Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO CUATRO. ÑUJVL 68o. CRÓMICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. 9 t MADRID; ¿3 D E NOVBRE. DE a 906 NÚMERO EXTRA. 0 10 CÉNTIMOS t el pretexto de una poderdancia desconocida, robustecerse, porque a todos es indispensable que pueda hacer creer en tratados secretos, y tanto, que si no existiera sería preciso inven que no existen, ó que, cuando menos, ni pue- tarla. den ni deben existir. FELIPE O VILO Hay, además, otra consideración de mas peso: las Potencias han hecho grandes sacrificios de amor propio y de intereses nacionales para no alterar la paz de! mundo. El staíu quo marroquí, la soberanía de! Sultán, se han considerado necesarios como un mal menor; porque 1- 7 LECCION D E Anoche se verificóla si la autoridad sherifiana desaparece, aquello se convertiría en un caos, no habría con quién PRESIDENTE e I e i ó n d e P r e s i d e te (director, según la tratar, y aquella raza fanática y guerrera, dis- 0 persa, sin dirección, no se sometería nunca, ha- propia Academia) Nada ha valido la petición bría que destruirla en detalle, y no hay que de muchos escritores al Sr. Pidal, y la demanda, no manifestada, pero sí sentida en la opiforjarse ilusiones, para lograrlo serían precisos nión general. tantos hombres y tantos millones que valen mil El Sr Pidal, que acariciaba la ¡dea de suveces más que todo el Imperio del Mogreb. Si por impulso de la sangre meridional, nue- ceder ai conde de Cheste desde la muerte de Cánovas del Castillo, no retiró su candidavo Quijotes, nos lanzamos en nombre de las tura. Potencias á una loca aventura y salimos bien, Dicen algunos de los académicos que le han otra vez sujetaremos los cuernos de una vaca rabiosa para que otros la ordeñen; sí salimos votado que, además de sus méritos literarios- -mal, será cosa de ver cómo nos leen el acta de no obstante reconocer que son superiores los Algeciras, y cómo nos llaman imprudentes y nos del Sr. Menéndez Pelayo- -reúne el Sr. Pidal Jas circunstancias de ser figura política de hacen responsables de los daños. En política internacional, siempre los gran- gran relieve, haber presidido las Cortes, teñir el Toisón de Oro, etc. des tienen razón contra los pequeños; ¿qué suLos inmortales quieren en su presidencia ó cederá cuando éstos no la tengan? Por eso la demostración naval española en dirección todos los brillos y prestigios del mundo oficial. Los literarios no pesan tanto. Tánger no puede tener otro objetivo que la Por lo demás, la presidencia de la Academia defensa de nuestros nacionales sin acordarnos para nada de Algeciras. -Puede haber coincidi- no es una ganga. Su sueldo anual asciende á 15o ducados; así, en ducados, para conservar do con una gestión análoga de Francia y nada toda Ja pureza de origen. Además percibe las más. Eso y no otra cosa ha querido decir el mi- correspondientes diefas por sesión, como cual nistro de Estado en la sesión de ayer; por otra quier otro académico. Luego hablaremos de las dietas. parte, el Gobierno, que estaría al tanto de lo que pasaba al otro lado de los Pirineos, no se? A INMORTALIDAD L o s académicos hubiera comprometido incautamente con el Gobierno francés, que una vez conseguido Su E N LA ACADEMIA no mueren. Por algo son inmorobjeto quiera recoger velas, cuando tal vez sea tales. El conde de Cheste no ha muerto por muy tarde. Clemenceau al formar su Gabinete se vio consiguiente. Ha dejado de asistir á la Acadeobligado á desprenderse de M r Etienne, mi- mia y se ha elegido un substituto. El director de la Academia se elige el día nistro de la Guerra y jefe del numeroso y potente grupo colonista de la Cámara; como 2 de- Diciembre cada tres años. Fue elegido el compensación quiso dar un movimiento de conde de Cheste en 1875 y reelegido en todos avance á los patrioteros de Argel con objeto de los períodos sucesivos de tres años La última no debilitar el bloque. A estos propósitos ayu- reelección se verificó el 2 de Diciembre de dó no poco el gobernador general de Argelia, 1905. Hasta 1908 no puede haber nueva elecM r Jonnart, hechura de Etiénne; pero Cle- ción. Entonces será elegido presidente quien menceau, que no quiere la guerra, que ha tenido lo sea. Hasta entonces lo será interino D Aleestos días leales explicaciones con Alemania y jandro Pida y Mon. que ha sido informado con mucho tino y disA excepción de los cargos de secretario y creción por el general Lyantey y por el mismo de bibliotecario, que se desempeñan