Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES 20 DE NOVIEMBRE DE 1906. PAG. 11: EDICIÓN i. B guez, ae cinco, y Leonor García, de cuatro, y el niño Eugenio Fernández, pronunciaron ante las Reales personas sentidos discursos de bienvenida, que fueron escuchados por Sus Majestades y Alteza con sumo interés. El capalián del establecimiento, D Antonio Chacón, en nombre de todos, saludó á las regias visitantes. Sor Rita, la popularísima y bondadosa superiora del Asilo, explicó á S. M la Reina Victoria el origen del Asilo y su funcionamiento. S. M expresándose en perfecto castellano, tuvo frases de elogio para sor Rita y para ios pequeñuelps, á los que acarició con maternal solicitud. Los asilados dieron entusiastas vivas! á las Reinas, á la infanta María Teresa y á sor Rita. Durante la visita fue presentada a Ja Real famila Juliana Algarrobo, una muchacha de dieciséis años, natural de Vüllarrubia de Santiago, manca de nacimiento, que hace con los pies varias y delicadas labores femeninas. Es autora de un bordado en cañamazo, que representa el retrato de los Reyes. Juliana Algarrobo fue muy felicitada por S S M M Acompañaban á la Reina madre la marquesa de Santa Cristina, á la Reina Victoria la de San Carlos, y á la infanta María Teresa la con desa de Mirasol. Tanto al llegar como al salir, las Reales personas fueron vitoreadas por el numeroso público que se hallaba estacionado en las imediaciones del Asilo. nuevos. Composición de losde fuera á dentro, se enExaminándolos cuentra en primer término 1 cascara, formada casi en su totalidad por carbonato calcico- -la misma substancia que constituye el mármol y la piedra de cal, -algo de fosfato calcico que forma también los huevos, y pequeñas cantidades de otras subtancias; inmediatamente debajo de la cascara y adherida á la caira interna de ella, se encuentra una película semitransparen te de composición semejante á la de los cuernos y la lana, que se llama membrana coquillera, y, encerrada en ésta. U parte comestible dividida en dos porciones: una, transparente, incolora, la clara, formada por un 12 y medio por j o o d e la substancia que tantas veces hemos mencionado con el nombre de albúmina disuelta en 86 por 100 de agua juntamente con pequeñas cantidades de otras substancias; y, la yema, más consistente y de composi ion más compleja, en la que hay otro albuminoide en cantidad de un i5 por 100, disuelto con 5i por 100 de agua, un aceite esoecial llamado de yema de huevo y otras materias grasas y minerales. Como por lo común el peso de la clara es doble que el de la yema, y la cascara pesa una tercera parte que esta última, resulta que un huevo de regular tamaño que pese alrededor de dos onzas, contendrá próximamente siete gramos de materias albúminoideas asimilables, é igual peso de carne tendría de 10 á 11 gramos. A Iteraciones. Los huevos recién puestos están completamente llenos por la clara y la yema, pero cuando permanecen en el aire, el agua que contienen en su interior empieza á transformarse en vapor y atraviesa la cascara, que es muy porosa, haciendo que cada día pierda el huevo de su peso poco menos de lo que pesa un grano de cebada, y al mismo tiempo el aire exterior por el mismo camino penetra á llenar el espacio desalojado por el agua y así se verifica que á los tres ó cuatro días ya puede advertirse cierto espacio vacío que se llama cámara de aire ó corona, y ésta es la principal causa de alteración en los huevos; si por circunstancias de temperatura ú otras, no se desenvuelven en el interior gérmenes capaces de provocar fermentaciones pútridas, el huevo no experimenta otra alteración que la de continuar 1 perdiendo su agua, y acaba por, desecarse completamente, para lo cual se necesita que transcurran unos dos años; pero si tales gérmenes han llegado al interior y la temperatura favorece su desarrollo, se produce la mencionada fermentación pútrida, originándose un gas de olor fétido característico de los huevos podridos y la p r e sión que ejerce acaba en muchos casos por romper la cascara derramándose un líquido turbro, amarillento y repugnante por extremo. Mientras el huevo permanece íntegro, no es muy fácil que se produzca esta fermentación, pero es inminente si, rota la cascara y rasgada la membrana, se desgarran también las celdillas en que está contenida la clara. evaporación del agua, porque, en efecto, Ult huevo recién puesto esta completamente lleno, y hasta los tres ó cuatro días no se percibe la corona ocupada por el aire, mientras que el añejo habrá tenido tiempo de perder mucha agua y contendrá en su interior tanta mayor cantidad de aire cuanto mas viejo sea; si en una habitación obscura ponemos el huevo de lante de una bujía encendida y le miramos al trasluz, cuando esté fresco veremos la clara llenando todo el huevo, transparente y fluida; si es añejo, se verá un espacio vacío en el ex tremo más grueso, pero transparente también, y si está podrido se verá la clara opaca en todo ó en parte; pero este medio de reconocimiento, que es rápido y seguro para las personas experimentadas, es poco útil paralas que no lo son, porque aprecian con dificultad estas diferencias. El calor nos da también