Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V 3 ERNES 23 DE NOVIEMBRE DE inútiles cuantas libertades se voten entre las Cuatro paredes del Congieso y se publiquen en la Gacela. AZOR 1 N ÍOOS. PAG. n EDICIÓN 29 cionales, en el secreto profesional, en cualquier cosa para evadir la respuesta. Porque invocar los aitículos 3. y 4. deí protocolo de Algeciras para justificar el envío de fuerzas á Tánger, es no contestar. Así lo reconocían ayer en el Congreso las personas conocedoras del asunto y así lo con signamos en nuestro deber de informar. T E POLÍTICA El Consejo de ministros celebradc anoche. del que damos cuenta más adelante, confirmó lo que ya se sabía: que el Gobierno no desiste de discutir simultáneamente los presupuestos y la ley de Asociaciones, dejando á la iniciativa del presidente de la Cámaia e! -momento de comenzar el debate. Se supone que ese momento será llegado el lunes. Fuera de esto se habló y hasta es posible que se fantasease de próximos acontecimientos, relacionándolos con el banquete que hoy dará el general- Presidente á los ministros y á los presidentes de las Cáraaris, y eon el té que ofrecerá pasado mañana á la mayoría en la Presidencia, con motivo de su fiesta onomástica, suponiéndose que ambos actos tendrán más importancia política que la que se supone. I I N RUMOR Se habló anoche de una cuestión desagradable surgida en los pasillos del Senado entre dos senadores, uno electivo y otio vitalicio de reciente nombramiento, ambos ex ministros. Díjose que el origen del incidente fue una discusión muy viva, consecuencia del debate sostenido en la Alta Cámara sobre la validez de los títulos académicos. Del hecho se dieron cuenta algunos, muy pocos, senadores y un ujier que intei vino en el suceso. N CONGRESO Bien onocía Eque EL estaba procediendo á laenseel cCongre ayer so se discusión de los presupuestos. En tribunas y en escaños reí- naba la más desconsoladora soledad. Antes de entrar en el orden del día habló el Sr. Gasset para tratar de la cuestión magna de la emigración, digna de ser examinada y estudiada con interés, por el carácter agudo que va adquiriendo; La Cámara escuchó con atención al Sr. Gasset y mostró en varias ocasiones su conformí dad con las ideas expuestas por el distinguido ex ministro. Mientras en el salón de sesiones reinaba ía placidez de que hacemos mención, fuera, en los pasillos, se notaba cierta agitación misteriosa y capaz de desanimar al que más de cerca siga la marcha de la cosa pública. Y es que aquellos que producen la agitación son los más profundamente desorientados. Un ex subsecretario, hombre de fina penetración y muy ducho en las lides de la política, nos lo hacía observar, diciendo: Estamos en plena época de pequeñas é ine ficaces conjuras. Vean ustedes eses grupitos que misteriosamente se esconden en los rincones del pasillo circular; hablan durante largo rato y en voz muy baja; parece que traman algo tenebroso é importante, y luego, al separarse, preguntan al primero con quien se encuentran, si ocurre algo de nuevo. La observación es- exacta; son muy pocos, quizá no haya nadie, los que pueden profetizar con algunas probabilidades de acierto lo que va á suceder. Ahora, en los actuales momentos, todo gira en torno del proyecto de Asociaciones. El Go bierno no piensa en otra cosa. Los conservadores no hablan; no tienen nada que añadir al acuerdo que adoptaron, y esperan, arma al brazo, á que el propio Go- i bierno dé la voz de fuego. LOS REPUBLICANOS DE BARCELONA POR TELEFONO JT 1 F vfc 3, 2 2 Q N. D e viaje. el expreso ha salido para Madrid el En Sr. Sanlley, que ha sido despedido por el consistorio. También ha marchado la comisión portadora del mensaje á Salmerón. La estación estaba llena por las personas que acudieron á despedir á los comisionados. Suscriben el mensaje 14.000 firmas. Al salir la comisión se dieron ¡vivas! á Lerroux y á la Unión republicana. Los concejales Sol y Borrell, designados para redactar el mensaje, han enviado una carta á Salmerón diciendo que no suscriben el documento por considerarlo irrespetuoso. La opinión, entre los republicanos, está intranquila, pues se ha tenido empeño en reseivar el contenido del mensaje. JUEVES, 2 2 1 1 N. l mens- je. Los que firman, republicanos de Barcelona, atendiendo el estado anormal por que atraviesa el partido, deseando que acaben las dudas y creyendo, además, contrarios á los fines de la Unión los procedimientos determinados nuevamente que se dice obedecen á vuestras órdenes, hónranse dirigiéndose al jefe en la seguridad de ser oídos por quien, demócrata ante todo, conocen el deber que incumbe á quien ostenta la representación suprema de los íepublicanos españoles. Perturbación inmensa ha producido la Solidaridad, pacto indefinido y opuesto á los fines para que se creó la Unión, no obstante que