Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 20 DE NOVIEMBRE DE 1006 P G 7 EDICIÓN 1 EN EL ASILO DE LAS LAVANDERAS í V MADRID VISITA DE SS. MM LAS REINAS DOÑA VICTORIA Y DOÑA MARÍA CRISTINA Y DE S. A. LA INFANTA DOÑA MARÍA TERESA A UNA DE LAS CLASES DE NIÑAS DEL ASILO, EN LA TARDE DE AYER Fot A B C pues por que no han de ganar pa mantenerme, contesta? ¡Porque no debe ser eso! ¿U es que el modernismo lleg 1 a que mientras tú te pases la noche haciendo calceta y fregando cuatro platos, tu esposa esté en la taberna jugando al tute ú la brisca dos reales de gallinejas? jNo tenemos ya bastante con que cuatro locas de esas se hargan disfrazao de guardias, y obreros, y si se tercia de cevjles; pues entonces qué mas pedimos, contesta? ¿Es que sernos todos unos? ¡Vamos, esto da vergüenza! Vete a mi mujer con votos y con tonterías de esas, con siete chicos pequeños, que tién que dir á la escuela, y el apetito que calzan, y mi jornal que no llega; vete á mi mujer con votos, con lo que lava y remienda, y con lo que estudia el algebia pa estirar cuat. o oeseus. ¡A las mujeres con votos; vamos, Simeón, tú sueñas! Pues si á la mujer la quitas ese no sé qué que lleva, y ese pudor que te atrae, y ese encanto que marea, y el aquel de que te cose, y el aquel de que se esmeíi en zurcirte, y en guisarte, y cuidar de los chaveas y enseñarles la doctrina como las madres la enseñan, ¿qué nos dejan pa nosotros, vamos, dime, qué nos queda? Si te quitan la alegría je mirarlas y quererlas, porque su candor te atrae, y sus sonrisas te alegran, y sus andares te chiflan, y sus miradas te queman, y sus palabran te saben más dulces que la jalea, si te quitan eso, dime, á que te mueres de pena. Si la mujer ha nacido pa alegrar nuestra existencife, si han nacido pa nosotros, como nosotros pa ellas. já qué quitarlas encantos? ¿a qué quitarlas bellezas? Muy justo que nos ayuden, pero en lo suyo, ¿te enteras? no en los oficios del hombre, que el hombre ya desempeña: el votar y la política, y la patria y su defensa, y el tabaco, y el fumar, y el beber en la taberna, pa los hombres solamente; justo es que los hombres huelan á lo que son, á tabaco. ¡Muy bien dicho! -Y a las hembras ¡las caricias, el amor, las palabras zalameras, los mimos, las ilusiones, el dinero que te llevas los sábados del taller, tu sudor y tu existencia; los trabajos pa nosotros, las alegrías pa ellas; la política pa el hombre, y nuestro amor pa las hembras, y aquí paz y después g oria, y amén Jesús y T (equiescam. AMONIO CASERO