Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O lo DE M Qyi- EM RE D E 1906. P A G 6 E D I C I Ó N u condición de parias no cese. Y dícese que la cólera de la terrible propugandista- -que ha conservado en) a prisión el paraguas histórico, de que se arma para las manifestaciones- -no se desarma. Sin embargo, los testimonios de simpatía que está recibiendo de las diversas Asociaciones feministas debían consolarla. Los gritos de guerra de las prisioneras se escuchan desde fuera. Los mítines se suceden sin interrupción. El domingo, 3.ooo sufragistas, bajo una lluvia torrencial, entonaron sus cantos de guerra p o r las calles de L o n d r e s y de ciudades, pueblos y aldeas llegan cada día delegadas á testimoniar una vez más su adhesión persistente al principio. Necesario es, pues, hacer esta justicia á las sufragistas: son tenaces. Prescindiendo del lado épico de su obra y del ridículo que las cubre, sus progresos son evidentes, ó mejor dicho, los progresos de la idea que el! as representan con extravagancia, son reales. N o hay que olvidar, sin embargo, que las mujeres inglesas han tomado siempre una parte muy activa en los negocios públicos. Las hemos visto participar directamente en las luchas electorales y no debemos, pues, admirarnos si las vemos un día electores. E n las elecciones de E n e r o el celo de las mujeres inglesas fué extremado. Esposas, hermanas ó amigas de los candidatos recorrían las circunscripciones, proniinciaban discursos y se convirtieron en verdaderos propagandistas. Las partidarias del free trade y las chamberlanistas rivalizaron en a r d e r En los periódicos locales su colaboración fué considerable y de sus manos salían como por encanto proclamas, libelos ó los más terribles folletos. Vega deñrmtgo, por... ¡sufrido! 1. VB L A P Í Jlzcdrate, ¡si quiere, que no querrá! DOMINGO GUTIÉRREZ ROMO. L U G O Canalejas, porque si; por lo mismo que es valiente la española Infantería, que dijo el otro. L U I S CABRINETTI. BARCELONA. A la segunda pregunta: ¿Quién no debe serlo y p o r qué? Montero T íos, por no privar á Lourizán de ese regalo. Luís Ruiz VELLO. CÁDIZ. Canalejas, por haber creído en Polavieja. RAMÓN SÁNCHEZ. MIRANDA. íMelquiades Mlvarez, porque si llega á gobernar traduciendo del francés, nos divierte y emigramos á Genévey) R. M DE J. Moret, según he oído á Jipmanones. U N AMIGO DE LOS DOS. obedeció el de más sangre. Emperador, que llegó el p r i m e r o á la meta. El S r Caraporaanes fué muy aplaudido p o r su triunfo. Pagóse á 2 4 5 0 pesetas el d u r o Y la última, de saltos, fué una verdadera victoria para Bradamante, que, después de ir eí último todo el tiempo, ganó p o r bastante al favorito Caulina J 1. J oyal Oak se despistó al tomar un salto. Ganaron los que apostaron pot el vencedor á 25,5o pesetas p o r d u r e Asistieron, además del príncipe de Asturias y del infante D Carlos, los infantes D Fernando y doña María T e r e s a El domingo, segundo día de carreras. Veremos si resultan más animadas RUSRIK 1 íLópez Domínguez, porque nos está haciendo mucha falta. P O R UNO DE SUS CANARIOS QUE T O DAVÍA NO SABE ESCRIBIR, LulS RAMÍREZ UGALDE. MADRID. I a fiesta de convite suspendida el lunes en Jai Alai á causa del mal tiempo, se celebrará esta t a r d e á las tres, siendo valf las mismas invitaciones. DE SPORT ARRERAS DE MARRUECOS E l G o b i e r n o francés ha recibido ya la ver D E TÁNGER sión exacta del incidente ocurrido en T á n g e r hace pocos días, y cuyas noticias, transmitidas con evidente exageración, produjeron en los círculos políticos europeos verdadera alarma. L o ocurrido carece de importancia, aunque revela una vez más la excitación de los moros contra los euroDeos, y principalmente contra los franceses. Según el parte oficial, dirigido p o r el ministro de Francia residente en T á n g e r á su Gobierno, parece ser que mientras la lancha de vapor del crucero francés Galilée estacionaba junto al embarcadero, varios barqueros marroquíes insultaron á los marineros franceses que tripulaban la repetida lancha de vapor. Los insultos y las amenazas subieron de punto de tal suerte, que el patrón déla lancha decidió, p r u dente, alejarse; p e r o no pudo hacerlo sin recibir un golpe de remo sobre una mano y una pedrada en una pierna. Enterada del hecho la Legación francesa, informó de t o d o ello inmediatamente á M a h o med T o r r e s representante, como es sabido, del M a g h z e n en T á n g e r y poco después tres barqueros marroquíes, reconocidos p o r el patrón de la lancha del Galilée, fueron llevados á la cárcel. M o h a m e d T o r r e s deseoso además de que no puedan repetirse hechos semejantes, ha d e cidido situar un piquete de soldados en el mismo embarcadero, con la inisión de evitar todo desmán de los barqueros indígenas contra ¡os europeos. Como se we, la inmediata llegada de los cruceros Princesa de Asturias y Jeanne d Jlrc á Tánger, después de las