Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 3 DE DICIEMBRE DE 1906. PACt. 4 EDICIÓN 1 dan, o sí se acuerdan no hacen caso, ios que pretenden entender ia fraternidad y la igualdad como no es, y de un modo distinto al nuestro; ellos, privándoles de asilos en la tierra; nosotrcs, poniendo á su servicio la caridad y el amor; ellos, dejándoles sin esperanza de un cielo que les compénselas privaciones de iquí abajo; nosotros, encaminándoles por el sendero de! Calvario, pero colocando sus pies en las huellas que dejó Jesús para hacerles más fácil la cuesta y más llevadera la cruz que pesa sobre sus hombres. J N O son estas líneas ura conferencia y, por consiguiente, no se las puede alargar; las anteriores han sido únicamente como una explicación, como una aclaración de nuestro fin al reunirnos en esta casa, pues ha de quedar bien sentado que no se trata de una reunión política; no miramos que sea este ó aquel Gobierno el autor del proyecto; fuera, á ser posible, un Gobierno de lo más Reaccionario el que lo hubiese redactado y presentado á las Cortes para su aprobación, y nos hubiésemos congregado de idéntica manera, porque somos católicas, y como católicas no podemos consentir que no surja de nuestro corazón la protesta, y que se sepa por toda España, de Madrid, lo que Madrid ha sabido de toda España, el que las mujeres españolas lo mismo en Zaragoza, junto al Piiar bendito, que permanece en pie, y contra cuyo Pilar se estrellan las olas de la impiedad, como se estrellaron las balas francesas, y en el cual vemos nuestra salvación porque la Pitarica no permitirá que en tierra española se asiente la masonería con todos sus estragos para el catolicismo, que en Cataluña, que en Andalucía, que en Valencia, y de punta á punta de suelo hispano, se han mostrado unánimes en su defensa de las Asociaciones religiosas que tanto representan para los católicos, y que sea como sea, venga lo que viniere, estaremos siempre é incondicionalmente al lado de Su Santidad, al lado, por lo tanto, de la fe, al lado de Dios y de María Inmaculada, cuya festividad se aproxima, y que este año, á través del estampido del cañón con que saluda España á vi celestial Patrona, oirá con especial agrado Cstt grito de entusiasmo que brota espontáneo y grandioso del alma de sus hijas españolas, que cual mayor gaia y título más honroso tienen el de ser y ostentar el título y nombre de Hijas de María. Las señoras reunidas acordaron enviará Su Santidad tm telegrama, por mediación de Mons. Merry del Val, el texto de cuyo telegrama es el siguiente: Cardenal Merry del Val. Roma. Vaticano. En nombre de ízs señoras católicas de Madrid, reunidas en Junta en mi casa, envío ineondicional adhesión á Su Santidad, protestando unánimemente de cuanto tienda á herir los sentimientos de la católica España pidiendo su bendición. -La duquesa viuda de Bailen. I N T E R V I Ú I N T E- Deseábamos poder dar p p c A M T O al público una ínforma cíón exacta de la reunión celebrada ayer en los salones de la duquesa viuda de Bailen. Sólo asistían á ella señoras que desde las cuatro de la tarde empezaban unas á bajar de lus carruajes, que media hora más tarde llenaban por completo el ancho trozo de la calle de Mcalá; otras muchas llegaban á pie en grupos. No se trataba esta vez de un baile aristocrático en casa de la respetable y linajuda dama; era que ésta abría sus puertas á todas las señoras católicas de Madrid que quisieran concurrir a! acto. ¿Han chillado ustedes mucho contra la ley de Asociaciones? -pi- eguntaba yo una hora después á mi amiga la condesa de X que ai; con! a