Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES ¡3 DE NOVIEMBRE DE too 6. PAU. 12. EDICIÓN 1 1 OM 1 CÍDIO POR IMPRUDENCIA se En la Audiencia no l e b Y o t r a -vista que la de una causa seguida contra el conductor y cobrador de un tranvía que á la entrada de Leganés Srrolíó á un anciano, causándole la muerte. Terminada la prueba, el fiscal retiró la acuiSaoión para el cobrador, sosteniéndola para el ¿conducto A éste considerante, tanto el representante de la íey como el acusador privado, Sr. Rozalem, autor de un delito de homicidio por iraprudencia. Ei defensor, Sr. Silvela, solicita la absolución, oponiéndose el Sr. Lastres á la indemnización que se pide subsidiariamente á la Compañía de tranvías. Hoy terminará este juicio. UN PASANTE SENADO SFStÓN BEL DÍA 1 2 DE NOVIEMBRE D 5 I 9 0 S O e abre fe sesión á las tres y media, bajo la presideneSa del Sr. Montero R os. Le cía y aprpbada el acta de la anterior, se da cuenta del despacho ordinario. -En el banco azul está el ministro de la Guerra. En Jas tiranas reservadas, muchos militares, entre ellos Jos generales Pintos y Echagüe. En fos cseaños los generales Polavíeja, Primo ¿te Rí 1. era, 7 eyler, Azcárraga y Ochando. LOS C A P I T A N E S G E N E R A L E S El general O C H A N D O anuncia una interpelación a! mimstro de la Guerra sobre los ascensos en el generalato. La asepía el ministro de la GUERRA, y el gejiera! OCHANDO explana su interpelación. -CorRíesaa afirmando que siempre ha apoyado los provectos de os- ministros de la Guerra, y dice que si ahara ha pedido la palabra para interpelar sí Gobierno, ha sido por ignorar si el capitán geiser? Primo de R vei a iba á interpelarle en este asunto, aun cando era el más indicado. -s (El marqués de E S T E L L A pide la palabra. v P? sa luego á citar el número de individuos que había en í 8? 9 entre capitanes generales, tenientes generales, mariscales de campo y brigadieres, que ascendían á 637. Sigue luego mencionando los que Tiabía en Í Í y posteriormente. Aíaaiñesta que a! regresar de Cuba el genera JViarrínez Campos, seencontró cen que había un número excesivo de jefes y oficiales y decretó una amortización, cosa que produjo mucho malestar y no pocas disgustos. Menciona Jas reformas del general Cassola y de los proyectos realizados por el general López Dojnínguez, que reducía el número á cuatro capitanes generales, 3o íenientes generales, 60 generales de división y l i o generales de brigada, amortizándose las Academias. El general Azcárraga proyectó en Í 899, la amortizacióa del 5o por 100 en todas las escalas, que fue c- oiwbatJdo por el orador. El proyecto del general Azoárraga disponía que sólo hubiese s 5 tenientes generales, 5o de división y 100 de brigada, y aííadfa que en tiempo de paz sólo podíai haber dos capitanes generales. Acerca de los ascensos en el generalato, recuerda tm disOBsión luminosísima que hubo en el Senado en los aSos 1860 y 61 entre generales que habíen tomado parte en altas empresas. Entonces se voto un tamo á la antigüedad y cinco á la elección para capitanes generales. Enumera los nombramientos de capitanes genera es hechos á raíz de la terminación de las guerra J carlistas y de la primera de Cuba, para sentar la ¿ñ mííción de que después ya no ha habido ascenso alguno en el generalato. Siauc citando datos antiguos y se remonta hasta J 8 O -De la reforma que proyecta e! actual ministro de la Gcerra deduce que el Ejército quedará sin representación en el Senado al no haber capitanes v Recuerda las frases de! general Luque en el discurso del Congreso acerca de lo que le parecían las pasadas guerras coloniales y califica de injuriosas esas frases. El ministro de la GUERRA dice que ames de perder nuestro imperio colonial ya pensaba el general Azcárraga en que era necesario reducir personal, de modo que después será