Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D 0 M 1 EGD 18 DE ble ée algunos de sus ministros, como e condeduque de Olivares; después, la tan desgraciada cuanto inconcebible guerra de sucesión y sus terribles consecuencias en nuestro régimen y manera de vivir, y finalmente, la revuelta y desordenada oligarquía de los partidos gobernantes á que ha venido á reducirse en España ei Gobierno constitucional y representativo, son las causas, los factores más poderosos de nuestra decadencia y de la verdadera disgregación en que hoy se halla nuestra nacionalidad. España es un mosaico de razjs y de pueblos de distintas idiosincrasias, y se ha lanzado sobre ella una red niveladora de ¡eyes y Reales decretos que han llevado hasta lo más hondo de su ser una tremenda perturbación. Se nos ha querido unificar napoleónicamente y á la francesa, y hemos perdido el equilibrio nacional. Porque es menester repetirlo: la unidad de la patria española está en peligro inminente de ser rota y hecha pedazos á causa ds no ser el Estado la representación armónica y verdadera de los derechos, intereses é ideales respectivos de cada región. Aquí, y lo ven hasta los más miopes, no hay más que una farsa de Estado, como el Parlamento no es más que una superchería de la representación nacional, según dijo en ocasión memorable el ilustre jefe de: los republicanos. Y nosotros tenemos valor para decir algo más gráfico y radical todavía, á saber: que en España está vacante el poder gubernativo, como afirmó de! a Roma del Imperio el más grande de sus historiadores. Y no se asusten nuestros benévolos lectores de esta terrible aseveración, porque nuestra ya larga y desastresa situación política ha tenido que producir y ha producido de hecho daños incontables. Hace algunos cíelos que todo, absolutamente todo, se ha inmolado á ¡a barbarie del fisco ó á la uniformidad política. Nuestros ministros de Hacienda (con raras excepciones) no han sido más que recaudadores de co tribu: iones y coautores y partícipes de Soucaades arrendatarias y monopolizadoras, corrupción y muerte de toda buena administración. Nadie ó muy pocos se han ocupado del catastro, de la investigación de la riqueza oculta y de cargar ¡a mano sobre ei latifundio, la fraudulenta circulación fiduciaria y el cepita! muerto para la agricultura é industrias nacionales, pero muy vivo para favorecer ¡a usura particular y bancada y toda contratación inmoral con el Estado. Comarcas de una psicología tan especial como Cataluña, cuyos rasgos característicos é imborrables son los de una actividad enérgica y un amor tan ardiente como constante á la libertad y al trabajo, tienen por fuerza que aborrecer al Poder central, y en el proceso pavoroso que en lo interior de las conciencias y á veces en manifestaciones públicas se ha incoado, no tanto contra el régimen centralista cuanto contra la carencia de todo régimen político serio, estable, forma! patriótico, honrado, progre sivoy fecundo en buenas obras, el capítulo más terrible no zs el de los programas, el de las afirmaciones, el de sistemas contra sistemas, sino el de los agravios, el de los atsques, el de ios odios, el de los apasionamientos, tan justos á veces como rencorosos casi siempre. Cuando esto sucede, la unidad política externa de un Estado subsistirá; pero la espiritual é interna, que es la verdaderamente fundamenta! ha desaparecido ó está á punto de desaparecer; y esto es lo que cabalmente ocurre en Cataiuña, de la cual, con mayor razón que de las restantes regiones españolas, puede con verdad afirmarse que entre ella y e! Poder centra! existe un abismo, un divorcio tan radical, tan hondo y absoluto, que sólo con una vanación de régimen, y, sobre todo, con una serie de actos de enmienda sincera y positiva por parte de los Gobiernos y del Parlamento, es como Cataluña podrá convivir pacífica y tranquilamente dentro de la unidad moial de! Estado español. DE loog. PAG. 4. EPfCJON i. a 1 E. I alma caimana es así. Tan patriótica y ge- mü cnsí, la marquesa cte Vi lam n de Pera nerosa como la que mas de las otras regiones les, y el abuelo materno, general Borbóa y españolas, cuando se la gobierna bien, respe- Castellví. tando sus derechos, no impidiendo e! libre La condesa viuda de Xiquena se eneue. iíra ejercicio ds sus energías y amparándola el Esactualmente en Dax. tado, sin perjuicio de las demás comarcas, en todas aquellas funciones en que solamente pueHa dado á luz con felicidad un niño la bella de y debe intervenir e ¡Poder cenital; es tam consorte de D. Carlos González Alvarez. bien, por el contrario, indomable, descontentadizo, de una tenacidad de hierro en sus disEn la próxima semana es espetado en Magustos y en sus pensamientos de mejora y drid, de regreso de Italia, el duaue de Bivona. reivindicación, cuando no se escuchan sus demandas, se entorpecen sus gigantescas iniciatiEi marqués de S uto Domingo ha ¡legado á vas y el Gobierno central es, por su mala cons- París. titución, el obstáculo más poderoso que tie. ien Para Trujillo ha salido la marquesa viuda de que vencer las regiones y, por consiguiente, toda la nación en su camino de progieso y la Conquista. desarrollo integral. Prescindiendo de ciertas manifestaciones extremosas, de algunos actos exajerados que nosotros somos ios primeros en condenar; de algunos libros en que la pasión de escuela