Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 18 DE NOVIEMBRE DE 190 b. PA- U. 7 EDICIÓN 1 LOS ESTRENOS EN PARÍS balot no es lo bastante rico para ofrecer á Kervil los medios de experimentar y perfeccionar el suero que debe salvar millares de existencias y que seguramente le enriquecerá á él. Ivona, por un sentimiento instintivo, rehusa N El TP TRO FRANCÉS. U n a mujer LSS MONETTES CDMEr que ama á su un préstamo que Adriana quiere generosamente hacer al médico. Y Chambalot, que ha adiDJA EN TRES ACTOS DE m a r i d o ¿se vinado el amor de la joven viuda por el pálido MR. PAUL ADAM resignará por sabio, concibe inmediatamente el proyecto del espíritu de sacrificio á divorciarse para que éste pueda unir- divorcio de Ivona y KervH, á fin de que el inse á otra mujer que le asegure la felicidad, la ventor, casándose con Adriana, rica y énamorada, pueda salvar y terminar su descubrifortuna y la gloria? i La ¡dea parece atrevida; veamos ahora cómo miento. Y desde este instante la comedia se convierte a desarrolla el autor en drama; drama intenso, emocionante, admi- rabie. Todo el mundo; Adriana, casi cóm- plice, movida por su amor; el abyecto Cha mbalot; la pequeña Gilberta, irritada por tener que separarse de Kervil, tan dulce, tan cariñoso, y hasta el mismo Kervil, entusiasmado ante la idea de la salud recobrada del trabajo posible y... de la bella Adriana, de quien es amado y á quien él también ama, -todos están contra la pobre Ivona. El lazo de! augusto sacrificio está tendido. Si ama verdaderamente á su marido, si piensa en los millares de existencias que salvará el suero, ¿vacilará un momento en dejar á su marido libre paraque pueda casarse con Adriana? Y Kervil, por la salud de los enfermos, por su propia salud, por la educación de la pequeña Gilberta, exige el sacrificio de la esposa. Al fin, Ivona, sostenida por su fe, reconfortada por la oración ante el Crucifijo, cede. Sí, cede desconsolada, desesperada, muerta de angustia y de dolor; sí, consiente que la repu- i dien: ¡Ah! Él. sacrificioes espantoso; pero pues- toque es necesario para el bien de los demás... Pero no, tal desastre no se cumplirá. Kervil vuelve en sí; ¡no desertará de aquel hogar... IPobre ó no ¿enfermo ó sano, acabará sus experimentos. Chambalot no tiene más. remedio que alejarse, irse. MR. PAUL ADAM, Tal es, brevemente contado, este drama bruAUTOR DE LES MONETTES? tal, emocionante y magnífico, que ha proporcionado un nuevo triunfo a! genial autor déla o M Manuel. Courhsana. En una quinta bretona, batida por el mar F. MORA salvaje, el médico de marina Joan Kervil, que es un sabio, vive dulce y tristemente con su Ijiujer, Ivona, señora virtuosa y abnegada. Kertoil ha descubierto un suero capaz de salvar millares de existencias; pero carece de la fortuna necesaria para hacer sus experimentos. Sin embargo, trabaja con entusiasmo en su descubrimiento, sin abandonar por eso á los pobres del país. Pero lo que más contribuye á animarle es la presencia de Adriana Darnot, tiSiá adorable viuda, pariente de la mujer de KérVil, que con su suegra, señora apacible, y su hija Gilberta, muchacha de trece años, original y algo nerviosa, han venido á pasar algunas semanas en Bretaña ¿Por qué permanece la linda viuda en ía quinta bretona más tiempo del convenido? ¿Por qué ama á la fiel y abnegada Jvona? ¿Por qué le interesan los trabajos de Kervil? ¿Por qué el cuma le sienta bien á Gilberta? Nadie, excepto Ivona, es capaz dé suponer que lo que allí la retiene es un amor rechazado, negado; pero apasionado, ardiente. ¿Por quién? Por el enfermizo y melancólico sabio. Y la enamorada viuda decide alquilar una habitación en la quinta délos Kervil- -puesto que éstos se ven obligados, para vivir, á servir de hospederos ¿urante e ¡verano. -En esto se presenta Chamfcalot, lanzador de especialidades farmacéuticas y en quien ei médico reconoce á uno de sus antiguos cc- J scípulos. EL PORTUGUÉS FÉRRE 1 RA, JEFE DE LA En realida la presencia de Chambalot en. PARTJDA BOER LEVANTADA CONTRA la quinta obedece á su deseo de vigilar las exper. ignr side Kervil, ya célebres por una noti- LOS INGLESES EN EL ÁFRICA DEL SUÍ- Fot. Gribayedoff. cia pubiicíaa en los periódicos y leída y discutida, en a Academia de Medicina. ¡Tal vez el suero sea un excelente negocio! Pero Cham- EL NUEVO MINISTRO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA EN MADRID, D. ROQUE SAENZ PEÑA Fió. Garro y iMerlino RETAZOS HlGlEN! COS 1 OS T R A N V Í A S Y LA SALUD tar al público de un Vehículos comunicativos para transpor- punto á otro de la población, son los tranvías; péró estos carruajes son también vehículos comunicativos de un sin fin de enfermedades in- fecciosas que por contagio pueden adquirirse con facilidad pasmosa En efecto, los tísicos, los herpéticos con manifestaciones en las manos, los convalecientes de difteria, de viruela, de pneumonía infecciosa, etc. etc. que penetran en los tranvías sin medio humano que pueda evitar su acceso dentro de mencionados carruajes, pueden dejar dentro de éstos gérmenes infecciosos d sus infectos padecimientos, contaminando di esta suerte el pavimento, el ambiente, los almohadones y los pasamanos de los tranvías, gérmenes que pueden adquirir los pasajeros sanos que inmediatamente después ocupen el coche. La salud, por tanto, dentro de los tranvías, se halla en peligro constante, y esto es debido á la carencia absoluta de desinfección y saneamiento de los mencionados vehículos, que á diario precisase practicar con gran escrupulosidad. Para lograr esta desinfección, débese efectuar el barrido del pavimento de cada cochí con serrín humedecido en disolución de sublimado corrosivo al dos por mil por la mañana, antes de comenzar los servicios, y por la noche, a! terminarlos, con una disolución emulsionada de cresil al 6 ppr 100 Los pasamanos, correas sostenedoras y balaustradas ó barandilla; de cada coche, deber desinfectarse y limpiarse con un trozo de algodón empapado en disolución sublimada al i por I.OO Ü.