Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B- C. VIERKES s 3 BE NOVIEMBRE DS C o6. PAG. 6. EDICIÓN 2. E! acaiYmíco cobra por asisten: ia á ui. a sesión ¡o, 20 ó 3o pesetas, segú i la categoría que tiene en el escalafón. Este escalafón no se forma por antigüedad, sino por número de asistencias á las sesiones. En la actualidad sólo hay seis acade micos que cobren 3o pesetas. El conde de Cheste tenía al morir 1.286 asistencias. Le siguen el Sr, Saavcdra, con 076; el Sr. Catalina, con 1.000; el conde de Casa- Valencia, con 897; el Sr. Menéndez Pelayo, con 890, y el Sr. Commelerán, con 714. El Sr. Benot ha entrado, con la muerte del conde de Cheste, á disfrutar de las 3o pesetas, por contar 647 asistencias. Así se da el caso de que el duqje de líivas, que ingresó en la Academia en 1864, está en el escalafón después del Sr. Selles, que ingresó en 1895, porque e ste tiene 447 asistencias y aquél 223. En realidad no deberían tecibir los académicos más de veinte reates de dietas, que es loque el reglamento primitivo señala y lo que en la nómina oficial de la Academia se consigna. Pero se ha buscado un medio df sdc luego lícito y conforme á los tiempos que co. -remos prra que, sin faltar á lo eslaluido, haya un suplemento que eleve las dictas á las cantidades citadas. ÓMO VJVE LA LAS DIETAS- Alón, Bcnot, Compelerán, F rnándezy González, Liniers, Echcg- tray, marqués de Fidji, Selles, conde de a V u za, Cotareío, Picón, Cavcstany, Qtíegj Muniha, conde de Rep. uaz, Menéndez Pidal, Maura, P Mir, Hinojos- y Ferrari. Además obtuvieron votos los- Sres. Menéndez y Pelayo, tres; uno D. Eduardo Saavsdra y uno e! conde de Casa Valencia. Aunque la votación fue secreta, se supone que los votos obtenidos por el Sr. Menéndez Pelayo fueron de los Sres. Picón, Ortega Munilla y Cavestany. Los Sres. Echegaray y conde de la Vinaza no pudieron votar por no tener, dentro de! presente año, el número de asistencias reglamentarias. Verificado el escrutinio y publicado el resultado de la votación, el Sr. Pidal ocupó la presidencia, siendo muy felicitado por su exaltación á tan preeminente sitio. El acto terminó á las diez y minutos de la noche. Bien. Es rica. Reúne 40.000 du- ros de renta sr. usl, y eso que ha tenido quebrantos de importancia en su capital social. Un día fue un desfalco cometido por un empleado que distrajo fondos, y de esta falta no se supo nada hasta que el autor de ella falleció. Editar las Cantigas de Sania María, de don Alfonso el Sabio, le ha costado á la Academia serca de 80.000 duros. Es una obra hermosamente editada; pero su precio es de 200 pesetas e i pasta y d i 5o en rústica, y, claro, no hay quien la compre. Las obras de Lope de Viga constituyen, tomo empresa literaria, una gloria; como negocio, una ruina. Va á costar cerca de dos miHones de pesetas. Las comedias de A arcón y las de Calderón, se venden bien. La Academia vive principalmente de la venta de su Diccionario y de sus Gramáticas. Este es un negocio redondo. Se vende muchos mi es de ejemplares a! año y el producto constituye el tesoro de la Academia. Porque el Estado cumple con una subvención de 3o.000 pesetas anuales, cantidad que no basta para pagar el personal subalterno de la Casa. E! edificio de la Academia costó dos millones de pesetas. La mitad fue donativo del Estado. Tiene la Academia su capital en papel del Estado y en depósito en el Banco de España. 1 AS S E S I O N E S Los inmortales abren y y cierran sus sesiones ACADEMIA? ATQRCE MILLONES DE En la sesión PESETAS EN LITIGIO d e a y c r- e! defensor, señor Salmerón, pidió al tribunal que se retirase el acusador privado Sr. Monterdc, por entender el primero que el secundo no tenía personalidad para acusar, puesto, que no constaban en la prueba documental los certificados de estar inscriptas en el Registro de ¡a propiedad de Huesca las fincas pertenecientes al Sr. Trías, patrocinado del Sr. Monterde. Durante una hora estuvieron deliberando los magistrados y después dictó el Tribunal un auto desestimando la pretensión del Sr. Salmerón. BRAVIAS Ayer terminóla vista de la causa instruida contra Benita Fernández por homicidio. El Jurado dictó veredicto de culpabilidad; pero considerando á la procesada como autora de lesiones graves. La Sala condenó á Benita á un año y un día de prisión. En la Sala segunda de lo civil de la Audiencia impugnó ayer con gran habilidad y elocuencia el letrado D Luís Massa una sentencia sobre alimentos provisionales á la marquesa de C á quien defendió como apelante el letrado Sr. Mayoral. sido ésta una lucha de personalidades literarias que viv. 511 á la misma sítura; no ha sido la contiendarespetableentredos individualidades eminentes de las letras españolas. No, y esto lo sabe todo el mundo. Entre D Marcelino Menéndez y Pelayo y D. Alejandro Pida! y Mon, no existe ni 1 más remota