Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 29 DE NOVIEMBRE DEl o6. PAG. 4. EDICIÓN Samarse el escrito de! Sr. Moret al Rey Ja ílevá jt Palacio ¡gobernador de Madrid, señor Alba. 1 LSR. MONTERO El presidente del Senado fue á las cinRÍOS co á Palacio. Estuvo íeínte minutos con el Rey. Lo que hablaron no lo dijo el Sr. Montero Ríos al salir de la casa Real. Guardó gran reserva y se encaminó á la casa del general López Domínguez. Allí fue más explícito, según nuestras noticias. Allí dijo que D. Alfonso le había mostrado la carta del Sr. Moret y que á su vista había manifestado al Soberano que 1 no había autorizado al firmante de ella para usar su nombre y menos para decir que se juzgaba jefe del partido en comandita con D. Segismundo. Que él estaba dispuesto á apoyar todo Gobierno que fuese liberal, porque no consideraba conveniente la vuelta ahora de ¡os conservadores ni la caída de un partido que tiene una misión importante que cumplir. Que habiéndosele preguntado sobre la oportunidad de un Ministerio Moret contestó que él daba poca importancia á los nombres, pero que, en todo caso, creía lo más eficaz la continuación del general López Domínguez. También manifestó el Sr. Montero Ríos que no es partidario del actual proyecto de íey de Asociaciones, pero que como sobre él no tenía criterio cerrado el Gobierno, podía llegar á la alta Cámara modificado en tal forma que mereciera su aprobación. En una palabra, que el Sr. Montero Ríos desautorizaba al Sr. Moret; quería la continuación del partido liberal en el Poder y daba la preferencia al general López Domínguez. La entrevista del p r e s i d e n t e del p Congreso con el Rey fue más larga. El señor Canalejas expuso francamente su opinión al Rey. Debía continuar e! Ministerio López Dosnínguez, que acababa de obtener una votación decisiva de la mayoría y que ha cumplido sus compromisos liberales con la opinión, presentando un proyecto de ley de Asociaciones conforme al espíritu de los tiempos modernos y al deseo del país y la reforma ó transformación del impuesto de Consumos, otra de las demandas imperiosas de Ja nación. Juzgaba que en estos momentos, por esas razones y por otras de índole más trascendental, como son las que se refieren á la gravísima, cuestión de Marruecos, el Gobierno necesitaba más fuerza y más autoridad. El, el Sr. Canalejas, estaba seguro del japo- o incondicional de la mayoría al Gobierno, única cosa, además de la confianza regia, que necesitaba el Ministerio. Por otra parte, estando abiertas las Cortes, donde todos pueden hablar y todo puede decirse, encontraba reprobable el procedimiento de acudir á la Corona excitándola á celebrar consultas que necesariamente habían de originar una crisis nada conforme á la voluntad de tina mayoría tan dócil, tan compacta y tan nutrida como la que el lunes ratificó su confianza al Gobierno. Por todas estas razones, entendía el Sr. Canalejas que debía continuar en el Poder el Mí- nisterio López Domínguez, con una ratificación de poderes que fortaleciera más su autoridad v su prestigio. L SR. CANALEJAS EI ex p r e s i dente del Congreso expresó al Rey su opinión contraria á Ja vuelta de los conservadores y á toda situación que no sea francamente liberal y reformista. En este sentido, y lamentando el paso dado por e! Si TVloiít, cuya carta tuvo también ocasión de ker. se pronunció en favor de la conp L MARQUES DE LA VEGA DE ARM 3 JO tinuación de un Gobierno Jiberal, presidiérale quien Je presidiera, pero sin ocultar su preferencia por el general López Domínguez, cuya abnegación y buenos propósitos encomió. F é el último de Jos personajes llamados en consulta. Al salir dijo á los periodistas que sólo una cosa podía decirles: que había aconsejado al Rey la continuación de los liberales en el Poder. A las- nueve Je visitaba el duque de Sotomayor para encargarle la misión de formar Ministerio. El presidente dimisionario volvió á Palacio á las nueve y cuarto. La estancia del general López Domínguez en las regias habitaciones se prolongó hasta las diez. Al salir fue interrogado por algunos periodistas, y contestó: El Rey ha encargado al Sr. Moret de formar un Gobierno de concentración parlamentaria. En efecto, el Rey le había manifestado que había dado al Sr. Moret el encargo de constituir un Gabinete de concentración liberal. El general acogió con el natural respeto la resolución de la Corona, y aun se congratuló de que se solucionara la crisis sin perjuicio para la causa liberal Como indicamos en Pá 7 a fos a t e r i o res, el c Sr. Moret, al salir de Palacio, no dio cuenta de haber sido encargado por el Rey de formar Gobierno. Preguntado por un periodista, se limitó á decir: No sé cómo se solucionará Ja crisis, aunque puedo adelantar que se formará un Gobierno de concentración