Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO. NUM. 684- CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. B ¿MADRID, 27 DE NOVBRE. DE 1906. NUMERO EXTRA. JO CÉNTIMOS a lo crea conveniente. Pero al mismo tiempo, yo digo: ¿no necesitaremos las cuatro hoias reglamentarias de las sesiones para discutir los presupuestos? Sí, sí que las necesitaremos. Ademas, á mí la ley me parece que va á producir resultados distintos de los que se espera de ella. Yo opino, pues, que estas cuatro horas deben dedicarse á los presupuestos y que no debe discutirse durante ellas otra cosa. Perdone el Sr. Moret- -replica el Sr. López Domínguez; -yo le quiero y le admiro mucho; pero ha acordado el Gobierno que la discusión de la ley de Asociaciones se simultanee con la de presupuestos, y áeso me atengo. No puedo hacer otra cosa. Yo ruego al presidente de la Cámara que comenczmos mañana mismo En efecto- -corrobora el Sr. Canalejas- -la Presidencia, de acuerdo con el Gobierno, decidió que mañana comenzara la discusión de la ley de Asociaciones y que se alternara con la de presupuestos. La decisión de la Presidencia es irrevocable Está muy bien- -añade el presidente del Consejo- -eso es lo que acordó el Gobierno Las declaraciones del Gobierno y de la Presidencia de la Cámara no pueden ser más explícitas. El Sr. Moret se levanta otra vez á hablar. A roí- -manifiesta- -alguno de los jefes de las minorías me ha dicho que él, si se dedicaran las cuatro horas reglamentarias á los presupuestos y se dedicaran otras á la ley de Asociaciones, no podría asistir á esa discusión La indirecta va flechada al Sr. Salmerón. Este se exalta, se enfurece; habla de altas prerrogativas dice que éstas tienen la culpa de todo. Sus afirmaciones promueven ruidosos rebullicios. ¿Es que quiere el orador imitar á sus colegas de Portugal? ¿No fueron nuestros diputados republicanos los que, pudiendo haber impedido la aprobación de la ley de Jurisdicciones, abandonaron los escaños? Una cosa son las palabras y otra los hechos. Las palabras del Sr. Salmerón indignan un poco, levemente, al Sr. López Domínguez. No empleemos ciertas frases- -dice- -porque si no, no sabemos dónde iríamos á parar. ¡Yo- -añade- -he intervenido en muchos hechos de la historia contemporánea! ción significa un voto de confianza al Gobier no, el Gobierno tiene mi voto; pero si es otrs cosa, que no cuente con él. ¿Q ié ha de ser I proposición otra cosa sino el acuerdo de que se simultaneen las dos discusiones? ¡Votación nominal! grita el presidente. El Sr. Moret permanece en su sitio para votar y los conservadores se marchan del salón. AZORIN MADRID AL D 2 A pasto. hubo duP olítica áeltodo de ayer, No por lootra cosanada rante día ó menos interesó como la política. D o r las calles céntricas desfiló un grupo de estudiantes de las Escuelas especiales, protestando contra la disposición que reconoce los títulos profesionales extranjeros. Sin embargo, ja gente no pensó más que en el debate parlamentario. Se perpetró un suicidio en la calle deGoya; 5 e perpetraron dos atropellos: uno por un ciclista, otro por un coche. N ¿da. La polit ca absorbía la atención general. En los Tribunales se vio una causa sugestiva de las que atraen la curiosidad de numeroso público, por tratarse de asunto desarrollado en los barrios bajos... Pues ni aun eso. Lo importante era saber lo ocurrido en el Congreso: Unos, por araor á los radicalismos; Otros, por aborrecimiento, querían saber la suerte que corría el Gobierno en el debate que debía plantearse en e) llamado recinto sagrado del templo de las leyes. En las primeras horas de la noche se supo que el Gabinete había obtenido ana nutrida votación, pero también se supo que había crisis. ¿Voto de confianza y crisis? La cosa no era lógica; pero por lo raismo era española, y sobre todo, política. Ya á media noche se supo que lo de la crisis era un decir; que el Gobierno seguía en sus trece y que aquí no había pasado nada. Con esto y con saber que en la Princesa se había estrenado con extraordinario éxito de galería El intruso, una especie de Electra de menos mérito literario, pero de efecto tan culminante, el buen pueblo madrileño se retiró á descansar satisfecho de haber perdido el tiempo; pero de haber confirmado su patente de admirable candidez. En suma, que los que esperaban grandes acontecimientos, se vieron tan defraudados como las víctimas de dos timos ingeniosos, ¡perpetrados ayer por gente avisada que tiene como misión engañar á incautos y burlarse de la policía DE SOCIEDAD Ayer contrajo