Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 8 DE NOVIEMBRE DE 1906. PAG. 5. EDICIÓN LOS REYES EN MALAGA VISITA REGIA A LA IGLESIA DE LA VICTORIA. SS. MM. EN LA ENTRADA DEL TEMPLO En otro tiempo presentó su candidatura á la presidencia de la República, pero advirtió que antes de llegar á semejante altura era preciso recorrer diversas etapas, y que no se podía ganar la Casa Blanca con el solo auxilio de los y de reclamos periodísticos. Limitóse, pues, á ser diputado y lo fue tranquilamente, dejando de asistir 160 veces á las l85 sesiones de la legislatura pasada. Actualmente se presenta candidato del partido demócrata en las elecciones de gobernador del Estado de Nueva York, que se verificarán hoy, y que constituyen la etapa decisiva para llegar ai puesto que tanto ambicionó, y queelmismoRoosevelt tuvo que pasar antes de ser Presidente. Hasta aquí todo iba bien para él, pero míster Roosevelt creyendo que no debía to erar por más tiempo los progresos de una influencia fundada en el dinero, la audacia y el escándalo, se ha decidido á intervenir aprovechando el momento favorable del final de un período electoral para hacer un llamamiento á la conciencia pública, y al efecto, M r Ehhn Root, secretario de Estado, durante estos últimos días ha tomado parte en gran número de reuniones públicas para combatir á M r Hearst, declarando solemnemente que lo hacia así en nombre de Roosevelt. El Times publica largos extractos de los discursos del ministro de Estado, en los que hay- POLÍTICA EXTRANJERA 1 AS ELECCIONES EN El corresponsal I- LOS ESTADOS UNIDOS del Times en Nueva York compaROOSEVELT COLÉRICO ra con la caída de un rayo la intervención del presidente Roosevelt en la campaña electoral, preparatoria de las elecciones legislativas... En efecto, Roosevelt ha lanzado sus rayos contra Mr. Hearst launched a ihumderbolí aspirante á gobernador del estado de Nueva York Mister Hearst es un hombre que ha franqueado risueño la cuarentena, dejando detras un pasado muy pintoresco. Archimillonario, y por tanto influyente y poderoso, quiso desempeñar un papel de primer orden, y para conseguir su objeto, dominar primero la opinión pública por medio de la Prensa amarilla, periódicos populares de bajo precio é inmensas tiradas, que cuentan entre sus colegas con el Journal, el JVew York American y los demás Jlmencan de cada una de las grandes ciudades, encargados de afirmar y demostrar cotidianamente a cuatro millones de lectores que mis ter Hearst es un hombre superior. LOS REYES SALIENDO DE LA IGLESIA. D. ALFONSO DESPIDIÉNDOSE DEL OP 1 SPO párrafos como el siguiente: En nombre de M r Roosevelt os digo que M r Hearst es un demagogo, embustero y egoísta, cuya elección sería un mal y una vergüenza para el trabajo honrado, y que además causaría graves perjuicios á la obra emprendida por el Presidente contra los abusos de los trusts. Examina luego la colección de artículos de Mr. Hearts, entre los cuales figuran las violentas diatribas que el Journal publicó en otro tiempo contra Mac- Kmley, monstruo de forma humana, cuya supresión prestaría verdadero servicio á la civilización... y ejecutada pocos días después. Preciso es confesar que la curiosidad más ardiente aguarda el resultado de! combate en que Roosevelt acaba de lanzarse sin temor alguno y con un desenfado que no puede menos de sorprendernos, á nosotros los europeos que no estamos habituados á que los jefes del Estado intervengan en las contiendas electorales. Son estas costumbres yanquis desusadas entre nosotros y privilegio reservado á los ciudadanos de la Unión, que tanto se jactan de demócratas, amantes de la pureza del sufragio universal. LA SALIDA DE MALAGA. LOS REYES DIRIGIÉNDOSE A LA ESTACIÓN r EL FERROCARRIL Fots. Goñi.