mucho más necesario. Sostiene que el proyecto suyo no es atentatorio á la ley ni encierra el propósito de molestar á ningún general, porque á todos los cree capaces de todos los heroísmos. Expone las circunstancias y los méritos qae tienen que concurrir para cubrir esas vacantes, circunstancias y méritos que tienen que pasar á la Historia. En apov- de sus propósitos cita el caso de Francia, que con un ejército enorme no tiene nin- gún capitán general. Insiste en que es un hec! io digno de ser premiado con el ascenso á capitán general el que realizó O Donnell en África. Explica luego las frases que pronunció en el Congreso y termina manifestando que él es teniente general y sin bienes de fortuna, y á sí propio se ha cerrado la puerta para el ascenso con su proyecto de reformas. (Muy bien, en la Cámara. Rectifica el genzral OCHANDO, insistiendo en sus puntos de vista de que no se amorticen las vacantes. Luego sostiene la conveniencia de que se investiguen las causas de la pérdida de Cuba, y así se vería que si la escuadra de Cerveza hubiera recibido órdenes del general Lina- es, otra cosa hubiera sucedido y no caerían todas las culpas sobre el Ejército. El marqués de E S T E L L A habla para alusiones. Dice que siempre ha estado al lado del Ejército en cuantas cuestiones se han presentado, y por esto hubiera aconsejado al ministro de la Guerra que no lanzara la semilla de discordia que ha lanzado en un terreno mal preparado como éste. Se sincera de la alusión hecha por el general Ochando, y dice que no ha hecho interpelación por considerar que no era de oportunidad hasta q ie se discutiera la base décima del proyecto, porque el Gobierno no ha hecho la supresión de los capitanes generales según él cree. Asegura que sí el Gobierno lleva á cabo la amortización de esas vacantes, sería atentatorio á la ley de Ascensos del Ejército. Cree q u se deben cubrir las vacantes, y que al día siguiente presente el ministro una proposición suprimiendo el cargo de capitán genera! -y será aprobada, porque, desgraciadamente, el Ejército no ocupa hoy el lugar que él juzga que debía de ocupar. Tributa elogios al general Luque, y termina prometiendo discutir é impugnar el proyecto. El ministro de la GUERRA corresponde á los elogios, y luego manifiesta que no trate el Gobierno de suprimir el empleo de capitán general, puesto que eleva la dignidad; pero el Gobierno aprecia que ahora no procedí cubrir las vacantes; por lo tanto no hay transgresión de la 1 ey. Manifiesta que no busca el apliuso, y afirma que cuando arrostra la oposición con proyectos como el presentado, en que se discute por la oficialidad la modificación en las edades y el turno por e zcción propuestos. Rectifica el marqués de E S T E L L A El Sr. UNZA DEL VALLE sostiene que se debe cumplir la ley constitutiva del Ejército, y que, por tanto, se provean las vacantes. Rectifica el general JOCH ANDO y contesta á las últimas palabras del ministro. Nuevamente rectifica el general LUQUE para insistir en que no hay transgresión de la ley, sino una interpretación dada por todo el Gobierno. Recogen estas frases el Sr. UNZA DEL VAL L E y el marqués de E S T E L L A insistiendo éste en que no hay Gobierno que pueda hace. eoto. Terminada la discusión se entra en el ORDEN DEL D l CONGRESO SESIÓN DEL DÍA 12 DE NOVIEMBRE DE I906 A PRIMERA HORA A las tres y media abre la sesión el Sr. Canalejas con muy escasa concurrencia de diputados. En el banco azul Jos ministros de la Gobernación, Fomento, Gracia y Justicii y Estado, los dos últimos de uniforme. Las tribunas repletas. Leída el acta de la sesión anterior por el secre tario, Sr. Garnica, ei Sr. PI Y ARSUAGA dirige una pregunta al Gobierno, relacionada con la prisión de un subdito inglés, realizada hace pocos días. Contéstale el ministro de la GOBERNACIÓN. LECTURA DE