Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 AÑO CUATRO N U M 676. CRÓMICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. g? MADRID, Tú? DE NOVBRE. DE 1900: NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS de comodidad de que ahora acostumbran á rodearse los que cultivan e! sport cinegético Los cazadores deben embarcarse una hora por lo menos antes de amanecer, con objeto de dirigirse en lanchas especiales á los puestos, en los cuales, y dentro de las mismas lanchas, han de permanecer ocultos éntrela espesura formada por los cañaverales y los carrizos hasta las primeras horas de sol en que las aves remontan su vuelo, iniciándose entonces la tirada, que suele terminar á eso de las doce de la mañana. En el centro de las lagunas nay un gran islote, llamado isla de los Asnos, en el que está situada la casa de los cazadores, edificio de una sola planta y de rudimentaria construcción, en el cual se hallan instalados los dormitorios, un espacioso comedor y la cocina, provista del hogar típico de las casas manchegas, muy capaz para contener una respetable cantidad de leña. Entre los cazadores ilustres que han tenido en arrendamiento las lagunas, figuran los generales Prim y Milá del Bosch y los duques de Alba y de Tamames; en la actualidad, la Sociedad arrendataria está constituida por los señores duques de Arión, Bivona y Castillejos, y conde de Santa Coloma, que son los que han invitado á S. M. N J es ésta la primera vez qU ¿h a n asistido á las tiradas cazadores de estirpe Real, pues en el año 1884, uno antes de morir, tomó parte en ellas el malogrado Rey D. Alfonso XII. Era á la sazón presidente de la Sociedad D Ricardo Becerra Bell, y socios propietarios D. Martín Gerez y Soria, y D Vicente Nuñez de Prado. El Rey salió de Madrid en la mañana del 12 de Diciembre del citado año, acompañado del duque de Sexto y de! Dr. Camisón, y á las cuatro de la tarde llegaron á la isla de los Asnos, en la que esperaban al Monarca los señores Danvila, Becerra Bell, Udaeta, Pedreño, López Bayo, Barrio, León, Comba y conde de la Puebla, invirtiendo la tarde en recorrer aquellos deliciosos parajes y en hacer conjeturas respecto á la cacería, hasta que llegó la hora déla comida, que fue servida por Lhardy. La tirada tuvo lugar en la madrugada del día i 3 y D Alfonso dio la señal de romper e) fuego, disparando el primer tiro de su escopeta contra un hermoso pato, e) cual dio una vuelta en el aire y cayó muerto al agua. El Rey, que ocupó el puesto denominado Tortosa y llamado desde entonces Puesto del Rey, se retiró temprano; hizo 344 disparos y mató 132 piezas de las que se cobraron 104, porque las 28 restantes cayeron entre las espadañas y los carrizos y, como acontece en tales casos no pudieron cobrarse. A la una de la tarde, en el mismo día i 3 se dio por terminada la cacería, y una hora más tarde el Rey, con las personas de su acompañamiento, salió para Daimid y Madrid y llegó al Real Palacio á las nueve y media de la noche, muy complacido de tan grata expedición cinegética. MADRID AL DÍA De larigor de otoño fue el día, especialmente tarde. Cieío pardo, viento más que fresco y temperatura al unísono; ni hecha de encargo á gusto de empresas de cinematógrafos y teatros podía darse una jornada más desabrida. Al mediodía se tomó el rico sol en Jaecera de la calle de Alcalá; pero por la tarde no hubo que tomar más que un cierzo fino contra el cual podían poco las solapas de los gabanes y los embozos de las pocas capas que quedan por el mundo. El Rey marchó á cazar á las lagunas de Daimiei. El Senado quebrantó el descanso dominical para discutir el Tratado de comercio con Suiza. No faltó á la ley de Dios sólo en ese precepto. Porque un señor senador le llamó Cámara de ancianos los ancianos protestaron. Pecado de vanidad, de coquetería, de soberbia, de lo que ustedes quieran, pera, al fin, pecado. La política anduvo revuelta, y no por culpa del Senado, sino por la dichosa ley de Asociaciones que está dando que hacer más de lo necesario. Las noticias sensacionales vinieron de fuera: una bomba de dinamita en San Pedro de Roma; palos y tiros en Barcelona. Los carlistas se reunieron en el consabido fraternal banqueteB para festejar el último cito oratorio dtl Sr. Vázquez Mella. Pero hubo brindis, y el del festejadof de una hora. Del crimen misterioso, más misterio que nunca. De sucesos, un choque de varios tranvías con un carro en el camino de Carabanchel, del cual choque no