Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 6 DE NOVIEMBRE DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN i. Mendes, el poeta de las sempiternas pecadoras, se han unido para ofrecernos una obra maestra digna de su gran genio. En el acto primero estamos al borde de! mar, cerca de las pendientes del monte Ida. La decoración es ruda y salvaje. Sombría hacia el sitio en que se encuentra el Laberinto de Dédalo. Pirítvo, sacudiendo! a ansiosa atención con que observa la puerta de bronce del Laberinto, habla con melancólica rudeza á los marineros que allí le han conducido; mas éstos, fascinados por el canto de las sirenas, no le es cuchan. Pirítvo les reprocha el olvidar á su rey Tesco, que ha venido para salvar del M ¡nantauzo á las siete vírgenes y los siete afebos, tributo ofrecido al Toro belicoso por imposición de Atenas. Y con acentos de varonil ternura deplora b inicua ley que impone á Tesco so o destruir á la inmunda bestia, alejándole á él del combate. Sordos á su voz, los marineros quieren retirarse hacia la mar, y Pirítvo, furioso, manda atar en los palos de sus navios á aquellos insensatos que así pretenden abandonarlo, y él se aleja seguido de los guerreros, que ante su vista van á ejecutar sus órdenes terribles. Ariadna, pálida, desordenado el cabello y los pies desnudos, se presenta. Ha huido de! M. CATULLE MENDES, ILUSTRE POETA, AUTOR DEL LIBRO DE LA OPERA palacio de Minos para seguir al héroe, y en cARlANE una súplica dulce y apasionada confía Tesco á Cipcis complaciente. En ese momento aparece Fedra, que viene persiguiendo á su hermana; Ariadna le confiesa entonces su amor por Tesco y le pinta al héroe. Tesco saldrá, sin duda, vencedor, pues Ariadna, traicionando á su paR 1 ANE OPERA EN CINCO El renombre dre y á sus dioses, le ha confiado el secreto ACTOS, DE MR. CATULLE de los autores hilo conductor del Laberinto. Fedra, indigna da, maldice á Cipcis, á quien Ariadna implora MENDES, Y MÚSICA DE d e l a ó P e r í de nuevo con una exaltación mística. De pronMR. MASSENET. estrenada el j u e v e s hizo to, las víctimas ofrecidas al monstruo, lanzan que éste fuera un verdadero acontecimiento gritos horribles implorando el socorro de Tesco. Piriívo y Fedra, que á medida que el com sensacional. bate se inicia sienten penetrar en sus corazoEn efecto, Massenet, el autor de Manon, el músico de las bellas pecadoras arrepentidas, y 1 nes un sentimiento de admiración par Tesco, í 1- 4 EL MAESTRO MASSENET, INSIGNE M Ú S I C O AUTOR DE LA PARTITURA DE AR 1 ANE nos inician en las fases de la lucha. Fedra, admirada, proclama al fin la victoria de Tesco. Esta escena horrible termina con un soberbio transporte de Ariadna. Los efebos y las vírgenes, ya libres y devueltos á la vida, á la luz del alba levante, forman un cortejo encantador al héroe, que aparece en el dintel de la puerta de bronce. Tesco parte á Atenas, pero llevándose con él á Ariadna, la hermana de su gloria, y con frases de un ardiente amor suplica que le siga. Ariadna se abandona, y c u a n d o Tesco y Ariadna marchan enlazados por el camino de LOS ESTRENOS EN PARÍS A 1 A V EL CASTILLO DE LACHAR. PROPIEDAD DEL SR. CONDE DE BENALUA, DONDE SE ALOJARA HOY S. M. EL REY PARA ASISTIR A UNA CACERÍA Fot. Garzón.