Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 21 DE NOVIEMBRE DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN 2. y más fuerte, puesto que sus torres se quedaban en píe cuando todos los otros edificios ostentosos se derrumbaban. Y apenas se mueve allí un pozo ó un tabique, cuando ruedan olas de oro, vestigio de nuestro pasado y soberbio imperio colonial. Mientras rueden esas olas de oro, saltando por sorpresa de cualquier rincón del continente- ¿qué duda cabe? -habrá siempre túneles que se horadan febrilmente y que se hunden, habrá ojos europeos que miran á la lejanía soñando, habrá pueblos que se vacían, muchedumbres que van al través del misterio en busca de la joya dorada, Leed, lectores, leed los telegramas y los anuncies. j M SALAVERRiA Todos los buques tienen, además de la consignación corriente, 111 mes en suspenso. El total de las fuerzas de Infantería de Ma riña que lleva la escuadra es de 400 hombres. De fuerzas de tierra no lleva ni un solo soldado. POR TELÉGRAFO (DE NUESTROS ConHBSPOKSALBs) LA CUESTIÓN DE MARRUECOS ANTECEDENTES la hora de escribir estas líneas en los círculos políticos se acentúan los rumores pesimistas, á proposito de la situación en Marruecos. Corresponde al telégrafo, que funciona incesante entre las capitales de Europa interesadas en la Conferencia de Algeciras y el norte de Marruecos, dar cuenta de cuanto allí ocurre, pero toca á nosotros aclarar los orígenes de los sucesos que acaso en plazo breve han de desarrollarse en e! Imperio marroquí. Aunque Europa entera tiene noción perfecta de la anarquía que agita á las tribus más fuertes del Mogreb, y de que las órdenes del Emperador no son acatadas por sus subditos en cuanto pugnan con sus creencias, con su tradición y con su odio á los europeos en general y á ios franceses en particular, es creencia predominante que el estado de sobreexcitación violenta que en estos últimos días se observa entre los moros, depende de que el Gobierno marroquí se niega ahora á aceptar las reformas impuestas por la Conferencia de Algeciras y que deben comenzar á regir desde los primeros días del año próximo. Y semejante opinión no es completamente exacta, aunque se apoya sobre hechos ciertos. El emperador de Marruecos fue uno de los primeros en ratificar el protocolo de la Conferencia, gracias al decano del Cuerpo diplomático de Tánger y ministro de Italia, Sr. Malmusi, que desde Fez supo vencer rápidamente los escrúpulos y la resistencia del Maghzen. Desde entonces no han cesado los rumores atribuyendo al Gobierno sherifiano ciertas reservas mentales unas y expresas otras para la aplicación del protocolo. En efecto, el Maghzen ha intentado repetidas veces rectificar el alcance de ciertos artículos del protocolo, y con carta dirigida el 5 de Agosto al ministro de Estado, D PíoGullón, por el Sr. Malmusi, le remitía éste, á título oficioso, una nota, en la que se expresaban ciertas observaciones y deseos del Gobierno marroquí. La misma forma de la comunicación bastaría para quitarle toda importancia diplomática, aunque no por eso el hecho pierda su relativa gravedad. La nota de Ben Sliman indica claramente los puntos objeto de sus veleidades de resistencia, que en su mayor parte son secundarios. El Gobierno marroquí desearía que el comercio de armas de lujo sea exclusivamente reservado á ios moros, que los intereses del Banco marroquí se calculen sobre las cantidades percibidas por el Tesoro, que no se rebajen los derechos de exportación sobre los cereales y que se estipule con toda claridad el carácter temporal del comité de Aduanas. Las observaciones de mayor alcance se refieren á la Policía. El Maghzen quisiera precisar el carácter puramente policíaco de las funciones del inspector general; desearía que los instructores extranjeros procediesen de Argel ó de las plazas españolas en África y que al cabo de cinco años pudiesen ser substituidos por marroquíes. asía aquí ¡as reclamaciones del Emperador, A formuladas después de la firma del protocolo, y desprovistas, por tanto, de eficacia para monearlo, pero bastantes seguramente para que el Raisuli y los demás agitadores puedan explotar á sus anchas entre sus adeptos, estas resistencias y estos arrepentimientos tardíos del Magh- NUESTRA INFORMACIÓN I o que dicen los ministros. Al llegar los ministros al Congreso fueron preguntados acerca de la reunión que habían celebrado á medio día, y de la cual dábamos ayer noticia. El Sr. Dávila contestó afirmativamente, añadiendo que había recibido un despacho del gobernador de Cádiz manifestándole que esí aba embarcando en San Fernando, y á bordo del Pelayo, un batallón de infantería de Marina con destino á Tánger. El ministro de