PROYECTOS iil ministro de E S T A D O sube á la tribuna é intenta leer el proyecto de 1 convenio con Suiza; pero no puede hacerlo hasta que su compañero el de Hacienda no le presta sus lentes. ¡Estaba visto que hasta en el último detalle ha bían de colaborar, amigablemente, en la confección de este Tratado los Sres Gullón y Navarro Reverter! fal ministro de GRACIA Y J U S T I C I A sube después á la tribuna y lee los proyectos de ley de que damos cuenta en otro lugar de este número. RUEGOS Y P R E G U N T A S El Sr. ORDOÑEZ da cuenta al Gobierno de dos exposiciones que ha recibido conteniendo varias reclamaciones en contra del convenio coi Suiza. LosSres. RENDUELES, RAHQLA, GASSET (D. Fernando) GARCÍA L O M A S BORES Y R O M E R O y JUNOY presentan documentos y dirigen al Gobierno varias preguntas. El ministro de H A C I E N D A contesta al Sr. Corominas respecto á una pregunta que éste le hizo el sábado, con relación á un hecho acaecido en la Delegación de Hacienda de Gerona. Habla sobre el mismo asunto el S r R O U R E El S r SOR! ANO dice que en vista de que hace un momento trataba de buscar el Sr. Canalejas diputados que hablasen, él va á hacer varias preguntas á los ministros, lamentando que no esté el de la Guerra en el CongresoDirigiéndose al Sr. Dávila, protesta üe la expulsión de dos individuos pertenecientes ala Junta de asociados del Ayuntamiento de Sueca. El ministro de la GOBERNACIÓN promet enterarse. v El Sr. G A S S E T (D. F. pide algunas aclaraciones al ministro de Gracia y Justicia, respecto i los delitos que deben ser comprendidos en el ú timo indulto. Contéstale el conde ae i t i A N O N E S explicando en qué casos se hallan comprendidos ¡os delitos de huelga. El Sr. OSSORIO Y GALLARDO ruega al presidente de la Comisión de Incompatibilidades, Sr. Suárez Inclán, que se dé dictamen acerca de todos los casos que se hallan pendientes, y a! presidente de la Cámara, que cuando se pongan á discusión lo sean todos á la vez. El Sr. CANALEJAS promete complacer al orador, y respecto á los casos que en lo sucesivo se presenten, asegura que los resolverá bajo su exclusiva responsabilidad, de acuerdo con el precepto constitucional El Sr. SUAREZ INCLAN expone el criteric de la Comisión y manifiesta que si se proponía traer á debate un solo dictamen era para conocer el juicio de la Cámara sobre este asunto; esto sin perjuicio de traerlos todos juntos; añade que se ha pedido al Gobierno una relación exacta de los casos de incompatibilidad. Rectifican los Sres. OSSORIO Y GALLARDO y SUAREZ INCLAN, y dice el primero que, según se susurra por ahí, entre esos casos de incompatibilidad, figura alguno con casaca. Los Sres. GARCÍA LOMAS y conde de TORREANAZ dirigen una excitación al Gobierne con objeto de que se activen determinadas obras en la provincia de Santander, que sirvan para fomentar y dar impulso á algunas de las industrias de la referida provincia. El ministro de F O M E N T O contesta a arabos oradores, y ¡os tres rectifican repetidas veces. ORDEN DEL DÍA r J zga que el ministro de la Guerra está equivocado p rmar, como lo hizo en el Congreso, que no hay tenientes generales en condiciones para ascender, y opina que lo que ha establecido la tradi y la costumbre se debe respetar, esto es, que ido haya vacantes se cubran gener? j s. El senador Sr. Ranero queda autorizado para substituir sus valores. Se da lectura al proyecto de concesión de un crédito de 791.585,56 pesetas al presupuesto de Gracia y Justicia, que no es votado por falta de número. Se da lectura después del dictamen sobre el proyecto de ley de fuerzas navales para 1907. Después de fijado el orden del día para la próxima se levanta la sesión á las sejs. Se aprueban algunos de ¡os dictámenes pen dientes. E! Sr. S A I N T AUBIN apoya una proposición de ley eme es tomada en consideración.