Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL REY EN EL CASTILLO DE LACHAR PünHIÜ í ÍÍ ÍIPÜHIIÜI SSmSS s m Ii d LT Je Lachar. 2, Entrada principal del castillo de j S. M. el rey. 3, conde de Benalúa, propietario n Je Lachar, donde se encuentra el J ei 4, Comedor 5, Salón del Castillo. Fot. Garzón. v difunden el crédito. Debe ser apetecible llamarse médijante. En el pabellón infantil se admiten niños de pecho ton sus madres; hay un consultorio numeroso, y la leche e da en sifones, saturada de ácido carbónico. Da buenos resultados, según Concetti, conservándose mucho tiempo sin alteración. De allí recorrí algunos ambulatorios, como aquí se dice, hospitalillos como el del doctor Sorgente, pero me faltó tiempo para subir al Teresa, al vetusto convento cié San Onofrio, donde actualmente se halla instalado el hospital del Niño Jesús. No he de descríbate el panouma, ni la vieja iglesia, cuidada por dos ó tres frailes, ni sepulcro del infortunado poeta Tasso, ni la celda donde murió. Coge el libro de Alarcón y lee lo que dice. Esa parte histórico- poética no ha cambiado. Lo que sí se transfor 11 a por completo es el antiguo y sólido convento. En su 1 erredor han levantado bonitos pabellones para infecciosos, aún no inaugura dos. Las salas son espaciosas, venti 1 idas; tienen las ventanas abiertas, pues no hace frío, la Lormenta parece de verano. Cuidan á los niños las her 1 lanas de San Vicente de Paúl, con tocas á la francesa, tomo las del clásico TíospitaHílo de Madrid. Me pareció que volvía á mi antigua casa y toda la tr; s Uza ruin que se había apoderado de mi ser desaparzeió 1 orno por encanto. Vi con e! Dr. Gugüelmetti, un joven iimamente inteligente, autor de un precioso opúsculo, oiccini del popólo amaíati, en el cual dicelo que ha hecho