liberal, que será apoyado por todos los elementos del partido y especialmente por mí. Y con el gesto recalcaba ¡a frase especialmente por mí. La alusión era directa, pero ios que habiaban con el Sr. Moret no se apercibieron del doble sentido que la frase encerraba Desde Palacio se dirigió el Sr. Moret al domicilio del Sr. Montero Ríos. Limitóse á cambiar impresiones con el presidente del Senado, á tantear el terreno; pero sin enterar á su interlocutor de que iba á empezar los trabajos de constitución del Gobierno. Salió de casa del Sr. Montero Ríos y se dirigió á la suya, dedicándose á Jos trabajos de hacer la lista de los nuevos ministros. Recibió pocas visitas el Sr. Moret. Aparte de las íntimas de la casa, á ésta acudieron contadísimas personas, entre ellas el Sr. Concas, que llegó ayer á Madrid. los OMBRES No hay que decir que desde EL SR. MORET OTRA VEZ A PALACIO el momento en que el señor Moret recibió el encargo de formar Gobierno, empezaron á circular candidaturas, unas con algún fundamento de verosimilitud y otras completamente fantásticas. Se citaban entre las personas que más probabilidades tenían para ser ministros, á Jos generales Ochando ó Delgado Zulueta, para Guerra, Concas ó Alba, para Marina; Barro- so ó Celleruelo, para Gracia y Justicia; Quiro- 1 ga Ballesteros, para Fomento; Gasset, para, Gobernación; Cobián, para Hacienda; Pérez Caballero, para Estado; Villanueva ó Burel! para Instrucción pública. Se decía que el conde de Romanones tendríi una cartera en el nuevo Ministerio y que el Sr. García Prieto se había negado en absoluto á aceptar un puesto. Igualmente se dijo que se proyecta crear un ministerio de Comunicaciones y que al Gobíer no civil de Madrid irá el Sr. Burell, de no entrar en la combinación del Ministerio. u NA FRASE DE Se atribuye al señot MORET Moret la siguiente frase: Acudí al Gobierno y no me entendió; apelé al Parlamento y tampoco quiso entenderme. Por eso he tenido que escribir á la Corona. HOY El Sr. Moret, que anoche se acostó á Jas diez, se levantará noy temprano para proseguir sus trabajos. Visitará al Sr. Montero Ríos, y á Jas diez de la mañana irá á Palacio para llevar ¡a lista del nuevo Gobierno ó para dar cuenta á Su Majestad del estado en que lleva la tarea. aue le está encomendada. P I M I S I O N E S Empieza Ja serie de dimi siones canalejistas. Anoche dimitió el cargo de subsecretario de Gobernación, el Sr. Armiñán, siéndole admitida la renuncia por el ministro, Sr. Dáviía. I O QUE SE CREE Si el Sr. Mor. í for m- a G o b i e r n o se cree que el lunes se presentará éstz á las Cortes, El Presidente hará un discurso de presentación, con el cual procurará borrar ¡as diferencias que pueda haber entre él y la mayoría, é inmediatamente será retirado el dictamen de presupuestos para modificar esencialmente el de ingresos, desglosando todos los proyectos complementarios, tales corno los de Consumos azúcares, etc Y también quedará retirado y modificado e ¡dictamen sobre el proyecto de Aiociaciones PARA pL N U E V O GOB 1 ERNO p F E C T O D E LA El efecto que produ jo la crisis, ya io he mos d i c h o iue de sorpresa. El de la solución ha sido de increduANALEJAS DIMITE Cuando el gene- lidad. Anoche, cuando Ja noticia circuló por lo ¡L 5 0 mínguez regresó de Palacio á su casa, confe- cafés y los teatros, se tomó á bronva. Moretisrenció con el Sr. Jímeno, ministro dimisiona- tas había que no daban crédito á Ja, para ellos rio, que le esperaba. grata nueva. El Sr. Jimeno fue á comunicar Jo sucedido No se podía dar crédito á que el hombre que al Sr. Canalejas, que estaba en su casa acom- quiso disolver estas Cortes, qae quiso dividirpañado de muchos amigos suyos. las después, y que vio, hace dos tardes, que El presidente del Congreso comento la nue- no respondían á sus propósitos, pueda traerlas va que recibía y anunció su propósito de di- ahora á su devoción. mitir con carácter irrevocable Ja presidencia j -s, de todos modos, un acto de valor, porde la Cámara para recobrar su libertad y ejer- que no teniendo, como indudablemente no tiecitarla desde los escaños. ne, el decreto de disolución, contará con Ja Quiere decir, que el nuevo Gobierno, va á benevolencia de los conservadores; pero la encontrarse en la misma situación que la que oposición republicana le combatirá por lo misha creado la crisis de ayer, ó tal vez más apu- mo que claudica de su proyecto de reforma constitucional, y que retira, para modificarle, y rada. La disidencia de Moret no estaba más que, no en sentido más radical, el proyecto de lev anunciada. Ella ha bastado, sin embargo, para de Asociaciones. De todos modos, pronto se ha de ver en qu tirar al Gobierno. La de Canalejas va á ser más ostensible y de. para todo esto que ha producido estupefacción genera) efectos más inmediatos C