Marina manifestó que no es exacto que el Gobierno español, siguiendo las indicaciones del francés, haya dispuesto el envío á Tánger de la escuadra española con fuerzas de desembarco, Lo que ocurre, dijo el Sr. Al varado, es que, cuando los sucesos de Arcila, el Gobierno español envió allí al María de Mohna, y posteriormente á Tánger al Princesa de Asturias; pero como Francia ha enviado á Tánger el Jeanne d Arc y el Galiíée con 5oo hombres de desembarco, para que nuestras fuerzas navales no estén en condiciones de inferioridad, saldrá de Cádiz á Tánger el Pelayo, acompañado tal vez de algún aviso ú otro buque pequeño con un batallón de infantería de Marina, que estará á la expectativa para el desembarco, por si fuese necesaria una acción común con Francia. Con el ministro de Marina estuvieron largo rato conversando en su despacho el jefe de la Sección de campaña, el inspector general de Marina, el intendente general del ministerio y el jefe del Cuarto militar de S. M el Rey, señor Bascaran. Las fuerzas de infantería de Marina- cuya organización se ha dispuesto, suman 1.000 hombres. de hoy. Esta madrugada han salido de Cádiz para Tánger el acorazado Pelayo y el cañonero Doña María de Jfíohna, llevando á bordo un total de 400 hombres de Infantería de Marina. Esos buques, según POS han dicho en el ministerio de Marina, llevan solamente 400 hombres, y no 2.000 como han asegurado los periódicos, y no constituyen fuerzas de desembarco, sino que permanecerán á bordo á la expectativa de lo que requieran las circunstancias. El ministro por su parte ha desmentido las dificultades supuestas por un periódico en lo referente á la salida de los buques. Y la mejor prueba de la inexactitud de esos datos, ha agregado, es que tanto el Princesa de Asturias como el Pelayo y todos los demás han salido en cuanto han recibido la orden de efectuarlo. C 7 mbarco de tropas. San Fernando, 20, 5 t. Toda el día se ha estado trabajando con gran actividad, aprovisionando los buques y organizando ei batallón de infantería de Marina que manda el teniente coronel Cardiel. La población presenta el mismo aspecto que cuando salían, hace diez años, las expediciones militares á Cuba. A las cuatro ha salido de San Carlos par La Carraca el batallón citado, que embarcó en el Infanta Isabel, el ual zarpará en seguida con, rumbo á Ceuta, Tánger ó Mogador. Al embarcar las tropas, el pueblo las ovacionó con entusiasmo. En este momento se prepara para zarpar el María de Molina, I o que dice un marino. Cádiz, 20, 11 n. Reina gran expecta ción ante IQS preparativos militares que se hacen con motivo de los suceso 3 de Marruecos. El capitán del vapor J abal, llegado esta tarde, ha dicho que en Tánger reina gr m excitación, por hallarse el Raisuli á las pueitas de la ciudad, rodeada de numerosas tropas. Han aumentado los temores de un ataque k la plaza, ataque que se complicaría con la intervención del numeroso elemento marroquí afecto al Raisuli, que existe en la población. El domingo ocurrió que por un accidente fortuito apagóse el alumbrado publico, y SÍ originaron carreras y sustos. I a escuadra. 7 Están preparados para zarpar el Extremadura, el Infantaísabel y eXMaita de Mohna, Este arbolará la insignia del almirante Mandará la escuadra el general Morgado, el cual ha dispuesto que el vapor Laracbe embarque el regimiento de Álava. Dícese también que desde Tarifa marchará el batallón de Segorbe. Circulan noticias estupendas que producen alarma general. Lo cierto es que se ignora cuál sea la causa de estos sucesos. -Jlljabelo, C n la Cámara inglesa. TM Londres, so, 8 n. Tratando de 1 a cuestión de Marruecos, ha declarado M r Grey en la Cámara de los Comunes que la policía regu lar que se menciona en el acta de Algeciras no quedará terminada hasta que no sea ratificada dicha acta, lo cual se hará en breve. Añadió que los desórdenes que ahora ocu rran serán dominados por las medidas que adopten los Gobiernos de las dos naciones más interesadas en Marruecos. I a escuadra inglesa. Gibraítar, 20, 9 n. El almirante May, jefe de la escuadra inglesa del Atlántico, ha recibido orden de prepararse para salir con todos los buques, para Tánger, al primer aviso. T oticias de Le Temps. París, 20, 10 Telegrafían á L Temps, desde Tánger, que según informes de personas que llegan á dicha ciudad, procedentes de Tafilete, los rumores que han circulado sobre los ataques que se preparan contra lo: franceses, son exagerados. Según estos informes, la agitación en Tafilete carece de organización y no puede ser calificada de guerra santa. Reconócese que los espíritus se hallan sobreexcitados contra los franceses y ía! vez sean atacadas sus tropas poique se los juzga poco