fiestas de Málaga, sólo fué una medida de precaución, puesto que ni hubo resistencia por parte de las autoridades marroquíes para castigar á l o s culpables, ni colisión entre franceses é indígenas, ni casi motivo para un cruce tan activo de telegramas cifrados entre T á n g e r y las capitales de E u r o p a D e todas suertes, repetímos, este incidente, que en época normal carecería de t o d o interés, constituye un síntoma característico de las circunstancias actuales. E n t r e el Gobierno francés y el nuestro se han cambiado dos notas para asegurar, de común acuerdo, con la mayor rapidez posible, la seguridad en M a r r u e c o s mientras se llega á plantear el cumplimiento de lo acordado en materia de policía internacional p o r la Conferencia de Algeciras. iLINCaPENTE Fría y algo desapacible resultó la tarde de ayer, CABALLOS primera de carreras en el H i p ó d r o m o Y desanimadísimo vióse éste, ya sea p o r el tiempo ó porque la gente va abu rriéndose de la monotonía de las carreras que desde hace algunos años se vienen verificando; el caso es que cada vez se ve el H i p ó d r o mo menos concurrido. A y e r pudimos contar hasta ocho señoras. Las opiniones sobre este punto están muy A las tres menos cuarto, hora en que llegó divididas y las leyes mal definidas. Según la S. A el infante D Carlos con su hijo el prínlegislación de 1884, el voto va unido al domicipe de Asturias, empezó la primera de las cincilio, y las mujeres no están formalmente exco carreras que habían de celebrarse en la cluidas. De aquí contradicciones y polémicas tarde. incalculables. De los tres caballos inscritos retiróse LiseUna contradicción de la ley británica, en lo ron, de Garvey, gananio. WíssZ. i7i; también de que se refiere á la mujer, es ésta: la hija de un Garvey, á Coquetíe, de M e j o r a d a Las apuestas par hereda el título paternal y las propiedades; se pagaron á 6,5o pesetas p o r d u r o pero no puede tomar asiento en la Cámara de E n la segunda tomaron parte Clotfío y tulos lores en razón de su sexo. P e r o si se trata pian, de M e j o r a d a Bradamante, de Castel; Cutde una princesa, ésta puede subir al t r o n o la Capres, de Ascot, y Titus, de. Attias, retiránJey Sálica no está reconocida en Inglaterra. dose Caulina TI, de Garvey, y Frida y Alarma, P o r esto tal vez, más que los alborotos de de Pineda. las sufragistas, el p o d e r de los sindicatos femiF u é muy interesante esta carrera, pues los nistas podrá dar una orientación nueva á la p o cinco caballos fueron t o d o el tiempo muy unilítica inglesa. Y entonces será cuando la mujer dos; al tomar la última vuelta, Clotho, que era librará la verdadera batalla por la conquista de el descargado, cogió la cuerda y se puso á la los derechos Sú ts femeninos. cabeza; Bradamante, que iba detrás, quiso paF MORA sarle, y en vez de hacerlo p o r fuera, cosa que le hubiera sido muy fácil, quiso quitarle la NUESTROS CONCURSOS cuerda, impidiéndoselo e jockey de Clotho con una habilísima maniobra que le hizo quedar encerrado y perder la carrera, á pesar de t o d o p o r medía cabeza de caballo. j C ntre o t r a s hemos recibido las siguientes N o hubo más que tres infelices q u e a p o s t a contestaciones: ran p o r Clotho, que ganaron á 187,50 pesetas A la primera pregunta: ¿Quién debe ser jefe p o r d u r o A mí rae satisface m u c h o este del partido liberal y p o r qué? triunfo. Canalejas, porque es más cortesano de ¡a naE n la tercera carrera, retirado Wandora, de ción que de la Corona, y el partido liberal debe Mejorada, corrieron Madras, de Castel; Alive apoyarse en el pueblo, RAIMUNDO RODRÍGUEZ. y Mdviser, de Pineda; Torneo, de Garvey, y CÁCERES. J ival, de Attias. La distancia era de 800 menYega de Armijo, porque es el que tose más t r o s que la cubrió el primero Torneo, tal vez p o r haber salido dos ó tres cuerpos d e caballo fuerte. RAMIRO P É R E Z GIBRALTAR. antes que los demás. Apuestas á 3 5 5 o pesetas Navarro J everter, porque siquiera intenta suprimirnos los Consumos... de paciencia. R. DE LA p o r d u r o La de más expectación era la quinta carrera, H CASTELLÓN. la Militar. T o m a r o n parte TÍM nareda, montado nMorei, por maestro. U N SÍNDICO DEL GREMIO p o r D Joaquín Crespi; Higuera, por D M o i DE PASTELEROS. sés López; Emperador, p o r D Luis Campo Canalejas, porque podrá ser un fracasado, manes; Especiante, por D Juan Cubestorel, y pero todavía no lo es como los demás. TOMÁS Jinete, p o r D Luis P o n t e La distancia era de AGUILERA. GUADJX. 2.000 metros y al dar la salida tomaron la ca Montero T íos, por... ¡ingenuo! L DB LA P rrera los cinco caballos á todo meter. Esto dio MADRID. lugar á que al llegar á la última vuelta, para entrar en la recta, estaban todos que no podían E conde de T omanones, pJr... ¡abnegado! más y al castigarles con el látigo solamente L DE 1 A P M A D R I D EL DE OCTUBRE CARLOS KWAPPE l l! ads id, Sagasta, 6 TELÉFONOS