señora de G. del palacio de Portugalete. -No se trata de chillar- -me respondió sonriente. -Esta reunión, más que una protesta contra el Gobierno caído, ó contra el actual, cuyos propósitos tocante á esa ley no se han definido aún, ha sido una gran manifestación católica. Sería verdaderamente una pena que mientras los enemigos de la religión, enmascarados con e! nombre modernista de anticlericales celebran mítines, á los que los periódicos de su cuerda dan extraordinaria publicidad; mientras se hacen campañas violentas en este sentido, los catóücos nos estuviésemos callados, dando lugar á que se creyera que en España ha desaparecido la fe, y que somos masa dispuesta para que se implanten en nuestro país las reformas que empiezan á llevar á Francia á su decadencia. Aquí, donde muchos, muchísimos hombres que son cristianos por convicción, no se congregan bajo esta bandera porque se mezclan lastimosamente las ideas políticas y religiosas, porque el que no es impío teme que le llamen carlista ó neo por lo menos, es menester que nos congreguemos las mujeres, sin distinción de clases ni de ideas políticas que no tenemos, pero que representamos; prueba de esto es la lista que enviaré á usted de las señoras que han concurrido y en la que encontrará usted nombres que figuran en distintos partidos políticos y que encarnan todas las ideas, excepto la de la impiedad, pues como comprenderá usted, ni esposas, ni hijas de familia, van á estas cosas sin el beneplácito de sus maridos ó de sus padres. ¿De modo que por lo menos intentan ustedes regenerar el país todas unidas? -me atreví á interrumpir á mi locuaz interlocutora. ¿Y por qué no? ¿No contribuímos nosotras á extirpar la raiz del socialismo, que es el odio del pobre contra el rico, visitándole, vistiéndole con el trabajo de nuestras manos, más que los que gastan el tiempo en discursos? ¿No puede tener una parte activa la mujer en esa regeneración, no con absurdos feminismos, sino penetrándose de la altísima misión de educar bien á sus hijos, los hombres de mañana? Precisamente este es uno de los puntos porque más nos molesta la ley de Asociaciones, porque tiende, como en Francia, á destruir la libertad de educar á nuestros hijos en colegios de religiosos y de religiosas, como se han educado y se educan desde hace muchos años los hijos y las hijas de la mayor parte de los hombres políticos, aun los más liberales... ¡Ahí, ahí, es donde duele á ustedes- -repliqué á la condesa; -que les toquen á sus monjas- -Naturalmente- -me contestó la otra señora; -primero, por deber de gratitud; después, por la cultura de la mujer, cuya ilustración desde que hay grandes centros religiosos de enseñanza, se ha elevado á igual altura que la de! hombre... ilustrado, se entiende Monjas también son tantas que se dedican á enseñar niñas pobres, haciéndoles la limosne más productiva para eüas, la de la educación; monjas son las que con admirable abnegación velan una noche y otra junto al enfermo; monjas las que con paciencia y constancia sin igual arrancan del vicio á muchas infelices para regenerarlas por la religión y por el trabajo; monjas son las que en sinnúmero de asilos sirven con piedad filial al anciano y reemplazan con la criaturita desvalida á la madre que Ja abandona, ¿y si ninguna de estas monjas, mujeres como nosotras, puede defenderse por sí, no hacemos bien en defenderlas? Si la ley de Asociaciones se hubiese hecho contra las Sociedades anarquistas, las separatistas y otras peores, ya vería usted cómo no protestábamos de ella... Llegábamos, siguiendo conversación tan animada, al