Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B g VlgRNKS 9 JT E NOVIEMBREBE ia 6. PAG. 5. EDICIÓN V durante tos veranos, qtre es cuando Rafael Jfeaie á torear, en Los Molinos, en el precioso liotel donde se ha efectuado la boda y que el B r Clementson ha regalado á su hija. La esposa de Rafael aprobaba la proposición d e su padre. Mach quiio, dijo: Pienso que no habría mejor nodo de celebrar nuestra unión, que fundar en este hotel donde se ha consagrado mi dicha, un asilo para los trabajadores ancianos é imposibilitados. Otro de igual índole fundaríamos en Córdoba, jen la casa donde murió mí madre, que es d e ai propiedad. La noble y caritativa proposición Ae. Machaqutlo fue aprobada inmediatamente. Y vean ustedes por dónde, gracias al generoso corazón de un torero, los trabajadores ancianos é imposibilitados van á tener dos asilos, tino en Córdoba, y otro en Los Molinos (Cartagena) para pasar los últimos años de su vida. ¡Bien por Machaqwlo! ¡Qué Dios le siga protegiendo como hasta aquí! Y por nuestra parte, reciba la bellísima esposa de Rafael nuestra raát sincera felicitación por el esposo que Dios le ha concedido. ¡Es el mayor elogio que podemos hacer del bravo Machaquiio! DON SJLVERIO Con las piezas muertas esta mañana, el resultado déla cacería en Lachar ha sido: 1.700 perdices, 15o iiebres y gran número de conejos, patos y aves de rapiña. El total de piezas muertas en ambos cotos hasta el día de hoy, es de a. 197. Solarei- eiite el Rey ha matado 202 piezas. En el cuarto ojeo de esta tarde mató j 5 perdices. Mañana emprenderá el Jiey el regreso á Madrid. Saldri de llloxa á las nueve de la moche, llegará á Córdoba á las dos y media de la madrugada y á Madrid á las doce cincuenta de la tarde del sábado. Hoy ha ido á Lachar un sastre de Granada para tomar medida á S. M de un tea. je de campo con marsellés y calzonas, igual al que usa estos días el duque de San Pedro. -Campo i. Moreno. INFORMACIÓN POLÍTICA 15 X) TO Mi NI S- Fue la de ayer una buena TROI A tarde para el Gobier- -no. Decir otra cosa seria dar testimonio de apasionamiento, de parcialidad que no encaja en nuestro proceder. No es inconsecuencia reflejar hoy optimismos, ayer pesimismos, cuando unos y otros son punto de tin estado de opinión que cambia á merced de los acontecimientos La independencia permite esos alardes de sinceridad qae wosotros hacemos en nuestra información, proclamando que tan raáh como fue la jornada delTOtércoilespaTatíl Gobierno, fue de buena la de aye El general López Domínguez hizo un discurso hreve, sencüio, sincero y la- mayoría- se fue con él. Si S r Moret estuvo elocuente, como siempre, peno prar consideración, ó por cálculo, ó ¡por desgracia para él, por to c ue ó fuere, no produ o el- efecto qae esperaban rcuichos de has qtte Je oyeron, k roayoría, ay cilante un momento, se pronunció decididamente por el jefe del Gobierno, menos arrebatador de palabra, pero tas practico de concepto. Esta es la- verdad de los hechos y como á la verdad rendimos culto, consignamos, sin que nos duelan prendas, porque la imparcialidad no puede tener dolores, la impresión que resume la jornada parlamentaria de ayer. EL REY EN LACHAR c i i AO acompañaron al Rey TRASMULAS -j ij han- repartido el día de hoy entre Lachar y Tras- mulas. En el primero de dichos puntos estuvieron toda la mañana, y á la hora de almorzar fueron en carruajes al Cerro de la Parra, perteneciente á la posesión del conde de Agreía. Allí se había preparado el almuerzo en aína magnífica tienda de campaña de lona, cuya construcción se debe al ingeniero Sr. Mirabel Delorme, y te ha valido expresivos elogios de Cuantas personas la han visto. AHí- se dará también el almuerzo de mañana, i a tienda, de forma rectangular, está cerrada, excepto por el frente, por todas partes. Una puertecilla lateral conduce por un camino cu ¡bierto á la cocina, anaplia caseta dejadera, donde ayer hizo verdaderas maravillas el cocinero francés del conde. En el centro de la tienda la mesa para 14 cubiertos estaba dispuesta con el mejor gusto y con la mayor esplendidez imaginables. A ambos costados, mesitas sraxiliar. es sostenían el servicio y los postres de riquísimas frutas traídas de Francia. Eran tivas y chirimoyas enormes. El menú ouede dar idea de lo exquisito del banquete. Se compone de consomé Victoria, Itnevos a la San Humberto, carne de buey al jerez, pollos del Mans, ensalada Raque! guisa- ntitos á Ja francés melocotones helados á la- condesa, pastas, quesos, frutas, helados, etc. Los periodistas que asistimos á la cacería, disfrutamos de tan suculenta comida, á la cual, como á la de mañana, nos había invitado galantemente el anfitrión, El Rey y los cazadores estuvieron animadísimos. Desde el principio de Ja comida Temó entre ellos efusiva