Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 24 DE N O V I E M B R E D E 1906- P A G E D I C I Ó N j. ser irritable ó de naturaleza pacífica, tanto en los hijos como en las hijas, se hereda más fácilmente del padre; la inclinación á criticar, á emitir pareceres optimistas, el padre la transmite á los varones y la madre á las hembras; lo que hay en nosotros de smo propio es obra del padre en los dos eexos. La propensión al alcoholismo se hereda directamente del padre; la mujer en este caso no ejerce influencia ninguna. Y, por último, según la revista de donde apunto esta curiosidad, la madre es la que tiene más decisivo arraigo en nuestras inclinaciones á los deportes, al gusto de referir anécdotas y á la afición que sentimos por la música. Ahora ustedes, examínense. E ¡Times del 16 de Febrero de 1797 dio cuenta del proceso, declarándose conforme con lo dicho por Hetherington. Algunos excéntricos le copiaron; un miembro de la familia Real lo halló de su gusto, y as! el sombrero de copa púsose en moda desde entonces. -XXX que se repu 2 n interesantes, y porque coman sus paniaguados y sus amigos y sus parientes, hacen que ayunen los esquilmados y pacienzudos contribuyentes. Mal protegida la agricultura va decayendo de día en día; la industria cava su sepultura, y están las artes en la agonía. Naturalmente, tienen disgusto los militares (GACETILLA RIMADA. DISGUSTO GENERAL Tomar los tiempos conforme vienen nos aconsejan sabios docteres, pero ¡ay! ahora los hombres tienen en las entrañas VIDA MADRILEÑA fisp MII? IÍ LA HORA DEL TE EN NOVELTY. EL NUEVO ESTABLECIMIENTO DE MODA EN MADRID p l sombrero de copa. ¿Quién ha inventado el ceremonioso sombrero de copa? Una tradición dice que apareció por vez primera en Londres, el i5 de Febrero de 1797. La primera cabeza que se engalanó con el incómodo sombrero, fue la de un comerciante- llamado Hetherington. Este individuo, al salir una tarde de su casa provisto del flamante aparato, fue seguido por una numerosa corte de curiosos que le señalaban con el dedo, llegando á promoverse una cuestión de orden público, hasta el punto de que Hetherington tuvo que presentarse por perturbador ante el juez. El comerciante inventor dijo que él era muy dueño de cubrirse como le pareciera. malos humores, y están en Babia y hacen el paso constantemente los que aconsejan, porque ninguno les hace caso; ¡todos se irritan! ¡todos se quejan! Los que trabajan, porque se humillan y se desdoran y se rebajan, y los que huelgan, por lo que chillan á todas horas los que trabajan. Oyen de! pueblo lamentaciones justificadas los gobernantes, porque prescinden de las cuestiones Fot. A B C porque no ascienden, y están que trinan más de lo justo los comerciantes porque no venden... ¡Todos se afligen, todos se apen Todos presienten ruinas y males, y en toda España rugen y truenan estos clamores universales... ¡Y eso que es sorda la justa ira de los conejos y las perdices, que son ahora, si bien se mira los habitantes más infelices! DELGADO