Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO. NUM. 679 CRQNICA UNSVER- l MADRID, 22 DE NOVBRE. DEjgoó. NUMERO SU ELTO, 5 CÉNTIMOS les declaraciones, que ó se cumplen ó se cal en espantoso ridículo. Por eso España- -á tiempo está aún- na debe desembarcar un solo hombre sin consentimiento del Sultán, cuya soberanía ha reconocido, ó de acuerdo con sus representantes, cuando éstos manifiesten- -ó se demuestre- -que carecen de fuerzas para sostener el orden, que debe restablecerse en todo caso á nombre dei emperador de Marruecos. Y téngase entendido que los escasos marino! y soldados franceses y españoles que pueden desembarcar de las escuadras, son en número apenas suficiente para guardar la ciudad; fuera de ella se necesitaría un ejército más potente, y si esto ocurre, habría que pensar en otra serie de problemas que no son para tratados en este ya largo artículo. Confiemos en que esto no sucederá, en qut el estudio y conocimiento de los Tratados y de la situación nos apartarán de las artes bélicas por las diplomáticas. Y esto no será tan airoso; pero es más sensato y conveniente. FELIPE OV 1 LO fc- SAL ILUSTRADA. comprender y que otro pasó por ella como sobre ascuas, conociendo todo su alcance, pone de re izve el verdadero aspecto de la aventura en que la ambición ajena y la... inocencia prouna esquela de defunción. Todo fiel cristiano pia nos han metido. ¿Dónde están consignados esos compromiestá Muy obligado á explicar Ja cuestión de Marruecos y á solucionarla trazando líneas y sos que obliguen, que autoricen siquiera á Esnúmeros sobre la mesa donde toraa café. Para paña y á Francia á imponer el orden en MaUnos cuantos días tenemos Marruecos á todo rruecos manu mthtari? Los únicos derechos y deberes que tienen pasto. Llegaron eondesa de París y su bella hija Francia y España sobre los demás firmantes del convenio de Algeciras son la aplicación de la reia princesa de Orleans. La gente no comenta el viaje, porque no tiene nada de particular; presión del contrabando, de acuerdo exclusivo con Marruecos, en sus respectivas fronteras (arpero pregunta si, efectivamente, habrá boda. Nuestro probo Concejo entregó ayer su in- tículos 3o y io3) y facilitar ios instructores necesarios para ¡a organización, instrucción, forrae sobre la proyectada transformación del impuesto de Consumos. Pide que el actual im- disciplina y administración de los Cuerpos de puesto pase á sedo de cédulas, que se le libre policía; en una palabra: prestarán á las autoride! contingente provincial, que se le dé e! re- dades marroquíes, investidas del mando de dicargo sobre la contribución urbana y territo- chos Cuerpos, su concurso técnico para el rial y que se le dote con tres millones de pe- ejercicio del mismo (art. 4. Esa fuerza estará bajo la autoridad del Sulsetas en concepto de capitalidad. En seguida lo consigue; pero, en fin, en el pedir no hay tán, ssrá reclutada porel Maghzen entre musulmanes marroquíes y estará mandada por kaids tngaño. La mujer- hombre salió ayer del Asilo donde marroquíes (art. 2. Tal es lo que se nos encomendó en AlgeciFue descubierto su verdadero sexo. Ha vuelto a la casa paterna para volver á ser Esperanza. ras; creer otra cosa es hablar de lo que no se entiende y no es posible que ninguna autoridad Más vale así. En los Tribunales siguió el affaire de ios lo sostenga. Sin el consentimiento del Sultán, legalmente Humbert españoles y comenzó otro juicio de los que justifican el título del popular saínete no podemos intervenir violentamente, y, sin embargo, á eso vamos, arrastrados por extraLas bravias. ñas fuerzas, y como la piedra que sa 3 e de la La política siguió en situación expectante. En el Congreso continuó el debate sobre los inconsciente mano de un niño, que no se sabe asuntos de Valencia. Soriano defendió su dis- dónde va á parar. Expusimos ayer la actitud resuelta del Raitrito, Besada anunció su pase á la reserva y la Cámara entró á discutir entre la indiferencia suli, que, como nosotros, ya tampoco puede general, eso que se llama presupuestos y no retroceder del mal paso donde se ha metido. Vencedor en toda la linea, le hubiera convenisuele interesar maldita de Dios la cosa. Sucesos callejeros, el atropello de un pobre do, siguiendo las tradicionales costumbres mahombre, y encima cesante, por un carro, y la rroquíes, obtener del Sultán el nombramiento de gobernador de Tánger, que en tiempos caída desgraciada de una joven. El tiempo, agradable para todo el mundo, atrás se le hubiera concedido; pero hoy no puede hacerse