se ha desbordado y se confunden las aspiraciones de I V A D. BERNABÉ! Ha ¡legadoe. raouna raza con la de los particulares individuos meato de que yo que los han escrito; prescindiendo, en fin, de dé un bombo estupendo, sin. cero- y entusiasta, todas esas cosas y mirando desapasionadamente al perínclito D. Bernabé. lo que en el fondo de todos los fenómenos se Si tengo derecho á que se me crea sólo por encubre, podemos decir, y con harto conoci- la fe de mi palabra, con ella atestiguo de que miento de causa, que ahora y siempre la esen- el bombo me sale (ide dentro cia del problema regionalista consiste y consisEste amable, este bondadoso, este exce! en tirá hasta que no se resuelva definitivamente, tísimo señor ministro de la Gobernación, merepor una parte, y este es su aspecto más temece, desde hace mucho tiempo, todas mis simparoso, en la protesta contra los abusos, errores tías. Tiene el abdomen decoroso que considero positivos y omisiones más ó menos culpables como la más alta expresión de la felicidad hudel Poder central, y por otra parte, en la tesis mana; luce la respetable calva, que admiro como indiscutible, en la afirmación solemne, decisiva un símbolo de la posesión de las ideas generay categórica que hacen todas las provincias, les; tiene, en fin, el andar reposado, el contiespecialmente las de Cataluña, á saber: que el nente grave, el ademán circunspecto que delacentralismo en España es sumamente dañoso y tan al hombre ecuánime por dentro y poi fjeque debe ser substituido con tanta prudencia ra. ¡Única variedad de la especie digna de ser como rapidez por una descentralización, por tomada como ideal! una autonomía regional, así política como adHommais, Proudhome, ecucíiet, Pero Gruministrativa y tan amplia y tan universal que no tenga más límites que los que reclaman ¡a llo, Gedeón, ¡ilusti- es representantes de! verdaintangible unidad de la Patria y los derechos dero sentido que merece ser el sexto... Reciprivativos de! Estado. Déjense nuestros incon- bid igualmente mi saludo, y que ¿1 os redimía sistentes Gobiernos de provocar conflictos cle- del injusto comentario con que os adornan ricales y anticlericales y pongan su voluntad y ciertos hombres obtusos ó presuntuosos... ¡Viva, viva D. Beriabé... D- dc que! c O 5 su pensamiento en este problema, ei más hon- j do, el más patriótico y el más radical... ¡y no hablar, hace algunos años- ¡oh Pi stumo! -m conviertan a esta pobre y desdichada España pecé a incubar este ¡viva! que hoy s lz t iiü. íaen ludibrio de las gentes que nos miran con dor de mi gaiganta. Y entonce; también codesprecio ó con lástima llamándonos el B jo menzó á aletear e! deseo de darle uu bombo, que ahora le doy, sin poder contenerme más, Imperio de L Europa occidental... a por su discurso de ayer tarde en el Congreso, Recuérdense las aspiraciones y las conclu ¡Tan cierto es que se impone el btisn sentisiones de las grandes Asambleas nacionales de do... Por él solamente ha triunfado ayer don Zaragoza, Oviedo, Barcelona y ú timamen. te Bernabé, luchando con un hombic que presulas de las Diputaciones provinciales de toda mí de gran orador- -Besada- -y con otro que España, en las cuales hombres de todos los se ufana de ser único- -fvlaura. -Porque erí partidos, desde el más dinástico al más oposi- ei verdad peligroso que estos stñores acusacionista, quieren vivir en un ambiente de liber- ran á este Gobierno ni á nii. gún olio poi ¡as tad y de independencia, rompiendo el círculo alteraciones del orden público, cuando en sus de hierro con que los oprime el Poder central, tiempos desagradables vivían en perpetuo dey procíamsndo, en alta voz, ¡s federación re- sasosiego los espíritus que ellos vinieron á pagional bajo un Poder sólidamente constituido. cificar. Pero en Madrid muchos políticos se revuel ¡Honor á ese ilustre representante de! me ¿ven airados contra las demandas regionales, nos común de los sentidos. Consignemos confunden e! regionalismo con el separatismo; otra elocuente demostración de su íriunfo. Es se valen del subterfugio ó de la insidia para una profecía. D Bernabé nos aseguró que peenvenenar los ánimos, y gran parte de la Pren- demos dormir tranquilos, porque aquí no se sa rehuye el problema, ó no quiere tratarle con moverá ni una mosca Est? s pa absas son proaquella extensión, con aquella serenidad y con pias de un verdadero gobernante, que sabe aquella calma que merece un asunto de tan in- cumplir su misión y velar por e! reposo de ¡os mensa trascendencia. Hay que deshacer muchas ciudadanos... Porque nadia ignora qu ¿en inpreocupaciones, rebatir muchos argumentos y vierno ¡no hay moscas! sofismas que corren de boca en boca contra ¡Y pensar que pudiera peligrar el reposo, Cataluña y otras regiones que, como veremos la tranquilidad, la vida acaso de este hombre... en otro artículo, son ias únicas que pueden reAyer aseguró el conde de Romanones que el generar á España. arzobispo de Valencia, pese á la oposición reFK. SAIVADOH FONT publicana, entraría en esa ciudad acompañado, si es preciso, por el ministro de ¡a Gobernación... No, no; que no vaya D. B- rnabé... ¿Por qué no va, si es preciso, e! propio minisEl hijo de los señores de González Conde tro de Gracia y Justicia? -Gil. (D. Diego) ha recibido en la pila bautismal el I nombre de Diego, apadrinándole su abuela POLÍTICA RECREATIVA