medios de distinguirlos; pero tiene el inconveniente de que el huevo ensayado sólo sirve para emplearle inmediatamente y no para todos los usos; si en una gran cantidad de agua que está hirviendo introducimos de pron o un huevo fresco, la cascara de éste se rompe indefectiblemente porque, como es sabido, el calor dilata los cuerpos, los líquidos son poco comprensibles, y al dilatarse los del huevo por el calor, no pudiendo resistir la cascara la presiói que se origina, se rom. pe; pero si es añejo no se romperá, porque habiendo ya cierta cantidad de aire en el interior, como éste es muy comprensible, al dilatarse los líquido el aire se compsime, la presión que se desenvuelve es mucho mas. pequeña y la cascara puede resistirla. Con acercarlas simplemente al fuego pueden también conocerse, porque los frescos se humedecen ligeramente al principio por fuera, y los añejos permanecen secos. Existe, por último, un procedimiento que no presenta ninguno de los inconvenientes señalados y que nos permite no sólo distinguir los frescos de los añejos sino juzgar de su antigüedad relativa; consiste en disolver en cierta cantidad de agua sal común hasta tener un líquido en el cual si sumergimos un huevo que sepamos seguramente que es fresco, le veremosbajar hasta el fondo con extremada lentitud, y sumergiendo en el mencionado líquido los que deseamos ensayar, veremos bajar al fondo ios frescos y quedar flotando los añejos con una porción fuera del agua tanto mayor cuanto más viejos sean. Si los vemos flotar en el agua pura sin haDer la añadido sal, indicará no solamente que son muy viejos, sino que están podridos. La explicación de estos hechos es muy sencilla: cuando el huevo es fresco, ya hemos dicho que pesa mas que cuando es añejo, y como el volumen no varía, si le umerg ¡mos en un liquido de tal densidad que cuando tiene todo su peso esté á punto de notar, en cuanto este peso disminuya algún tanto, flotará. Bien quisiéramos dar algunos detalles sobre la preparación del líquido de prueba, etc. pero nos lo veda la falta de espacio. F. ALONSO MUERTE DE CASTRO POR TELÉGRAFO York, 19, 1 t. La Tribuna confií ma. que el presidente de la República de Venezuela, general Castro, ha fallecido. VULGARIZACIÓN CIENTÍFICA LOS HUEVOS os huevos como alimento. No debemos vacilar en admitir los huevos ocupando el segundo lugar como alimento sano, nutritivo y de fácil digestión, ya que el primero debe concedérsele á la leche; pero existe entre uno y otro la notable diferencia de que mientras la leche tiene en las convenientes proporciones todos los elementos necesarios para nutrir al hombre, en el huevo predominan Jos compuestos nitrogenados ó albuminoideos, y sólo hay, que podamos considerar como alimento respiratorio, pequeñas cantidades de grasas, á todas luces insuficientes para llenar las necesidades del organismo humano; no es posible, pues, alimentarse exclusivamente de huevos, pero de tal manera se prestan á la asociación con todas las- demás substancias alimenticias, que resulta sumamente sencillo preparar con ellos alimentos completos de infinita variedad de formas, que pueden acomodarse á todos los gustos y á todas las necesidades. Cierto que las carnes gozan de gran poder nutritivo y no faltará quien opine que debe ponérselas en primer lugar, porque en ellas hay del 20 al 25 por 100 de albuminoides, y no llega a! 14 en los hue. vos; pero éstos tienen la ventaja de que por la forma especial en que dichas substancias se encuentran, son más fácilmente atacadas por los jugos digestivos, de modo que si bien la carne nutre más, los huevos nutren mucho y se digieren mejor y la leche supera á ios huevos, porque nutre de una manera perfecta. Son comestibles los huevos de casi todas las aves; pero sólo las de corral son las que suministran los que vienen al mercado, y, en realidad, ¡os de gallina son los únicos que deben llamar nuestra atención- L T Veterminación de la antigüedad de l o s huevos. Todo el mundo sabe de cuan distinta manera se aprecian en el mercado y la diferencia que existe entre los huevos frescos ó recién puestos, y los que ya llevan algún tiempo depositados, resultando de aquí la conveniencia de estudiar ¡os medios de distinguir unos de otros y aun determinar su antigüedad relativa, Dicen algunos que los huevos frescos son siempre de cascara blanca, como traslucida y brillante; pero este carácter, además de ser insuficiente, es necesario desecharle por completo, porque los de ciertas razas de gallinas no son nunca blancos, y el brillo le conservan algunos mucho tiempo; los caracteres más seguros para la determinación que nos ocupa, los sacamos del hecho señalado en el oárrafo anterior ia) C n el Asilo de las Lavanderas. Por separado damos cuenta de ¡a visits que las Reinas doña Victoria y doña María Cristina hicieron ayer al A silo para los hijos de las lavanderas pobres, y durante la cual obtuvimos la fotografía que figura en primer lugar en nuestra información gráfica de hoy. Catástrofes ferroviarias nuestros lectores e 1 No habrán olvidado audaz golpe de mano de los terroristas rusos, que, para robar medio millón de rublos que conducía un tren, destrosaron: con una bomba