Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 6 DE NOVIEMBRE DE rood. PAG. 14. EDICIÓN 3. deJ. idos á la defensa nacional Las derechas no demostraron mucha hostilidad. Sólo interrumpieron al tratar de la cuestión religiosa y al aludir al poder extranjero. Después desfilaron por la tribuna los ministros de Hacienda, Obras públicas, del Trabajo y Agricultura, depositando, respectivamente los proyectos de ley creando el ministerio del Trabajo, de extensión de obras agrícolas, de legislación sobre accidentes del trabajo, de incautación del ferrocarril del Oeste, del Tratado de comercio con Suiza y de apertura de eréHito extraordinario de dos millones para socorrer á ¡as víctimas de la sequía. voto de confianza. J Se pone á votación una orden del día aprobando la declaración del Gobierno. Queda adoptada por 395 votos contra 96. por la mañana, ostentando D, Alfonso en e! ojal una magnífica rosa. En la estación fueron despedidos por los príncipes de Battenberg. El tío de la Soberana ostentaba en el pecho la gran cruz de Carlos 111. Conversó con el Rey, diciéndole: ¡Cuánto siento que haya durado tan poco nuestra estancia aquí! Luego, refiriéndose á Málaga, añadió: ¡Esto es magnífico, hermoso! Momentos antes de partir el tren, los Príncipes y la Reina se besaron con efusión. Doña Victoria dijo á su hermano: No te olvides de escribirme con frecuencia. El Re manifestó al alcalde que hiciera saber al pueblo malagueño la gran satisfacción que sentía por los continuos agasajos y aclamaciones de que tanto él como su esposa han sido objeto durante su breve permanencia en la capital. También le entregó una cantidad para que la repartí entre los pobres. La Reina fue obsequiada con grandes bouquets. Las Reales personas se despidieron de las autoridades. El tren partió á las dos en punto entre aclamaciones entusiastas. Van juntos los Reyes hasta Bobadilla. Allí el Rey seguirá hasta Lachar, y doña Victoria seguirá para Madrid, donde llegará mañana por la mañana. Los Príncipes regresaron á bordo, zarpando la escuadra pocos momentos después. -Mencheta. GRANADA, 6 1 t. OtroElasunto. M r Ailard interpela al midiputado nistro de Instrucción y Cultos, M r Briand, preguntándole en qué forma se propone aplicar integralmente la ley de Separación para que ia atribución de los bienes eclesiásticos y la entrega de las iglesias á los Municipios se verifiquen el día 11 de Diciembre de 1906. Oenado. El ministro de Justicia, M r Guyot Dessaigne, da lectura de la declaración ministerial cuyos términos provocan por varias veces prolongados aplausos. El párrafo referen; te á la política religiosa es acogido con doble salva de aplausos por parte de la izquierda y 1 con protestas por parte de la derecha. T e Málaga á Lachar. El Rey y la vía férrea. Después de la entusiasta despedida de Málaga no ha ocurrido nada de particular en el viaje de los Reyes. El único detalle digno de mención es que a l pasar el tren regio por El Chorro, cuando el convoy se detuvo para dejar la máquina que le empujaba, cambiándola por otra que le arrastrara, el Rey bajó á tierra y examinó detenidamente los destrozos que había causado el temporal en aquella parte de la vía férrea. La impulsión que causaría en el ánimo de D. Alfonso la contemplación de tanto destrozo no nos es conocida, pero no sería aventurado presumirla. También la presumiría el director de la cora pañía de ferrocarriles andaluces, que comió esta noche á nuestro lado en el hotel Victoria, de Granada. A clamaciones á los Reyes. El viaje de los Reyes, que fueron juntos hasta Bobadilla, ha sido felicísimo. En todas las estaciones había inmenso público, que aclamaba á los Reyes con entusiasmo. Los Soberanos contestaban afectuosamente. En Bobadilla, donde parece que se han reunido todas las moscas para no permitirle á uno comer, se separaron los augustos viajeros, prosiguiendo la Reina su viaje á Madrid y vi niendo el Rey hacia Granada. 