Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A R C. M I É R C O L E S 28 DE N O V I E M B R E D E Í 9 O 6 PAG. 8. EDICIÓN j a En efecto; en ninguna otra parte vemos esas diferencias que separan á los hombres, marcaI 1 oy se publicará una Real orden del minis- das de una manera tan ostensible como ofensi terio de Fomento, dirigida á Jas Com- va Hay vagones correspondientes á cada una pañías de ferrocarriles, para que establezcan, de las tres categorías sociales, con su afrentoso en el plazo más breve posible, la calefacción en número para evitar las confusiones, á fin de los coches de segunda y tercera clase. que no se nos olvide que existen aún, como Esta noticia, que leo en un periódico de la existieron ayer y como existirán siempre, ciunoche, nos hace suponer que al cabo va á cum- dadanos de primera clase, de segunda y de terplirse una dulce ilusión, acariciada desde que cera. Los hay también con suplemento, ya que se inventó el ferrocarril; ó por lo menos, des- la loca fortuna se complace en acumular las de el invento del calorífero. Localizo esta ilu- dignidades como un exceso de equipaje y de sión en España, naturalmente, ya que sólo en billete... el hermoso país donde tuvimos la suerte de Y para acercarse mas al espectáculo deja vida, nacer, el calor en marcha fue siempre privati- van los viajeros en el tren como en el mundo: vo de las clases acomodadas. por la misma vía y á la misma marcha, aunque Justo será, por lo tanto, celebrar la noüle en distinto sitio... Todas las clases están uniiniciativa del señor ministro de Fomento. Y das, si bien suelen darse los topetazos corresyo me complazco en tributar á Su Excelencia pondientes... ¡Ay... Sólo cuando ocurre una FN Fl que viajan en los otros vagones. Desgraciadamente, no les han enseñado la manera de conquistar el propio bienestar que hace la vida amable... y todo continúa en el mismo estado. H y que convencerse de que si la cuestión es pasar el rato, como dijo el filósofo, sólo se pasa bien con algún dinero... ¡Qué bien viaja el que lo tiene... Yo encuentro esto tan natural, que procuraré buscarlo siempre que necesite movilizarme. Quien quiera comodidades que las pague: he aquí un principio de economía política, extraído del derecho natural, dicho sea con permiso del marqués de Vadillo que tuvo el honor de darme un notable como un templo en esa asignatura hace ya algunos años: ehu fugaces Poslume... Pero ¿el calor es una comodidad... Hasti ahora lo ha sido, por disposición de las Compañías ferroviarias, las cuales, interpretando á LA FEDERACIÓN ATLETICA VIZCAÍNA BILBAO. GRUPO DE SOCJOS QUE TOMARON PARTE EN EL FESTIVAL ATLET 1 CO CELEBRADO EL DOMINGO ULTIMO Fot. Hernández catástrofe, el bondadoso Dios nos enseña que su capricho los antiguos mitos solares, privaun aplauso sincero, aunque modesto, por ser mío. Dicho se está que, por la causa que lo no hav más que una clase de viajeros en el tren ban de ese elemento universal de alegría y de vida á ¡os infelices viajeros de la clase media- -de la existencia... y en el otro... motiva, mi aplauso no puede menos de ser ca ¿Qué idea nos asalta inmediatamente, cuan- directora del mundo- -y de las clases populaluroso. res, siempre dispuestas á morir de frío... Y he aquí una ocasión propicia para que yo do asaltamos un vagón infecto, de asiento tan Celebremos la disposición del señor ministro duro come el corazón de la Compañía, sin luz, haga públicas algunas observaciones que hasta ahora me pertenecían y que se me han ocurri- sin calor, sin aire y con moscas? La idea un de Fomento, que ha terminado con esa crueldad legendaria, y animémosle á que imponga á do, ¡sabe Dios cuándo! mientras paseaba por tanto consoladora, por lo mismo que es bien un andén cualquiera, en uno de esos viajes pro- poco práctica, de que la Humanidad ha perdi- las Empresas otras medidas imprescindibles... ¿Por qué, por ejemplo, no han de llevar los fesionales á que estamos expuestos constante- do completamente su tiempo predicando una porción de cosas nobles y elevadas que, gene- expresos un coche de tercera? ¿Es que quien mente ios periodistas... ¡El tren... ¿Cómo ensalzar ahora su impor- ralmente, no sirven para viajar en un vagón de tiene poco dinero no puede tener prisa? ¿Sólo tancia, su utilidad, su sagrado pape! en la cau- primera clase... Como resumen de los secula- á los ricos puede morírseles á iarga distancia un pariente á quien cerrarle los ojos? La metasa de la civilización y de! progreso... Todo res debates sobre la lucha de clases, la frateresto se calla por sabido. Pero bueno es hacer nidad entre todos los hombres, el pavoroso física de las Compañías ferroviarias es tan abconstar que entre Jos inventos de la edad mo- problema y otras zarandajas, algunos literatos surda como complicada. Ellas tienen un conderna, el tren es el único que nos recuerda sentimentales, alumnos del primer año de so- cepto muy distinto del que tiene todo el mundo sobre las dos mayores abstracciones: el tiempo constantemente el atraso de la edad antigua, ciología, han acordado que todas las virtudes presentándonos la perenne é irreductible divi- pertenecen á las clases humildes, pacientes y y el espacio... sufridas, sin dejar ninguna bondad para las sión de ia humanidad. ALO; IO