á per pe Jonnart, retrocede, y M r Pichón hace de- tuidad, con los demás cargos ocurre lo misma claraciones pacíficas, echando agua al fuego Las bajas se cubren interinamente hasta cumque su Gobierno prendiera, y recogiendo ve- plirse los plazos señalados, que varían de uno á las en los momentos precisos en que se toman cuatro años. por España las medidas que nos anuncia el excelente corresponsal d e A B S r Cabezas. OS ACADÉMICOS Son todos los académicos de númeLo peor es que abierta la caja de Pandora se ha sembrado una mala semilla. Por el pron- ro, 36. Hay en la actualidad dos vacantes, las to, si se retiraran las escuadras de la bahía de de los Sres. Grilo y conde de Cheste (por cierto que para la silla del primero será elegiTánger sin haber cambiado la situación, seria en extremo perjudicial para Europa, y muy se- do el Sr. Navarro Reverter- y para la del señaladamente para España; hay que sufrir resig- gundo se indica al Sr. Hernández Fajftrnés) nadamente y con la mayor abnegación posible La diferencia entre ese número y eí de fa las consecuencias de lo realizado. votación de anoche no consiste en que haya haLa conducta orgullosa: y dominante cte los bido abstenciones. Es que hay seis académicos franceses en Tánger les había hecho odiosos á que todavía no han tomado posesión de la silos marroquíes; hoy compartiremos con ellos lla y otros señores inmortales carecían de voto esa enemistad. Acoracémonos con la prudencia, por no haber asistido á seis sesiones en el año hija del valor sereno, y que todos- se penetren La Academia castiga así á sus miembros la de esta verdad: a autoridad del Sultán debe falta de asistencia. MADRID AL DÍA a festividad del dia, Santa Cecilia, patrona de los músicos, celebráronla ésta con el reparto de premios en el Conservatorio nacional. En eso se conoció la solemnidad. De Marruecos no se habló tanto, y eso que todo el mundó éstá convencido de que, como decía el borracho del cuento? esto parará en qtre se encarece el vino En efecto, ya se anuncia la concesión de un crédito extraordinario de doscientas mil y pico de pesetas. Se constituyó la Asamblea de médicos titulares, á la cual han venido apreciables colegas de toda España. En los Tribunales continuó la vista de la causa famosa de los millones, y acabó la de la bravia Benita Fernández, á quien el Jurado declaró culpable. s En Congreso, lo más interesante de la se sión fue la interpelación del Sr. Gasset sobre la actit- id de la población obrera de Béjar, dispuesta á emigrará América por no reventar de satisfacción en España. En el Senado, nada de particular en la sesión y algo de particularísimo, según malas lenguas, en los pasillos. Por la noche hubo elección de presidente en Ja Academia de la Lengua. El Sr. Pidal no retiró la candidatura, ni ese es el camino de Utrera. Resultó elegido. En Apolo hubo estreno y fracaso, todo en una pieza. El distinguido sportman. Sólo el título predisponía ya en contra. Sucesos callejeros hubo pocos y de escasa importancia. N El tiempo continúa inmejorable. Así lo estima también el Gobierno, que anoche se reunió en la casa del general López Domingue? con el sólo objeto, al parecer, de decir hoy ó mañana ó pasado á los conservadores: Toma tsripita L LA ACADEMIA DE LA LENGUA w S 111 til O i el representante de- España eri Marruá eos ha participado al Gobierno que peligra la vi, da de ¡os españoles allí residentes y que las autoridades marroquíes carecen de fuerza ó de voluntad para defenderlos, las medidas adoptadas por nuestros, ministros no pueden menos de ser recibidas: con aplauso; si no lo hubieran hecho, faltarían al más elemental de sus deberes. P e r o de esa razón, que es la buena, a decir que la demostración naval española se debe al cumplimiento de lo acó rdado en Algeciras, hay mucha distancia. Ayer lo dijimos; hoy demostraremos su imposibilidad citando el artículo 122 del acta, que dice: La presente acta- general entrará en vigor el día que todas lasratificaciones (de las Potencias) hayan sido depositadas, y lo más tarde el 3 r de Diciembre de 1906. Y mal se puede hacer nada invocando lo acordado, cuando la mayor parte de los Estados- -España inclusive- -no han ratificado sus compromisos y faltan treinta y nueve días para el plazo fatal. Conviene poner bien los puntos sobre las íes, porque hay una- diferencia capital en cumplir an deber que nadie nos puede discutir acudiendo á salvar las vidas españolas puestas en peligro, que en ir á meternos en casa ajena bajo