habéis repetido era conveniente la Unión, creada para hacer la revolución. Con este superior objetivo vimos agruparse la mayoría de las fuerzas republicanas españolas, confiando en que aquélla sería pronto un hecho y siempre al amparo de vuestros esfuerzos y dirección. Y sto no obstante, la revolución no se ha hecho. Que la Solidaridad significa la negación délos fines de la Unión demuestran las palabras de quienes diputasteis fieles intérpretes de vuestro pensamiento, los cuales declaran cerrado para España el ciclo de revoluciones violentas. Enotro orden de ideas, aunque la Unión es na formidable conjunción de elementos políticos para hacer la revolución, carece por esta causa de un programa concreto, ya que en ella caben todas las tendencias que integran el republicanismo español. Existan, empero, dentro de su credo algunos principios algo abstractos de los que protestasteis, sin duda, al adheriros á la Solidaridad. Estimamos nosotros que considerada ésta como procedimiento para la lucha electoral, entronizaría un caciquismo tan odioso como el dinástico, que dice venir á destruir, dejando indefensos á los republicanos en sus distritos. Todos los republicanos estimamos que os equivocasteis apoyando un movimiento que va contra el general pensar de nuestros representados. La Solidaridad se estima contraría á aquello que vos, interpretando nuestro pensamiento tan elocuentemente, expusisteis en el acto de la colocación de la primera piedra de la Casa del pueblo. Decíais entonces que debían tender los esfuerzos en la cuestión económica á conseguir la supremacía del trabajo sobre el capital. Proclamábase entonces el trabajo como la única fuente ración? y justa de riqueza, ¡le- E gando á suponerle como el ideal supremo de! porvenir. Pues bien, la Solidaridad no sólo no cumple tal fin sino que lo derriba por la influencia del lastre significadamente capitalista que se con- vierte ya en un movimiento burgués. mpone éste trabas á la acción de! proletariado, retardando fatalmente el advenimiento del imperio del trabajo que predicabais. jiDejando ahora á un lado la exposición de nuestras ideas, hemos de exponeros las sentidas quejas que de vos y de algunos de vuestros compañeros de Diputación tenemos por creer que habéis olvidado con vuestros actos lo debido á la representación que ostentáis. Hemos notado con profunda pena vuestro silencio durante las fiestas de la libertad, pena que se ha convertido en queja cuando se recibió vuestra adhesión al acto convocado por los directores de un movimiento que la Junta municipal, nuestro legítimo representante, refutó como inmoralidad política, aunque se había convocado con el fin ostensible de protestar contra ley por todos calificada de regresiva y a n ti liberal. Pero creemos que no es buscando una unión reaccionaria como debe exteriorizar su protesta un representante nuestro. Hemos de protestar también deque el seño Junoy ostentara en aquel acto la representación de la Unión, que nadie más que ella misma podía conferir, haciendo esta protesta extensiva á la adhesión del Sr. Pi y Suñer. Por lo tanto, á vos como jefe nuestro acu dimes para que. recogiendo nuestras aspiraciones y aceptando nuestros razonamientos, y estimándose el anhelo de la conveniencia política, se acuerde que la Unión no puede ni debe prestar, bajo ningún concepto, sus poderosas fuerzas político- sociales á la Solidaridad, y que de no serviros acordarlo así, convoquéis una Asamblea nacional que decida en tan trascendental cuestión. Salud y revolución. Siguen á este documento numerosas firmas. Benet. UNA PROTESTA POR TELÉGRAFO aragoza, 22, 9 n. Las señoras que forman la corte de honor de la Virgen del Pilar han publicado una protesta, suscrita por 6.000 firmas de personas de la aristocracia, diciendo: Los creyentes por convicción de principios y amantes del orden y de la moralidad no convenimos con las disposiciones referentes al matrimonio civil, que son contrarias á la Iglesia y atacan al honor y la dignidad de la mujer, precipitándola en los senderos de la degradación. Hacemos la protesta extensiva al desdichado proyecto sobre Asociaciones, que afecta á la vida de instituciones venerandas, y protestamos del desenfreno de la Prensa pornográfica y sectaria, que envenena las costumbres. Nuestro silencio sería culpable y protestamos ante la nación y á la faz del mundo entero. Terminan los firmantes prometiendo no suscribirse á la Prensa desvergonzada y esforzarse en la propaganda de las publicaciones religiosas. -Gay. INFORMACIÓN POLÍTICA 1 MPRES 1O NES La contestación dada por -el ministro de Estado á los diputados que el miércoles le interrogaron sobre el envío de barcos de guerra á Marruecos, no dio satisfacción á la pública curiosidad. Hubiera valido más escudarse en conveniencias diplomáticas, en consideraciones interna-