahora con el recorte del Sr. Pagés. formula instrucciones precisas que se apoyan todos los alguaciles del Concejo, siguiéndolos más de 20 carrozas, en las que iban los indivisobre la encíclica. duos de la familia Real con sus respectivas Jeguimos llamando reformas militares á moLos obispos cuidaran de que no se olvide servidumbres dificacíones sin importancia, á variacio- que la ley de separación permanece condenada, Seguían á éstos las carrozas de los mayornes de nombres, á transformaciones aparentes y ni los clérigos ni los laicos deberán colabo- domos de SS. M M y detrás la del caballo ique no alteran nada ni corrigen mal alguno; á rar á su aplicación, pero sin declararse en acti- zo mayor, duque de Medina Sidonia, que iba disposiciones sin alcance ni eficacia sensible, tud rebelde. rodeado por lucido acompañamiento de seque no aumentan nuestra potencia militar ni Por ejemplo: los tesoreros de fabricas, el ñores. en un fusil, ni son capaces de infundir en nuestro Ejército el espíritu moderno. E 1 primer yerro que venimos cometiendo en lo que atañe al problema militar es el suponer que un hombre solo puede resolverlo. No se nos alcanza todavía que, aunque la longevidad fuera cosa corriente en el mundo gubernamental, seria imposible esperar que el ministro de la Guerra, por sus exclusivos esfuerzos, dotara á la nación del instrumento de guerra que necesita. En todas partes la obra de mantener al Ejército en la vía del progreso, incumbe á consejos ó agrupaciones de hombres revestidos de gran autoridad. Así las reformas no llevan consigo la debilidad propia del fruto de la volunta! individual y se basan en aspiraciones de la colectividad. En España siempre se ha procedido de ínanera opuesta, y por eso nunca ha prevalecido cambio alguno de organización. Lo que un ministro ha hecho, su sucesor lo ha deshecho. Al crearse recientemente el Estado Mayor Central, se expresaba el deseo de confiar en adelante la dirección técnica del Ejército á un organismo estable, de modo que hubiese sido razonable deja- le trazar las grandes líneas de la reorganización en vez de imponerle á priori el cáneva s de sus trabajos, y todo eso por el prurito de hacer predominar la opinión del ministro. FUERA DEL PARLAMENTO H ANTIGUALLAS MADRILEÑAS HACIA LA CONCILIACIÓN