sospecha de ¡a lige ra sombra de un esbozo de paralelismo litera rio. Digámoslo con una frase de empadronamiento; no viven en el mismo piso. Consignémoslo con una frase de Registro civil, literario mejor dicho: D. Alejando Pidal, no existe. ¿Por qué, pues, ha sido elegido para ocupar U presidencia de la Academia Española? Respetemos el misterio y no queramos averiguólo. Tal vez el elemento joven de la intelectual! dad española, escriba, comentando este suceso, algunas páginas vibrantes de indignación En la sagrada edad de las vehemencias, yo también hubiera expresado en esa forma mí latido romántico. Pero los años van pasando; su corriente trae á nuestra vida diaria tantas pequeneces, tantas miserias, tantas amarguras y tantos desencantos, que insensiblemente no; vamos quedando sin fuerzas- para- nada. Yo me limito i. decir que ese hecho me parece muj desagradable, Pero es preciso hacer constar que tales hechos, que los sucesos- análogos que vemss rea lizarse constantemente et las distintas manifestaciones de la vida nacional, amargan nuestra propia vida al punto de hacer qtic se debiliven el amor, el respeto y! a consideración que necesita- todo ciudadano para sentirse orgulloso. de este título... ANTOHJO PALOMERO LAS CÁMARAS FRANCESAS OR TELÉGRAFO LAS UN HECHO MUY DESAGRADABLE O o r invitación de algunos amigos y compa ñeros he tenido el honor de firmar, en su compañía, la carta dirigida á D Alejandro Pidal, de que han hablado los periódicos. En esta carta, respetuosa y muy llena de consideración para el conocido ex ministro conservador, se le pedía un pequeño sacrificio: que retirara su candidatura para la presidencia de la Academia Española, cediendo este puesto á D. Marcelino Menéndez y Pelayo. Como era de temer, D. Alejandro Pidal no se ha sentido con fuerzas para este rasgo de abnegación. Los académicos que ¡e patrocinaban, tampoco se han dado exacta cuenta de a magnitud del patrocinio. Y ha salido triunfante aquel nombre, absolutamente ignorado en la historia de las Letras, mientras el g? or; oso nombre de su contrincante obtenía tres votos. He aquí un hecho verdaderamente desagradable. Cuando se conozca en Jos centros extrjnjejeros de cultura, es seguro que se producirá un vivo movimiento de asombro. En la España inteligente habrá otros comentarios quizá más expresivos y desde luego justos Porque no ha una oración, tall vez l misma que rela zaren ios primeros académicos en J 714. La sesión termina indefectiblemente con la HÍIÍ da. Anoche, sin embargo, pasaron diez minutos mái. Algo es algo. Un progreso de diez minutos. Oinsignemos de paso, que ci marqués de ViKeas, D. Pedro de Silva y Sarmiento y don Ramón Cabrera, directores que fueron en la Academia, no tuvieron el Toisón de Oro. A VOTACIÓN Por dieciseis votos contra cinco resultó elegi DE ANOCHE do precíenle interino D Alejandro Pidal y Mon. t Tomaron parte en la elección los señores sígíilentes: Sagvedra, conde de Casa Valencia, Pidal y O a r í s 22, 8 n. Esta tarde ha pronunciada en la Cámara de diputados un, discurso sobre las fuerzas navales M r Pelletan, que pregunta si podrá la Cámara aceptar el que se hagan los gastos previstos p? ra las construcciones navales que han sido votadas. El ministro de Marina le contesta diciendo que el texto de la ley es terminante, y prevé la construcción de seis acorazados. Nuestros recursos, añade, deben emplearse primero para la construcción de acorazados y barcos sumergibles para la ofensiva. Si cuando se discutió en Marzo próximo pasado sobre la construcción de acorazados, nada dijeron nuestros con tradictores, sólo fue porque se daban cuenta del peligro originado por la crisis marroquí. Seguidamente realzó el ministro los esfuerzos realizados por Inglaterra y Alemania parí, mantener sus escuadras. Hablando del nuevo sistema de propulsión por medio de turbinas, dice M r Thomson que, según se desprende de un ¡nfornr. e sbiet to sobre el particular, dicho sistema ha de dai buenos resultados. Mañana continuará la discusión. Después M r Declon ha dejado sob- e ia mesa de la Cámara una proposición, encaminada á que se supriman por completo los Consejos de guerra en tiempo de paz, sin qt; e por ello quede perjudicada la disciplina milita. En dicha proposición se encarga á! i jurisdicción civil las diligencias, indagatorias y procesamientos en cuantas infracciones ses- ¡de derecho común, siendo la sentencia dictad? por los Tribunales. En cuanto á las infracciones de puro catác ter militar, serán juzgadas por un tribunal correccional formado por tres jueces civiles y dos asesores militares. A continuación la Cámara adopta sin Jisca sión una proposición elevando á i5.ooo francos! a indemnización concedida á los diputóos. Horas despuc s el Senado ha aprobado esta mismaproposi; ión, ccntia la que hablaron va ríos senadores de la derecha