Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 26 DE NOV 1 EMBRB D E a 6. PAG. 7 EDICIÓN EL TE EN LA PRESIDENCIA Desde las cinco de la tarde los salones de la Presidencia ofrecen ei aspecto de los días que preceden á la apertura de nuevas Cortes. Los diputados y senadores van á felicitar al general y Presidente que cumplió ayer setenta y siete años; van también á tomar una taza de té y á fumar un habano; van, finalmente, á recibir la consigna para la gran batalla que va á comenzar mañana. ¡Feliz coincidencia para el Gobierno la de la fiesta onomástica de su jefe y la de la víspera del combatel Ella permite realizar, á título de fiesta, un tanteo de fuerzas y una percepción de pulso. Diputados y senadores desfilan delante del general, que, enfundado en su levita negra, recibe á sus invitados dedicándoles una frase amable, una sonrisa y un apretón de manos. Se hacen listas por los oficiales de la cas Se pregunta por los ausentes. Son muy pocos. La ausencia de más relieve es la de Moret; pero D Segismundo se ha adherido y ha justificado además la necesidad de estar en el Ateneo, donde debe dar una conferencia. Cierto que el discurso está anunciado para las seis, y cierto que la recepción presidencial es áHas cinco; pero... en cambio están presentes los más fieles moretistas: Quiroga Ballesteros, Gasset, Natalio Rivas, Aguilera, Suárez lnclán, etc. El salón grande está que echa bombas. ¡Cómo se conoce que es esperado el Sr. Montero Ríos! En la chimenea arden lo menos tres ó cuatro encinas. Efectivamente, D. Eugenio llega y un prolongado apretón de manos une á ios dos presidentes, el del Consejo y el del Senado. Podría pensarse que están unidos igualmente en todo, hasta en el proyecto de ley de Asociaciones. Llega después Vega de Armijo y entra diciendo, como ayer en casa del general: Conste que no debía haber venido; estoy más para metido en la cama que para andar de fiesta; pero para que no se comente mi ausencia, estoy aquí... Realmente y por fortuna, no parece enfermo. ¡Como todo lo que padezca no sea un empacho de fervor ministerial! primeros invitados que fueron á la Presidencia que estaban illí todos ó casi todos los ministros. Habían celebrado un Consejillo para oír al ministro de Gracia y Justicia sus impresiones sobre la cacería... y sobre otras cosas, y para recoger también las noticias del Presidente icerca de su entrevista con el Rey. Como el conde de Romanones tuvo luego la bondad de contarnos lo ocurrido en la cacería, hay que suponer que algo parecido, aunque más rico de detalles, les refirió á sus compañeros. El general López Domínguez se mostró, al decir de los demás ministros, muy satisfecho. Había dado cuenta al Rey del curso de los debates parlamentarios y de los planes del Gobierno. La Corona nada tuvo que objetarle. Examinaron después los consejeros el plan para mañana en el Congreso. Confirmaron la resolución de respetar la iniciativa del presidente de la Cámara, ya conocida del Gobierno, y satisfechos del estado de cosas, tal cual je presenta, ievantaron la sesión para recibir á la grey ministerial. El buffet se abrió. Senadores y diputados desfilaban hacia la sala donde aquél se servís, y en un saloncito ÍL PRESIDENTE DEL SENADO 1 A MAYORÍA FELICITA AL PRESIDENTE pequeño, azul, situado á la derecha del grande, sentáronse formando grupo idílico los dos presidentes, de barba blanca. Veinte minutos hablaron, ellos y Dios sabrán de qué; pero entre los suaves ecos que enviaban los sedosos tapices de la salita se oían las palabras Marruecos (Convenio y Algeciras Hay que suponer que hablaron de esa importantísima cuestión, y que el Sr. Montero Ríos dio detallada cuenta al general de las negociaciones que el año pasado llevó él, personalmente, en San Sebastián con varios diplomáticos; negociaciones, por consiguiente, anteriores á la Conferencia de Algeciras y que tal vez tengan relación con los sucesos que empiezan á desarrollarse. p L P R E S I D E N T E El ilustre CanaleDEL CONGRESO j raasediadopor los concurrentes a la Presidencia. El estaba en el secreto de lo que podía ocurrir hoy, lunes. Sino que tal secreto no era secreto, y el presidente de la Cámara no se percataba de hacérselo saber á cuantos le preguntaban sobre el programa de hoy. En la sesión de mañana, decía, se anunciará que el martes comenzará la discusión del proyecto de ley de Asociaciones. Si los conservadores tienen algo que decir ó proposición alguna que presentar, lo harán, es de suponer, en ese momento, y entonces quedará iniciado el debate que tanto se anuncia y que tanto deseamos ya todos. Ese anuncio le hará 1 el Presidente después de la parte de la sesión dedicada á ruegos y preguntas. Si la intervención ó la proposición incidental de los conservadores envuelve censura para la Presidencia, el Sr. Canalejas dejará su sitial y acudirá á los bancos rojos para defenderse, cosa, por otra parte, que desea la mayoría porque espera mucho de la