alegría y más de una vez resonaron las carcajadas. Un detalle: gran par te del servicio de- mesa, cubiertos, mantequeras, cerucer. Q- s, etc. era de oro. La posesión de rcasmulas s magnífica. Mide i.5oo hectáreas, y produce anualmente 14.000 fanegas de granos y 1.000 toneladas de remolacha. Al tra- vés de la finca, y para el servicio de los cazadores, ha hecho construir el conde de Agrela 2 kilómetros de carretera y ante la tienda de campaña un precioso jardín. gos del Gobierno era grande, porque, ellos, la mayoría había demostrado su adhesiofl al Gabinete López Domínguez Había entre los liberales algunos diputados que protestaban, pero no contra el Gobierno, sino contra el Sr. Moret, y eran los monterístas. Protestaban de lo dicho por el S r ÍHoret al pintar el cuadro déla situación política cuan do ¿1 se encargó del Poder á la salida del se ñor Montero Ríos. Los ministros se felicitaban del triunfo obtenido por el general López Domínguez. El conde de Romanones, en pleno salón de Conferencias y rodeado de más de cien personas, decía á gritos: Ahora se confirma mi afirmación deque nos comeremos en el Poder e) pavo de Navidad. Al hablar el conde de JRomanones con tanta seguridad del pavo ministerial, lo relacionaba en el pensamiento con el gato encerrado que hay en todo esto; gato convertido en el decreto de suspensión de sesiones que á principios de Diciembre desea leer el Gobierno en ambas Cámaras, dejando los presupuestos V los proyectos de ley para otra ocasión. Y luego, -allá para Marzo, cuando el tiempo haya mejorado y la hermosa primavera empiece i substituir al frío ambiente invernal, podrá haber otras 3o sesiones. Realmente, los propósitos del conde no son malos, para él... Sólo falta que pueda realizarlos. El debate político ha terminado. LosSres. Meliay Nocedal renuncian á hablar; el Sr. Maura dice que no ve motivo para intervenir, puesto que ya se ha esclarecido lo referente- á la crisis de julio. Desde hoy, la tranquilidad reinará en el Congreso, hasta que surja algo imprevisto que cié al traste con el sosiego del Gobierno y coa la alegría de sus allegados. ü POR TBLBaRAPO GRANADA, 8, J I N. E LACHAR A ¿Los azadores que DE UN F 1 NDEBATE lpL PROYECTO DE Buen rato despuá ASOCIACIONES d TM f a sson del Congreso, y cuando en la Cámara quedaban ya contadas personas, formóse en uno de los pasillos un grupo, en el que estaban, entre algunos diputados, el ministro de la Gobernación y los señores Mella y Nocedal. Hablábase del proyecto de Asociaciones y se hacían, en tono de amable familiaridad, profecías sobre la discusión de este proyecto. El Sr. Dávila, después de un rato de agradables divagaciones, dijo, ya en serio, al señor Mella: -Yo le prometo una cosa, y es retirar el proyecto de Asociaciones si los obispos renu, cían á las temporalidades. ¿Lo promete usted? ¡Qué duda cabel- -Pues lo recomendaré á los obispos. Ya saben, por lo tanto, los prelados el trato que les, propone el Sr. Dávila. Según noticias oficiales, el ey s a l d rá esta noche de Granada, a las nueve de la noche, y llegará á Madrid mañana, á la una de Ja tarde. i n t e r r o g a d o- eJ conde de Romanones acerca de la protesta que un periódico atribuye al Vaticano, en lo que á la Real orden del matrimonio civil se refiere, manifestó que nc tiene noticias de tal protesta, pero que si por los trámites legales llegara aquélla á su conocimiento, contestaría inmediatamente al Vaticano con arreglo al criterio que el Gobierno tiene en tal asunto. P í L REGRESO- -T B 1 TJBV O oras las alegrías se convierten en tristezas y viceversa, C n ua discurso se da fuerza á Jiña siíuaciáa y can una frase- se derrota á tro Gobien o. jr- Estos íon Jos efectos. decía ayer un viejo parlamentario, ¡de 4 a política personal, ptr- sonalísima que aquí se hace. Citando á- primera hora ade la- tar- deáa Cáma; a se iba llenando de diputados, y las profecías menudeaban y el ambiente se caldeaba, nosotros, por casualidad, vimos a ¡Sr. Mor- et, q ue, ¿pie, cruzaba por la calle de ifonso 2 dirigiéndose hacia el Congreso El ex presidente del Consejo presentaba el aspecto del hambre que medita: la cabeza baja, la barba casi hundida en- el a) bo pañuelo que le abrigaba el cuello, -una mano en el botsillo del gabán y la otra sujetando el- paraguas. Caminaba el Sr. Moret, y nosotros, al verle, comprendimos que no (tenia propósitos batalladores. La mano que- podía esgrimir el Arma para matar al Gobierno empuñaba, como decimos, el inofensivo paraguas. Llegó el Sr. Moret a, l Congreso, le ítie concedida la palabra, hizo oso de ella. y conforme el discurso avanzaba, los pechos ministeriales se dilataban. En la sección correspondiente consta Jo que ocurrió en la sesión. L A PROTESTA DEL VATICANO Cuando ésta terminó, la alegría de ios ami-