porta! de una de mis amigas. Allí me despedí de ellas y me alejé tarareanao involuntariamente la jota de Gigantts y t t- bezudos: g ¡as mujeres mandasen en vez de mandar los hombres... Indudablemente, si mandasen las mujetes estaría para siempre desechado el proyecto de ley de Asociaciones. La Üsta de las se ñoras que concuASÍSTJL- KUW rrieron á casa de la duquesa viuda de Bailen, es la siguiente: Duquesas viuda de Bjilén, San Carlos, Sea de Urgel, Valencia, Zaragoza, Sotomayor, Ma nella, Tarifa, Conquista, Infantado, Santa Lií cía, Medina Sidonia, Luna, Vistahenmosa, Duquesne, Almenara Alta Sassa, Prim. Marquesas de Comillas, Águila Real del Duero, Saavedra San Miguel de Vejueal, Aguilar de Campóo, Casa Amao, Alboioduy Bogaraya, Golvera, del V- sMe de la Colina, Álava, Casa Pacheco, Pefufíor, Torrelaguna ¿Baztán, Alta- Villa, Rafal, viuda de Riscal, Amposta, Guadalest, Campillo, Vega de Boecilio, Inicio, Ulagares, Aihama, Calderón, Po lavieja, Zahara, Jbargüen, Fuente Gaula, Fo lleville, la Granja, Vilie de Castell, Castellano, Coquilla, Donadío, Cubas, Villatoya, Castellfuert, Casa Pavón, Santa María de Silvelaj Berna, Santularia, Cabanillas, Isasi, Squila che, Inojares, Griñón, Solano, Barbóles; Lema, Pilar, ViUaraediana, Ariany, Caraarasa, Santa Coloma, Casa- Madrid, Nájera, Ahuma da, Vadillo, los Vélez, Monistrol, la Guardia, Montalvo, Yarayabo, Echandía, Fuensanta, Casa- Torre, Villamagna, Aledo, PeñaSor, Navarrés, Puebla de Rocamora, Mochales, Sancha, Canales de Choza, Valdeiglesias, Lema, 1 Casariego, Olivares, Agnial, Somosaneho, Unteizo. Condesas de Mirasol, Guadiana TorreArias, Reparáz, Mendoza Cortina, Villa Marcial, Sepúlveda, Valdelagrana, los Villares, Pienena, Esteban- Collantes, Cénete, Peftalver, Maluque, Moral de Calatrsva, Almodóvar, Corzana, Revilla de la Cañada, Tunes, Fontanar, Montarco, Armíldez de Toledo, viuda de Torata, viuda de Benomar, Vigo, Floridablanca, Pinohermoso, Clavijo, Cataibuíuru, Aldana, viuda de Estevan, Almodóvar, Mejorada, Albi, Buena Esperanza, Múnter, La Unión, viuda de Torrejón, Tejada de Valdosera, Aguilar de Jnestnllas Peñalver, Pena florida, Candilla, Valmaseda; La Encina. Ar centales. Señoras y señotitas de Cárdenas, Chacón Dato, Allendesalazar, Maura, Mac- Crohon, Gamazo, Moreno Ossorio, Drake, Sánchez Toca, Beruete, Azcárraga, García Molinas, Ruiz Martínez, Moreno Carbonero. Borbón, Portuondo de Carlos, García de Torres, Luc de Tena, Gasset de Neyra, Cárdenas, Sem prún, Echarri, viuda de Navarro, Cendra, Aguilar, Martínez Campos, Cánovas día Ca J tillo, Noeli, Cortejarena, Ugarte, Santos Guzman, Silvela, Bugalla! Ferreras, Garamendij Aristizábal, García Sancho, Calvo de León, Cabanilles, Caballero de Rodas, Gómez Aeeboj Capua, Nebot, Almagro, Bermúdez de Castro, Julia, León, Becerra, Coello, Travesedo, Here día. Cano, Lacasa, Moreno, Suárez, Villasuso, Bascón, Gil Delgado, Herrera Moli, Lemo- theux, Muguiro, Parrella, Barzanallana, So lorzano, López Chico, Armando, Carpa, Péj rez Seoane, Chacón, Sanchiz, Acevedo, Alva rez Castejón, Soler, Rizo, Gamboa, Saleedo Espinosa de los Monteros, Escribano, Garcfí Moret, Bayo, Echevarría, Aymerích, Base ran, Dumont, Merry del Val, Suárez Guanesü Topete, Ariza, Blanco, Pérez Caballero, Bao tista, Goicoerrotea, Pellicer, Bomifós, Aren- zana, Izquierdo, Bautista, Lascoiti, Arrazóla Céspedes, Liniers, Núñez Topete, Alcalá Ga- liano, Villapadierna y otras, hasta 554, cuyos nombres figuran en la lista que hemos recibid y que no nos es posible copiar íntegra por 1 avanzado de la hora. AS SEÑORAS O? í OTf? T ELEGRAMA A SU SANTIDAD