Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C DOMINGO 18 B NOVIEMBRE DE 1006. PAG. 8. EDICIÓN j Todas las mañanas, antes de poner los coches en circulación, debe desinfectarse el inte- i rior de los mismos con los vapores de formalina y, por úitimo, todos los coches debieran llevar adosado cerca del techo un frasco- pulverizador lleno de disolución sublimada al i por i.ooo, para con él practicar una amplia pulverización del interior del carruaje, cada vez que éste quedase desalojado de pasajeros al llegar á V estación terminal de cada viaje. a De este modo, la desinfección de los tranvías sería altamente beneficiosa para garantir, en lo posible, la salud de los que utilicen este medio de locomoción. El gobernador ó el alcalde, ó quien tenga el deber de velar por la salubridad pública, haría una buena y humanitaria obra exigiendo á las Empresas de tranvías la práctica rigurosa de h desinfección que dejo enumerada. DR. CORRAL Y MAJRÁ Ingenieros y del Cuerpo general de la Armada. A la hora indicada, y obtenida la venía de la representación del Rey, se dio fuego á una caseta de madera embreada, y cuando el voraz elemento había hecho presa de aquélla, se hizo funcionar el aparato extintor, quedando sofocado el incendio en menos de ua minuto. La segunda experiencia consistió en apagai una chimenea, obteniendo el mismo resultado. La última prueba, que resultó la más interesante, fue la de apagar casi instantáneamente una pequeña balsa de alquitrán, cuando la combustión llegaba á su grado máximo. Todos los presentes felicitaron al Sr. Martitingo, representante de la casa constructora, por la eficacia del Minimax y el brillante resultado de la prueba. El veterano coronel Bonet, gobernador militar del Campamento, dispensó á los comisionados toda clase de atenciones. y se levanta en medio de un profundo silencio el Sr. Dávila. Sois injustos con nosotros- -sienta en resumen el ministro de la Gobernación; -nos acusáis de alteradores del orden público, y no sais vosotros los que podéis lanzar la acusación. El Gobierno ha seguido una política de paz y de concordia en las huelgas de la- Coruña y de Bilbao; en Barcelona, el orden no ha sido alterado; el entierro de un católico, fue llevado á cabo según su voluntad. Yo no discuto el derecho del arzobispo de Valencia á publicar su pastoral; en la opinión, una parte la encontró incorrecta; otra se sintió molestada por ella; no faltaron elementos que la aplaudieron. ¿Decís que allí se perturbó el orden? Pero, ¿qué perturbaciones fueron éstas? Fueron manifestaciones de protesta; no ocurrieron colisiones sangrientas; no ha habido ninguna desgracia que deplorar. Y si os referís á las compañas de la Prensa radical, ¿cómo, de qué manera iba á impedir, dentro de la ley, un Gobierno liberal estas campañas? El Gobierno se ha cuidado del Orden; desde el primer momento mis comunicaciones al gobernador fueron para qu ¿previniese y reprimiese toda intentona El Sr. Dávila se detiene y se limpia e sudot de su frente. Sois injustos con el Gobierno- -repite. ¿Sabéis lo que trabajo yo? Yo trabajo dieciséis horas diarias. Y cuando el ministro de la Gobernación trabaja esto, ¿con qué justicia vais vosotros á inculparle? Además- -añadeno sois vosotros, conservado! es, los que podéis acusarnos de negligentes. En distintas ocasiones a n t e manifestaciones iguales á la de ahora, vosotros habéis defendido á vuestras autoridades como ahora nosotros defendemos á las nuestras. Y ¿sabéis cuántas alteraciones del orden han ocurrido en España durante vuestra última etapa? En la Cámara se produce una profunda expectación. Pues han ocurrido j 5 é; es decir, que habéis salido á 14 alteraciones por día. Hay un momento de ruidosos murmullos y risas en el salón. Y el señor Dávila grita agitando un papel en el aireí ¡Nada, nada, que el movimiento se demuestra andando, y aquí está la estadística! Y luego, cuando el silencio se ha restablecido, el ministro dice con voz suave: Termino diciendo que mientras este Gobierno esté en este banco, no se moverá ni una mosca lina explosión de carcajadas corta la palabra al orador; todos ríen estrepitosamente. Y el orador enardecido añade: ¡Y al que se mueva le cortaremos las alas! Y las carcajadas redoblan, y entre esta explosión de hilaridad se sienta el ministro en el banco azul, rendido, sudoroso. Es verdad: alteraciones de orden público ha habido con todos los partidos; ni les han faltado á los liberales ni á los conservadores; el ministro en esto estaba en terreno firme. Pero lo que ha quedado en pie y no ha sido contestado al Sr. Besada, es cómo un Ayuntamiento pue de faltar á la ley sin ser suspendido if so facto, y cómo una multitud puede abrogarse el dere cho de remover de su sede á un prelado. Esta era la principal