Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por ultimo, se halló á una criadita de la cocina. ¡El ruiseñor! -dijo la muchacha, -ya lo creo que le conozco- Cuando por las noches bajo á la ribera á llevar á mi madre enferma los restos de la comida, oigo cantar al ruise or y se me saltan las lágrimas como si me besase mi madre. Guiados por la muehacha fueron a la selva. Mugió una vaca. ¡Ay! -dijo un paje. -Ya está ahí; que voz tan fuerte tiene para ser un pajaro. -Esa es una vaca que muge- -dijo ¡a cocinenta. Las ranas croaban en una charca. -Encantador- -exclamó el gran limosnero; ¡qué bien canta! -Esas son las ranas- -dijo la criada; -escuchad: ahora sí que es el, y les mostró un pajarito gris que estaba posado en jna rama. -Ruiseñor- -dijo la muchacha, -S. M desearía que cantases en su presencia. -Con mucho gusto- -contestó el pajanllo, soltando un trino primoroso. -Tienes que venir á Palacio. -Mejor suena aquí mi canto entre los árboles; ¡pero, t a fin, vamos alia El ruiseñor fue conducido á Palacio y colocado en una jaula de oro, y canto tan maravillosamente que al Emperador se le saltaron las lágrimas de emoción. (Se continuará. EL ÁGUILA p s t a ave de rapiña habita por lo general en las altas peñas inaccesibles y se cría en todos los continentes; el águila romun habita en Austria- Hungría, y anida especialmente en pa; laazor, en España, Italia, Francia, Grecia y Turquía. La de mayor tamaño y más fuerza es la común, que tiene de o,85 á un metro de longitud, 2 metros á 2,3o de punta á punta de ala, de o,58 a 0,64 cada una de estas, y la cola de o,31 á o,36. Las cifras mayores corresponden al macho, y las menores a la hembra. Las águilas jóvenes viven errantes, sin residencia fija; cuando crían se fijan ya en un punto, donde construyen el nido, y las viejas casi nunca emigran. Es ínieresante su manera de cazar. Generalmente salen juntos el macho y la hembra, y vuelan á mucha altura, donde se ciernen para observar con su vista proverbial los lugares donde hay caza. Al descubrir una pieza, comienza a batir el vuelo con CI ¿Í lentitud, y de repente pliega las alas, abre sus garras y s eja caer como un rayo sobre su presa, clavándole sus uncís en el cuerpo. Aunque procura impedir que su víctima se defienda, ya sujetándole la cabeza, ya apretándole las fauces, hay ocasiones en que el animal apresado y arrebatado por el águila la clava los dientes en el pecho ó en el vientre, asiéndose a ella de tal modo que, aun cuando el ave abre las garras para lanzarlo al espacio, baja colgada de su cuerpo. Como el macho y la hembra cazan juntos, suele ocurrir que la pieza que logra escapar de la rápida acometida de uno de ellos, es cogida por el otro, que la corta la retirada. En el 1 lempo del calor, después de comerse la presa, descienden a una corriente para beber y bañarse, antes de continuar la caza. El águila vive muchos años. En Siberia y en el Turquestan, cogen las águilas cuando son pequeñas y las amaestran para la caza. Estas aves adiestradas se venden a muy altos precios. También se pagan muy bien las águilas muertas, para aprovechar las plumas y las uñas. En China, la cabeza y las garras se tienen como remedios de gran virtud. Los pieles rojas usan las plumas de la cola como distintivos honrosos, pues solo pueden llevarlos como prueba de una acción meritoria. En algunas tribus indias sirve para demostrar el número de enemigos que han matado, pues por cada uno de éstos se lleva una pluma. El labrador y los señoritos. FABU LA Educados en la corte las cosas que ¡es enseñan ios niños Arturo y Laura, son atrozmente ordinarias, alternando con la gente paja y cebada y centeno, de mas tono e importancia, y hasta puercos, ique desgracial fueron tomando un aspecto Una tarde los invita i de vanidad extremada, a que vean una granja, que parece tan ridiculo iy hallan ui montón de estiercoll a las personas sensatas Cosas asi iquie i aguantal Quince años contaba Ai turo, Allí fue el hacer mil gestos, catorce Laura contaba exhalar quejas amargas y era el todo un caballa o y oler extracto de Chipre, y ella toaa unagian dama, ique hoy Jas ciudades se extractan y decían buenas lenguas, Al honrado ¡abradoi, cuando de ellos se ocupaban, que con la vida y el alma que eran dos tipos en toda les iba enseñando todo, a extensión de la palabra tales muecas le cargaban Ella ocupábase solo Y cor fin llego un moracho de sus trajes, y las galas en que tomo la pilaora y los pohngues de moda y de esta manera hablo para embadurnar la cara. con voz demasiado dirá El, en rizarse el cabello, ¡Mía los señoritos 1 Citeinol habla- de perros y jacas, ¿De que demonches se espantan? fumai ep pipa, y decir Si ustedes tienen monedas, sandeces a las muchachas. aquí sus padres las ganan, Pues señor, los señoritos y las tierras que poseen (como tocios los llamaban) se han hecho buenas de malas, por aquello de que nadie a fue za de esta basura tiene la salud comprada, que EbUi tesoro, jcarimba una noche en el Retiro Desde que se echa en las tic ra: cogieron unas tercianas, es mucho lo que adelartan, y el medico les mando y se aumentan sus tesoios salir de Ja corte amada mas de lo que se esperaban. Y hete a J a Correspondencia Con que menos aspavientos, esta iiuev. de importancia menos asco y menos planta. Los dist ijguidos hermanos Esta les da de comer, Artuxo y Laura Farándula denla vuecencias las gracias. salen para las Batuecas mañana por la mañana Cuantas cosas se desprecian por gente cuya ignorancia yg iQue horrorl Sus arrendatarios, n o adivina que las debe que en obsequiarlos se afanan, el fauslo y o r o q u e gas tal son unos hombres muy cursis, C. con un s manos que espantan; CL ios Alpes de Estiria y el Tiro! Canntia, los Karpatos, Eseandinavia y gran parte de Rusia y en Asia, desde el líral a ía China. El águila dorada, en Escandinavia, Polonia, Rusia y Siberia; la imperial, en Austria, Rusia, países del Bajo Danubio y España; la chillona comúnmente se encuentra en Polonia, Rusia Occidental, Hungría, Turquía europea y Grecia; la clanga vive en Alemania, Suiza, Francia é Italia; la de las estepas, en la parte oriental de Euro-