Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MlüKCUL- íiS 25 DE NOVIEMBRE DE agoó. PAG. la. EDICIÓN 3 UN NIÑO AL MAR pon rei. LGnAPO otterdam, a i 6 m. De un terrible drama ocurrido en la travesía á bordo de un buique transatlántico se acaban de recibir noticias telegráficas. Una pasajera, la Srta. Naegle, poseída de un repentino acceso de locura, arrojó al mará un niüito que jugaba á su lado. La madre del niño, Mme. Buroski, que es taba aSlí próxima, no pudo impedir ¡s desgraícia. Se lanzaron los botes al agua, pero inútilmente; no pudieron recoger al niñoLa madre venía de Rusia, para unirse en América con su esposo, que es un desterrado política. R En el jardín han sido descubiertos muchos huesos humanos casi calcinados, El acusado no ha hecho confesión alguna. pero mejor estaría si usara el Petróleo Gal. DE BILBAO POR TELÉFONO MIÉRCOLES, 2 1 3 M. BIBLIOGRAFÍA Recomendamos á nuestros lectores C a l l e j a la cual cada semana ofrece á sus lectores una novela preciosa de los autores más célebres. En el presente ario ha puesto á la venta los 35 tomos, de 3oo á 400 páginas cada uno, cuyos títulos van á continuación, todos con pastas fuertes y bonitas, al increíble precio de 8 0 c é l l t i SMOS. Es la Í S s M i O t e c a más barata de España. Títulos de las novelas publicadas: Jacolltoi. -El crimen del molino de Usor. Souvier. -Collette ó la Cayenita. JVoir. -La reina de los gitanos. Salgarí. -Los pescadores de ballenas. Salgarí. -Invierno en el Polo Norte. Vevalt. El juramento de Lagardere. Fevatt. -Aurora de Nevers Veuillet- -La novela de un joven pobre. Toudouze. -Las pesadillas. Salgarí. -La soberana del campo de oro, Salgari. -El rey de los cangrejos. Delot. -El parricida. Helot. -Lubin y Dacolard. fflerouvel. -El bazp. r de San Germán. Canivet. -Hijo del mar Salgarí. -Los náufragos del Liguria. Salgarí. -Devastaciones de los piritas. Silvestre. -Rosa de Mayo. Pont Jes? -De princesa á modelo. Vast- 7 iccuard. -Conflicto entre dos amores, Salgarí. -Sandokan. algari. -La mujer del pirata. 7 ¿nne et Delisle, -Aventureros del crimen. Éernard. -La piel del león. Mbottt, -El hombre de la oreja rota. J omi Hevillon. -El proscripto. Basnacb. -Yerros policíacos. Tvthey. -Malambo. Fbnson du Terrait. -Diana de Lancy. V ialon. -El hombre del perro mudo. Salgari. -Los estranguladores. Salgarí. -Los dos rivales. Walter Scott. -Quintín Durward (a tomol) Ponscit du Terrail. -El eapitán Coquelicot. Más detalles, en el catálogo que se regala en ca librerías. Editor, S a t u r n i n o C a l l e j a Valencia, s 8, Madrid. ista de una causa. Ha continuado la vista del proceso por asesinato del alcalde interino Abanto y Ciérvana. El Jurado dictó veredicto de culpabilidad á las doce de la noche. Hoy prenunciará sentencia el tribunal de derecho. V U n embargo. casa de esta capital, ComA la conocida pañía Bilbaína de Navegación, le han sido embargados por el Juzgado seis buques, como garantía de una fuerte suma que la adelantó el Banco de Bilbao. TTrust naviero. La Prensa acoge con aplauso la idea de la formación de un trust de navieros, en que se reúnan todas las Compañías marítimas de este puerto. -Terán. CASA DE INFANTICIDIOS POll TELÉGRAFO 1 ondres, 2 1 9 m. Telegrafían de Leeds que reina entre aquel vecindario extraordinaria excitación por haberse descubierto que en! Cssa de Maternidad de aquella población, lejos de atender y cuidar á los recién nacidos que se la confiaban, eran éstos quemados y enterradas sus cenizas después. El director de! establecimiento encargado de la asistencia de los pacientes cobraba honorarios considerables. Uno de sus