argumentación del Si Besada, y yo, simple cronista, creo un deber el exponerla sin caer de un lado ni de otro. AZOR 1 N CANTARES Me preguntas que es amor y te lo voy á decir: Es un mal que hace gozar y un placer que hace sufrir. Tengo pena de la vida- or lo mucho que te quiero: pues si me miras, me matas; -i no me miras, me muero. Los claveles de mi reja ¡qué hermosos se están poniendol Cada noche que no vienes ion mis lágrimas los riego Mi amor es como la roca; el tuyo, como la mar. La roca siempre está firme; tas olas... vienen. y van. El sol penetra en tu cuarto al través de tu balcón, y yo, muriendo de envidia, íxclamo: ¡Quién fuera solí En el cementerio entré sobre su tumba á llorar, y un ángel dijo á mi oído: Mira al cielo, que allí está. M. I R. D. EXPEDICIÓN POLAR POR TELÉGRAFO I J alifax, 17, o. m. El comandante Peary ha llegado felizmente á ia bahía y castillo de Roosevelt. Lo accidentado de la travesía produjo un retraso considerable en la expedición El barco volverá en seguida á Lidney (Nu va Escocia) de donde partió Peary en 1905. IMPRESIONES PARLAMENTARIAS P U E R P O A CUERPO Habéis dejado conculcar el prin cipio de autoridad- -lia dicho en resumen el Sr. González Besada; -en la Coruña, durante una huelga, los huelguistas han ejercido impunemente coacciones contra los obreros fieles al trabajo; en Bilbao los obreros han extremado sus exigencias y han ocasionado colisiones sangrientas; una multitud ha quebrantado en Barcelona la voluntad última de un moribundo y ha obligado con su actitud amenazadora á retirarse de un entierro al clero. Los dése frenos de la muchedumbre y vuestra dejadez han llegado á más en Valencia; aquí las masas se han abrogado el patronato para la presentación de los obispos; uno de ellos, el Sr. Guísasela, en una pastoral ha expuesto su criterio en forma correcta sobre un acto del Gobierno; la multitud se ha amotinado y le ha injuriado; el Ayuntamiento ha exigido ¡a remoción de este prelado; ha cursado esta proposición vuestro representante en Valencia, el gobernador civil, y el Gobierno, en vez de suspender en el acto á ese Ayuntamiento que faltaba á sus deberes, que quebrantaba ostensiblemente el artículo 189 de la ley Municipal, se ha cruzado d ¿bi a zos y ha admitido tranquilamente tal intromisión en sus derechos. ¿Con qué autoridad- -continuaba el orador- -vais á implantar esas reformas radicales que nos anunciáis? ¿Es que no os faltará poder y prestigio para contener y refrenar á esa masa á la que aduláis con vuestros planes y que os arrastrará con sus ímpetus hacia el desenfreno y la anarquía? ¿No sois vosotros los que calificabais de peligrosos radicalismos para la Monarquía las doctrinas de E L DISCURSO DE BULO POR TELÉGRAFO D o m a 17, 10 m. Giolitti ha dirigido un telegrama á Bülow, agradeciéndole las orteses expresiones que dedicó á Italia en el liscurso del Reichstacr. o El discurso del canciller tendrá pronto respuesta, pues los elementos radicales de la Cámara están decididos á renovar la cuestión de las relaciones de la Tríplice, con ocasión de la nueva petición de créditos militares. Propónese impedir la aprobación de 1o s créditos, llegando para ello hasta el ob. -try c civismo. BOLSAS DEL DÍA 17 MADRID. Cierre: interior contado, 8i,65; Amortizable, loo; Banco, 440; Tabacos, 3 Q 6; Azucareras preferentes, 76; ordinarias, 41; Francos, 9,20; Libras, 27,62 No varía el aspecto del mercado; sigue firme t inactivo. El Interior á fin de mes, cuyo cierre no se cotiza, vale 81,67; así es que sólo hav dos céntimos de doble. PARÍS. Cierre: Interior, 75,52; Exterior 9 67; Nortes, 283; Zaragozas, 433; Renta francesa, 96,25; Ruso nuevo, 86,20; Turco, 94,63; Ríotinto, 1.930; Goldfields, 06. Vuelve á subir la Renta francesa; tanihien si: bei el Riotinto y los ferrocarriles españoles; los derajs valores, algo más flojos. APARATO EXTINTOR DE INCENDIOS p n el Campamento de Carabanchei se verifi có á las dos de ayer tarde la prueba del aparato Minimax, extintor manual de incendios. Al acto concurrieron, en representación de a. M. el Rey, el nel de Estado Mayor Sr. Jordana; en ¡a del Real Automóvil Club, i conde de Peña ver, y en la de los ministerios de Guerra y Marina, comisiones de iefes de un ilustre demócrata? ¿No sois vosotros los que ahora entráis á saco en su guardarropa y os vestís con sus trajes? Y yo quiero- -concluía el orador; -yo quiero que me digáis ahora concretamente; ¿Es que el prelado de Valencia no podrá volver á su sede? ¿Cree el Gobierno garantizada su seguridad personal? Al acabar el Sr. Besada resuena un aplauso entusiasta en los escaños conservadores; el señor Miura- -que ha seguido al orador con vivo interés- -aplaude por tres veces; luego envía con la mano un cariñoso saludo al sen González Besada.