elocuencia, de la fe y del entusiasmo de su presidente. MINISTRO DE GRA- Para durle la CÍA Y JUSTICIA bienvenida y re ¡m. sus g presiones le rodearon senadores, diputados y periodistas. De la cacería contaba, y no acababa; 4.600 perdices cobradas, y más de 1.000 liebres, conejos y piezas diversas. En el ojeo más desgraciado no se recogieron menos de 200 piezas. Bl Rey tiraba con tres escopetas y ha sido el que más caza ha derribado. El, el conde, habrá matado unas 400 perdices. Además, ha ganado un premio del infante D. Carlos, en un concurso que le valió el primer regalo, del Rey, al marqués de Villaviciosa. De política habló también, y no poco, el ministro de Gracia y Justicia. Hay Gobierno para rato, decía; hay discusión deh liy de Asociaciones, y hay aprobación segura. Yo sé que ustedes los periodistas llaman á cuanto yo digo sobre la situación optimismos de Romanones No importa. El tiempo y los hechos probarán que soy profeta. Podrá haber tormenta, y desde luego puede afirmarse que no vendrá de Oriente, sino de Occidente; pero de ella saldrá triunfante el Gobierno, con el concurso de esta mayoría que tan compacta se ve esta tarde aquí y que desde mañana ha de verse más unida en el Congreso. En estos momentos, como en ningún otro, puede hacerse esta afirmación categórica: vamos á discutir y á aprobar esa ley. Se alternará el debate con el de los presupuestos; pero á la aprobación se llegará, y pronto. Nada de crisis; más cerca de ella hemos estado recientemente y nadie lo advirtió. Ahora caminamos en firme y sin asomo de peligro. La discusión que sobre mi Real orden sobre el matrimonio civil ha anunciado el marqués de Vadillo, no la temo. Eso es una boda rancia. Rl de la cual la gente no quiere ya ni oír hablar. Por otra parte y por lo que con ese asunto pudiera tener relación, diré que estamos en la mejor armonía con el Vaticana, y el martes lo demostrará la Gaceta. El ministro aludía á los nombramientos de obispos que hoy serán firmados y mañana publicará el diario oficial. Uno de ellos es el del magistral de la Catedral de Salamanca, señor Jarrín, ilustre sacerdote, catedrático por oposición, orador religioso grandilocuente, autor de varias obras é iniciador de lo que pudiera llamarse regenerador de as Hurdes, el país casi fantástico de tierras extremeñas. En suma, que el conde de Romanones lo ve todo de color de rosa. -Montaraz y bravio volvéis del monte, con de- -le dijo un amigo. -Mucho- -contestó sonriente el ministro; -el afán de pelea hace crecerse á los hombres. El Sr. Gullón fue el menos asediado de los DE ESTADO consejeros que asistieron al té. Para los padres de la Patria, lo interesante está en la política interior. La exterior, que se la lleve la trampa. Por lo mismo que el ministro de Estado e el que puede decir en estos momentos cosas más importantes, si quiere y le es lícito decirlas, es el menos preguntado. Y sin embargo, al ministro le preocupa m chísimo, ayer se lo oímos, la cuestión ck Marruecos. Su reserva es lo que justifican las circunstancias; pero no es tan impenetrable que impida adivinar un fondo de amargura, no tanto por lo que pueda ocurrir allende el Estrecho, como por la falta de fijeza que se observa en el juicio de la opinión. El Sr. Gullón recuerda una frase del difunto Silvela á propósito de ia cuestión de Marruecos, según la cual hay en la opinión muchas manifestaciones, pero falta la esencial para saber á qué atenerse: falta el pulso. Hay compromisos adquiridos- -el ministro no precisa si derivados solamente de la Conferencia de Algeciras ó si de negociaciones anteriores- -y hay corrientes favorables y contrarias á la inteligencia con cualquiera de las Potencias con quien estemos obligados ó debamos obligarnos. Por todo ello, el Sr. Gullón, que ve en buen camino la política del Gobierno, en lo que al interior se refiere, no oculta su preocupación creciente por lo que respecta á los asuntos del exterior. Cerca délas seis y raedia hubo el ya inevitable golpe de magnesio á cargojde nuestro Cifuentes, el activo fotógrafo de A B C. Huelga decir que el humazo fue el mejor disolvente de la reunión. Los diputados y senadores desfilaron reiterando sus felicitaciones al general y dicíéndole: Que se repita el año que viene Y se repetirá, contestaba el Pangloss dei Ministerio, el conde de los optimismos, y puede que dentro de dos años también. Amén. p? OGONAZO Y pL MINISTRO V i UBO CONSEJ 1 LLO Advirtieron los uillermo en el fonógrafo. El emperador Guillermo ha accedido á las solicitudes del embajador de los Estados Unidos en Berlín, para que hablase delante de un fonógrafo, propiedad del sabio Scripture. He aquí las palabras del Emperador, destinadas á conservarse religiosamente en la biblioteca del Congreso de Washington. Es necesario que seamos fuertes ante el infortunio; no debemos nunca desear cuanto para nosotros es inaccesible ó no tiene ningún valor; recibir con buena cava al día qus vie- G MAPAMUNDI