ya. Los extranjeros, los Estamenos para el Gobierno. dos Unidos singularmente, se opondrían; es más: todos los prestigios del Raisuli se desvanecerían en cuanto los suyos sz apercibieran de su sumisión y de ser el encargado de cumplir los acuerdos de Algeciras que con tanto ardor combate, porque Ja fuerza de este homJJL ntes de que nos ocupemos de las complica- bre consiste en que ha sabido cristalizar el pen cfones á que puede dar lugar, es conve- samiento de los suyos; si duda, por ellos será liente qu recordemos Jos compromisos con- abandonado y caerá en manos de sus enemigos traídos por las Potencias en Algeciras, en vir- y por lo mismo se jugará hasta la última carta tad de los cuales- -según se dice- -se han envia- antes de ceder do buques á Tánger con sus correspondientes Los barcos poderosos que surcan la bahía Fuerzas de desembarco francesas y españolas. de Tánger no le arredran; hasta su refugio de Antes de adoptar otra resolución, se convi- Zínat no le han de perseguir; él espera que al no por todos los reunidos en Algeciras reco- desembarco de los extranjeros seguirían sus nocer la soberanía del Sultán y la integridad disensiones; pero confía en que no desembarde su territorio, como premisa indispensable carán, y aunque muy audaz, procurará evitar J ara seguir deliberando. Cualquier acto de complicaciones durante la estancia de las escua fuerza que se realice en territorio del Sultán dras, que no ha de prolongarse mucho. Pero sin su consentimiento, implícitamente sería la ni él ni nadie puede evitar un choque entre negación del primer acuerdo y daría al traste, sus secuaces, más envalentonados que nunca, como consecuencia, con todos los demás. Con y entre los europeos residentes en Tánger, tan qus uno sólo de! os firmantes protestase, sería humillados hasta aquí, y que hoy, á la vista de suficiente. sus pabellones, recobran los alientos amortiPor eso ía contestación de Alemania y las guados, y por nada, excitados como están los declaraciones de sus diplomáticos á ¡a consulta ánimos, pueden surgir acontecimientos que Oficiosa hecha por Francia sobre su acción y obliguen, á pesar de todo, á desembarcar las ia de España cu Marruecos, es digna de me- fuerzas de los acorazados. ditación y estudio: Alemania no siente ninY esto puede ocurrir de un momento á otro, guna inquietud porque Francia y España cum- cuando menos se piense, quizá en el momento plan el encargo que recibieron de las demás Pode escribirse estas líneas, y ese es el inconvetencias en Algeciras j niente de comprometerse, sin medir Jas conEsta respuesta sibilítica que alguno pasó sin secuencias, asociándose con quien ha hecho ta- MADRID AL DÍA blancos mármoles los Loscafés madrileños estánde las mesas deque ya más negros EL CONFLICTO 1 M P R E S I O N E S De la sesión del Congre so despertó ayer interés únicamente el discurso de D Rodrigo Soriano. La declaración del Sr. González Besada, contestando al diputado por Valencia, de qus se considera jubilado voluntario de la vida ac tiva, se interpretó como anuncio de baja en h vida política. Pero luego, en los pasillos de la Cámara, se cuidó el interesado de aclarar eí concepto diciendo que no está dispuesto á aceptar cargo público alguno. Suspendido este debate, se entró en el de los presupuestos con la discusión de la proposición de los republicanos. En la sala de sesiones quedaron 10 ó 12 diputados. El Sr. Nocedal dijo en son de queja que ya se conocía que iban á discutirse los presupuestos, porque se marchaba todo el mundo. Diez minutos después, ni el propio Sr. No ceda! estaba en los escaños. Ese es nuestro Parlamento. A SITUACIÓN No han variado las co sas para el Gobierno. La actitud de los conservadores es la misma que anteayer. Siguen dispuestos á facilitar! í aprobación de los presupuestos y á dificultar la de la ley de Asociaciones. Por patriotismo no se ha suscitado ayer otro debate sobre la cuestión de Marruecos, que hubiera puesto en un apuro al Gobierno, y por patriotismo no consignamos nosotros lo que en ese debate hubiera podido expresarse. Baste decir que ello está relacionado con los aprestos hechos de prisa y corriendo en Cádiz y baste agregar que se habría visto en un brete el Gobierno si contesta lo que viene diciendo estos días para justificar aquellos preparativos: que estaraos obligados á cumplir los compromisos adquiridos en Algeciras. Y es bien sabido que ninguno de los compromisos adquiridos por España la obliga á enviar fuerzas de desembarco y á poner barcos de guerra en la costa- africana. I