matrimon o, en la capilla deí Colegio de Nuestra Señora de Loreto, la bella Srta. Gloria Cano, hija del ilustre poeta D. Leopoldo, con D. Gabriel Pastor y Galcerán, distinguido abogado, gentil- hombre de casa y boca y oficial de la secretaría de Sus Altezas doña María Teresa y D. Fernando. En nombre de los Infantes apadrinaron á los novios la condesa de Mirasol y el marqués de San Felices; siendo testigos, por parte de ella, el general Orozco, sus hermanos los señores de Cano y el Sr. M Idonado, y por parte del contrayente, el conde de Sepúlveda y los Sres. O Ryan, Llanos y Llansó. La novia, que entró en el templo del braza de su futuro padre político, D. Nicomedes Pastor Díaz, vestía un elegante t aje blanco aépe de Chine, adornado con encajes. Bendijo la unión el ilustrísimo señor obispo de Salamanca, que pronunció una sentida plática; y terminada la ceremonia, los novios se dirigieron á Palacio para cumplimentar á sus augustos padrinos. Les desea mos muchas felicidades, Los condes de San Félix y su hija Ja bellísima Srta. Timí Castellanos, han regresado á Madrid. El hijo de Jos duques de 1 íserciaes, que se hallaba, enfermo en Inglaterra, se encuentra restablecido. La marquesa de Casteiar ha ciado á ¡uz con felicidad un niño. Los duques de Granada han marchado á Cortes (Navarra) El marqués de Cayo del Rey organiza uns cacería en Ojos de Jabalón, á la que ha invita do al duque de Medinaceli, al marqués de Santa María de Sílvela y á los Sres. Cavestany, Martos, Heredia y Conde y Luque. Se ha mandado expedir el titulo de duque de Medina 1 de Rioseco á favor de doña Bernardina de Sena Téllez- Girón, dejando sin efecto el expedido á favor de doña María del Carmen Coello. El conde de Lascoiti se ha. la meiorado de se enfermedad. Los duques de Santoña darán una cacería en su hermosa finca l, a Ventosilla, á la que asistirá S. M el Rey á mediados del próximo mes. El día 1 de Diciembre celebraran su santo las señoritas de Silva y Cavero y Sanz y Aviles, y el ex subsecretario de la Presidencial don Natalio Rivas. El ilustrado abogado del- Colegio de. San Sebastián, D. Ramón Soraluce, nuestro estimable amigo, se encuentra en Madrid, traído par asuntos de su profesión. Tales manifestaciones del Sr. Presidente nos parecen excelentísimas. El Sr. Soriano se entusiasma y grita: ¡A Melilla, á Melillalj) En esto unos señores han firmado una proposición pidiendo que la discusión de la ley de Asociaciones y de los Presupuestos se debe simultanear. El Sr. Suárez Inclán se levanta á I f NA ESCARAMUZA El Sr. Sánchez defenderla. Votad esa proposición- -grita 1 Guerra, en nom- este señor con una voz horrísona, pavorosa- bre de la minoría conservadora, deseaba que votad esa proposición y no atendáis otras solU te discutiesen ios presupuestos antes que la ley citudes, porque detrás de la yedra está la serpiente! La serpiente era el Sr. Moret. No de Asociaciones. No comprendo- -decía él- -tomo no se hace así; el Gobierno liberal ha podía éste dejar sin protesta esta delicada alusión del Sr. Suárez. ¡Esa proposición- -entendido siempre que los presupuestos eran mntes que todo. Aquí tengo textos de Moret exclama- -íes una censura á lo que yo he diy Montero Ríos, de Sagasta y de Cánovas. cho! ¡No, no- -grita ya arrepentido y deAdemás, en cierta ocasión los Sres. Villanue- sesperado el Sr. Suárez; -no, no, Sr. MoVa, Al varado y Celleruelo votaron en este ret! ¡Yo soy el mejor amigo de S. S. ¡Yo no sentMo. o Sr. Sánchez Guerra- -contesta el le abandonaré jamás! Calma, señores- -torna presidente del Consejo- -es inocente ir á bus- á decir el Sr. López Domínguez; entendáCar contradicciones en la vida pasada de un monos todos. La proposición significa ¡a apropolítico; todo evoluciona; nosotros evolucio- bación completa de lo dispuesto por la Presinamos también. Los dos asuntos que están sodencia. Y ahora se levanta el Sr. Moret. bre el tapete son de vitalísimo interés; discu- Va á decir- -pensamos todos- -que la propotamos á la par 1 ley de Asociaciones y los sición será lo que sea, pero que él ha dicho al presupuestos. El Sr. Moret oye estas mani- comenzar el debate que entiende que las cuatro festaciones y siente una íntima contrariedad. horas reglamentarias deben dedicarse á la dis Señores- -explica él- -yo creo que es preciso cusión de los presupuestos y que á eso se atiedejar al Gobierno en absoluta libertad para ne; ni más ni menos. Pero con gran sorpresa ciue presente a discusión un proyecto cuando de todos el. Sr. Moret dice: Si la proposi- IMPRESIONES PARLAMENTARIAS