cómplices, que ha sido detenido, se envenenó en la cárcel. Una criada del Asilo da horribles detalles de Sos crímenes que allí se cometían. Entre otros, refiere que observando que era quemado en la cocina el cuerpo de un niño, preguntó al doctor por qué hacia aquello, y éste Ja respondió: Es que no! os entierro á todos, ¿comprende usted? Otro sii viente ha declarado que el director habí. qiin irin 1- i q. NOTICIAS 1 o sentimos. Ayer ha sido denunciado nuevamente nuestro querido colega La Correspondencia de España, por repetir las afirmaciones que hizo en su número de ayer, motivo de la anterior denuncia. Soriano, padre genial de b patria, no está ma! 274 BIBLIOTECA DE A B C en que se encontraba, ni la aparición de un tigre la hubiera asustado. Entretanto que absorta en su dolor, extraña á todo, olvidando hasta el siniestro lugar en que se encontraba, contemplaba á su compañero, se había formado frente á ella, á unos diez pasos, un extraño grupo. Unos hombres de aspecto raro, de aspecto espantoso, iban acercándose poco á poco sin hacer más ruido que el que hacen los felinos al acechar á su presa. Eran quince, casi desnudos, altos, muy delgados, de piel amarillenta cubierta de placas terrosas, uniformemente sucios y repugnantes, que contemplaban á la joven y á su comoañero Mn decir una palabra ni hacer un gesto. Llevaban á la espalda una especie de mochila, que contenía, indudablemente, sus provisiones. Jóvenes y viejos tenían el mismo aspecto miserable y de sufrimiento; pero su impasibilidad no denotaba sentimientos feroces. El color de su piel era semejante al de la de los malayos; pero se podía advertir que los del grupo pertenecían á dos razas distintas. En efecto, unos tenían el tipo negro acentuado, con cabellos lanosos, encrespados, y Otros los tenían largos, rectos y ondulados. Iban armados con parangs, sables de puño muy grande, con gofaks, Cuchillos anchos, y unos arcos largos con flechitas envenenadas. Después de algunos minutos de muda contemplación, habláronse al oído, en voz baja, cuchichearon, gesticularon señalando con el dedo á los jóvenes náufragos, y pareciendo como si animaran para avanzar hacia ellos á uno, viejo, de barbilla blanca. Este se resistía vivamente. Entonces el capitán dio un profundo suspiro, abrió los ojos, vio á su compañera que sonreía tristemente, se fijó en el grupo de salvajes, y dijo alarmado: ¡Ana, hermana mía, los hombres de los bosques! TERCERA PARTE LA GRAN OBRA Uraves noticiai, -Descontento del personal del Sr. Síntesis. -La Gran Obra comprometida- -No hay carbón vegetal. -El Doctor quema sus naves. -Provisiones convertidas en combustible. -No se comerá. -Perturbaciones submarinas. -El contramaestre Pornic. -El maestro acusado de hablar con los espíritus -Pornie zozobrado moralmente y dormido físicamente. -El Dr. Síntesis combate los síntomas de rebelión. -Hola, capitán, ¿qué novedades hay? -pregunto el D r Síntesis á Cornelis van Schonten, apenas el comandante interino del Ana apareció precedido por un bhíl. -Muchas cosas, maestro, demasiadas cosas A despecho de su habitual sangre fría, van Schonten estaba tan emocionado, que el Sr. Síntesis lo notó inmediatamente. -Parece que está usted preocupado, y eso no es bueno para un marino que no debe olvidar su divisa JKihil mivari: no asombrarse de nada. -Es que las circunstancias en que nos encontramos son graves, muy graves. ¿Acaso se ciernen nuevas amenazas sobre el labora torio? ¿Acaso está comprometida la Gran Obra? -No se trata del laboratorio ni de los trabajos de fisiología. -Pues lo demás no me importa. -Sin embargo, los asuntos de que tenga que hablar