resultó, afortunadamente, el número de v. íctimas quc se dijo en un principio; una reyerta con el consiguiente uso de la noble navaja, y la detención de unos jóvenes que desde tierra de Salamanca vinieron á Madrid en los topes del tren. Y vinieron á Madrid por equivocación, porque pensaban irse á Andalucía. Viajar así y en noches como las que disfrutamos, no merece la prisión; merécela cruz laureada ten, como D. Juan Tenorio y D. Luis Mejía, quiénes tienen en su cuenta mayor número de muertos, heridos graves, leves y contusos, motines y desórdenes; mientras mayoría y minorías están pendientes de que la Comisión del proyecto de ley de Asociaciones se ponga d acu- erdo con el Gobierno sobre los puntosr, de un dictamen que, si se discute, que no se discutirá, y si se aprueba, que no se aprobará, nc ha de llegar á ser ley, duerme el sueño de los justos en el cesto de los papeles viejos una exposición que la Asociación nacional del Magisterio primario ha elevado á las Cortes hace quince días. Esta exposición es un testimonio elocuente de lo que constituye baldón y ludibrio del Estado, desdicha inmensa de España y prueba irrefutable de la esterilidad de las Cortes. Hay en esa exposición datos aterradores. Existen en España 20.710 escuelas oficiales de primera enseñanza. Hay para esas escuelas 20.710 maestros que cobran de 5oo á 825 pesetas de sueldo anual. Otros 5.000 maestros tienen de 1.000 á 3.000 pesetas (de este último sueldo sólo hay 20, y éstos en Madrid) Las 20.710 escuelas citadas tienen de y 5 i 100 pesetas de asignación anual para material de todas clases, para reparación del mobiliario, para aseo, para higiene y para todos los demás gastos. Son, y no pueden menos de ser esas escuelas, minas inagotables de tuberculosis, raquitismo y envilecimiento físico. España tiene que ser así, sin remedio, el país de los analfabetos ó el de los raquíticos y tuberculosos. Pues bien; esa exposición que refleja con su cifras un estado doloroso de miseria moral y material, no ha merecido fijar la atención délas Corte De estas Cortes que escuchan impasibles la denuncias del Sr. Llorens sobre los abusos que se cometen en la administración pública; que se extasían ante los dimes y diretes de dos partidos sobre quién de ambos lo hace peor, y que están pendientes del dictamen de una Comisión para discutir un proyecto de ley que enardece á los unos en la defensa y á otros en el ataque sólo por el hecho de ser radical. Pues esas Cortes merecen ser disueltas, y no por díscolas por indisciplinadas, por irresolutas ó por lo que alegase Moret para pedir su disolución Merecen ser disueltas por inútiles, por estériles, por constituir un poder que desdeña R ECUERDOS- LA CACERÍA REGIA L A G U N A S Las famosas lagunas D E D A 1 M Ü T d e D a i m i e l- ¡tuadas en la provincia de Ciudad Real y no lejos del pueblo de que toman el nombre con que más comunmente son conocidas, constituyen uno de los más importantes cazaderos de España. Su nombre en el país es el de Tablas del Gi guela, por hallarse próximas al punto en el que el río Gigúela vierte sus a juas en el Guadiana. Sus espesos carrizales son abundantes criaderos de aves acuáticas de diversos géneros, entre las cuáles predominan los patos y de éstos las especies designadas con los nombres de azules, zarcetas y paletos. 1 A S que desprecia las más grandes y perentorias necesidades de la nación. A B C EN MARRUECOS f A DEMOSTRA- Durante cuarenta y ocho horas C 1O N NAVAL nos de la los maríescuadra inglesa del Atlántico, han trabajado sin descansar, aprovisionando los buques que componen esa flota, para hacerse inmediatamente á con rumbo á Marruecos. Repletos ya sus almacenes y bodegas, dispuesto todo, enarbolada la bandera indicadora de salida, una nueva orden, transmitida por telégrafo, vino á suspender la marcha, y la escuadra continúa en Gibraltar hasta nuevo aviso. Ignoro lo que tramarán en las csncilierías. Sí declaro que ha llamado mi atención ver re- Existe también en las lagunas pesca en abundancia y san famosas tanto por su tamaño. Como por su sabor especial, las carpas que se crían en sus tranquilas aguas. Dada la índole especial de la caza y las hora? n que es preciso efectuar las tiradas, no Ofelias apetecibles condiciones ¡ESTAS CORTES... A l íentras el Congreso permanece npasible ante las denuncias del Sr. Llorens sobre la manera de mal otar tos Gobiernos el dinero de la nación en hacer Marina para que no la haya; mientras liberales y conservadores discu-