1 T on Alfonso en Granada. A ¡llora llegó el Rey ya de noche. Fuera del andén, que estaba artísticamente a Jomado y con profusión de luces, se habían reunido gran número de personas, unas de lilora y otras de los pueblos vecinos. En la estación estaban ¡as autoridades de Granada é Jllora y varios servidores palatinos. Poco antes que el tren regio, llegó por otra vía el de la Azucarera de Lachar, en el cual venían el conde de Benalúa y sus invitados para saludar y acompañar al Rey. En este tren había un coche pintado de b! an- co, destinado á S. M A! llegar el Rey se dispararon multitud de cohetes; una banda de música tocó la Marcha Real y aclamaciones entusiásticas de ¡viva el Reyl atronaron el espacio. f i n telegrama. E ¡Rey descendió del coche- salón con e! marqués de Viana y el conde del Grove, y sin perder momento entregó, para que fuese expedido, un telegrama redactado en inglés y dirigido á Córdoba para la Reina Victoria. A Lachar. -Visitó luego el Rey rápidamente un inmenso granero que en la estación de Illora posee el conde de Benalúa y que hoy encierra J 7.000 fanegas de trigo. Sin que hubieran cesado los ¡vivas! y los cohetes, el Rey subió con los invitados al tren de la Azucarera, que desapareció en pocos minutos, arrastrado por diminuta máquina. C n el castillo. LAS DIPUTACIONES POR TELEFONO GRANADA, 5 4 T psperando al Rey. Han llegado á Lachar los invitados á la cacería rsgia. El tren que conducirá al Rey llegará esta, tarde, á las siete, á ¡testación de Mora. En d cha estación esperarán á D Alfonso los condes de Benalúa y de Agrela, las autoridades de la provincia y el Ayuntamiento de Jllora. El Rey se dirigirá, con las demás personalidades que le acompañan, á tomar e! ferrocarril particular que les conducirá en media hora á Lachar. En el castillo de dicha posesión se servirá, á las ocho, la comida. Mañana, á las ocho, empezará la cacería, que durará cuatro días. En Lschar están, entre otros periodistas, el corresponsal de A B C y el director de Defensor de Granada. -López. M 0 NT 1 LLA, 5, y T Jarcelona, 5, s i n En el salón de San Jorge ha empezado, á última hora de la tarde, la sesión inaugural de la Asamblea de las Diputaciones. En el fondo del salón se destaca el escudo de España y los de todas las provincias, cubiertos por un dosel formado por la bandera, española. En las escaleras y en ros corredores hay profusión de plantas y adornos. Ocupa la presidencia el Sr. Bustamante, presidente de la Diputación de León, actuando jk secretario el de la de Soria, Sr. Llórente. Después de los discursos de salutación y de darse lectura á las adhesiones, se suspende la sesión por breves momentos para proceder á ia elección de la Mesa deñnitiva, siendo elegí- ¡d por aclamación el presidente de la Diputación de Barcelona, Sr. Sostres. Al tomar posesión pronunció un notable discurso, haciendo vivísimas protestas de españolismo. Ha dicho que, á imitación de lo sucedido el siglo pasado, cuando las provincias tomaron la iniciativa para lograr la independencia de la nación, ahora las Diputaciones deben agruparse para regenerar á España, nombrando una comisión puramente ejecutiva que se ocupe con tesón de esta laudable finalidad. Benef EL VIAJE DE LOS REYES POR TELÉGRAFO MÁLAGA, 5, 4 T. I os Reyes en Montilla. A las seis y media llegó el tren Real. Aunque la lluvia caía abundantemente, acudió á la estación un gran gentío, que llenó los andenes, deseoso de conocer á la Reina. S. M fue aclamada con verdadero entusiasj mo. El elemento oficial le ofreció sus respetos. El alcalde le entregó un precioso ramo de flores. Varias señoritas de la localidad obsequiaron también con flores á doña María Victoria. El tren salió para Córdoba sin novedad. GRANADA, 6 1 M K I Rey en Illora. El Rey llegó ya de noche á Illora. Fue A las dos menos minutos desembarcaron ra del andén, que estaba adornado y alumbrado profusamente, se había reunido gran númelos Reyes. Los buques de guerra tributaron honores ro de personas de los pue- blos vecinos. En la estación estaban las autoridades de disparando las salvas de Ordenanza. En los mue íes, en la est? ción y en ei tra- Granada. El Rey telegrafió urgente á Córdoyecto, todo Mibga tributó á los Monarcas doba para participar á ¡a Reina su feliz llegada. un? o- ern o e 1 v E Rey marchó en UT tren de ¡a Azucarera L ií c ii T! O J s a o s t r a j e s q u e al palacio de Lachar jE? l regreso. El recibimiento en el castillo fue verdaderamente triunfal. Se habían colocado arcos de flores y follaje, y hubo iluminaciones con antorchas y vítores incesantes. En cuanto llegaron los viajeros, se sirvió en el palacio del conde de Benalúa la cena, que fue animadísima. En ella se hicieron grandes proyectos para las tiradas de hoy, haciendo todos fervientes votos porque se asegurase el tiempo, ahora nublado y amenazador. -José Campo Moteno.