Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DI 01 NAL DE BREA APLICACIONES PRACTICAS Para lavarse J A B é í í BE Cli) EA, marca I a Oiralda, uo tiene rival ni sustituto para la limpieza del cuerpo. El cutis adquiere con su empleo frescura, siíswiilad y ti- aiisparencja, evitándose los sabañones y las grietas en la cara y manos. Es el mejor producto que existe para conservar y realzar la belleza Lavando con el JAISÓN DE BREA a los niños, se le, s preserva de las cscoriiaeion. es, say w! ÍM s, costra láctea y demás padecimientos análogos, tan frecuentes en la infancia. Para desinfectar la piel BE, J A B Ó N D E BREA, marca L a Gir a l d a es de un uso indispensable a todas las personas que estén al cuidado de un enfermo ó en contacto directo con un foco de contagio. Por sus altas cualidades desinfectantes, la piel queda perfectamente i n m u n i z a d a de los gérmenes que son causa de graves y temidas dolencias. Para limpiar la dentadura EL JABÓN B E BREA, marca lia Giralda, purifica el aliento y hermosea la dentadura, evitando las caries, el sar r o y las enferme dades dentales que tienen por origen el uso del tabaco. Para emplearlo basta trotar el cepillo, humedecido con una poca de agua, sobre la pastilla y pasarlo seguidamen te á la boca, en donde se forma un líquido espumos vquo poaotra en todos los huecos de la dentadura, sin alterar su esmalte, resultado que nunca ha podido obtenerse con los polvos y pasta dentífricos, que por limpiar raspando, concluyen por destruirlo. Para afeitáis Eili JABÓN I 35 BKEA. marca JLa Giralda, es ol mejor producto p a r? afeitarse Sus altas cualidades balsámicas, que no posee ningún otro jabón perfumado, le hacen irreemplazable para este uso. No q n e m a ni escuece amas, por lelieado que se tonga el cutis, ablanda la barba y evita la salida de los barrí líos y gramos. Para lavar la cabeza EL JABÓN BE BREA, marca 1. a G i r a l d a debe ser usado diariamente por los niños y las personas amenazadas de una calvicie prematura. Con. su empleo des aparece la caspa y se impide la caídaí del cabello. 1 aefi. caciadei. íAB 5 S B BKEA H está demostrada por ponetiar en el cuero cabelludo, haciendo desaparecer las causas que impiden la eironlacióa de la savia que tortalece á la raíz. Para curar las enfermedades cutáneas EL JABÓN BE BKEA, marca lia Gir a l d a no sólo es un eficaz preservativo, evitándose con su uso las manchas de l a piel, sean ó no herpétieas, los g r a n o s sarpullidos y las demás enfermedades cutáneas que tanto molestan y afean, sino que á la vez posee propiedades curativas de primer orden para desterrar en poco tiempo las citadas dolencias. De venia en ías principales Farmacias, Droguerías y Perfumerías de España, Ultramar y Extranjero. Precio: 3 PESETAS LA CAJA con tres pastillas 280 BIBLIOTECA DE A B C t O S SECRETOS DEL DOCTOR SÍNTESIS 1 -Eso es una tontería. Dime. Si yo te curara de hambre, del aburrimiento y dei miedo á los espíritus, estarías satisfecho? -Si hace usted eso por mí y por los demás, á fe de marinero que todo marchará aquí como en un buque almirante. -Bien; con que tú quieras, basta. Acércate. Mírame fijamente. ¿Qué sientes? -Nada, que no me encuentro muy á gusto -Eso no es nada. Tienes gana de dormir; se te cieñan los ojos. Duerme. -Dispense usted, me parece que voy a desmayarme; estoy mareado, -No, no te mareas; duermes... jDuerme! ¿Oyes? ¡Lo mando! Tres minutos después, Pornic, inmóvil como una estatua, con los ojos desmesuradamente abiertos, fruncido el ceño, estaba silencioso. El capitán contemplaba al señor Síntesis, asombrado. ¿Duermes, Pornic? -le preguntó el sabio. -Sí, señor, -contestó aquél con voz extraña. -Cierra los ojos. -No puedo, -Inténtalo. -Si usted no quiere, no puedo. -Ciérrateios con la mano. -Es que no puedo mover la mano. Parece que la tengo atada al cuerpo con cien brazas de cuerda. -Ahora quiero que cierres los ojos y que hagas girar tus brazos uno alrededor de otro. E! capitán, estupefacto, vio que los párpados de Por nic se cerraban y que sus brazos comenzaban á girar vertiginosamente. -Abre los ojos y deja de mover los brazos. -N puedo. ble. Cuando los hornos de calefacción hayan consumido los mástiles, quemaremos todo lo que sea de madera á bordo. Puesto que por la inconcebible ausencia del índtis y del Godaveri estamos reducidos á nuestros propios recursos, los agotaremos para la realización de la gran obra. -La gente dice que des- ñrcsríVaO así los barcos cz imposibilita su repatriación. -No hay repatriación que valga tratándose de la Gran Obra. -Temo que se nieguen á obedecer- -Si se niegan, cumpla usted las leyes penafes. -Estoy dispuesto á ello; pero tengo la certeza de que así provocaré la explosión temida. Hubo una pausa, durante la cual pareció reflexionar el Dr. Síntesis, -que luego preguntó. ¿Cuáles son los otros motivos de descontento? -Que se ha reducido á la mitad la ración diaria. j -Pues á mí me parece que aún comen demasiado. Y a propósito, acaba usted de sugerirme una idea luminosa: el jamón, el tocino, los bizcochos, el café, las conservas, todo ello debe constituir un excelente combustible mezclándolo con aguardiente y cuerdas alquitranadas. -Pero... -Disponga usted, por consiguiente, que desde mañana ó desde pasado mañana se suspenda la distribución de alimentos sólidos ó líquidos. Nadie, de comandante abajo, recibirá ni un centigramo de ración. ¿Hay mas razones de descontento? En aquel instante oyóse un estruendo lejano y repetido que iba acercándose como e! estampido de una tronada. El tiempo estaba tranquilo, el cielo sereno, únicamente el mar aparecía alborotado; el hirviente rodar de las olas hacía el mismo efecto que si en el fondo subma- j marino se hubiesen producido. súbitas alteraciones.