Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUM. 663 CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. ñor marqués gozaba plenamente del privilegio MADRID AL DJA los oradores que saben reservarse, que no de g a lluvia. La gente, aburrida, se dedico á leer los Libros Sagrados para averig u a r en qué empleaban el tiempo los antecesoVes d c N o é durante los cuarenta días que duró $1 diluvio universal. Por aquí no estamos todavía reas que en la tercera ó en la cuarta jorna da. Pero todo se andará. El crimen misterioso, el que ei puolico de los folletones se habí imaginado lleno de destalles esneluznantes, amenaza acabar en fantasía. Autoridad tan respetable como el doctor ¿Isla declaró ayer que la víctima murió de mal alumbramiento y no á patadas, como se había dicho en la vecindad. Puede que haya quien Jome á decepción lo que humanamente pensan 4o puede ser, dentro de una desgracia, dato consolador. Otra decepción experimentaron los que ayer acudieron al Congreso huyendo de la lluvia. Se levantó e! marqués ds la Vega de Armijo á hacer dos preguntas relacionaos? con el Vati ano y los espectadores creyeron que el procer se lis traía Pero, nada; fi: ctodo tilo un fogonazo, y no de pólvora. D s magnesio. Después interrogó el S r Llorens sobre el ter- cer entorchado y sobre los recreos en algunos Círculos. Pero tampoco la cosa dio juego. Y so que de juego se trataba en la segunda de Jas preguntas. Para sesión amena, la del Ayuntamiento. piscutió la Junta municipal los presupuestos, y Ccn motivo de negarse una subvención á algu 7 n s Asociaciones religiosas y concedérsela á ptíss, se armó una trapatiesta de mil demonios. Xos incidentes fueron varios en el curso del debate. El juez entiende en el asunto, y el juez s! a opinión. Sucesos, pocos y de escasa monta. En algo había de conocerse el beneficio de la lluvia. Por la noche no hubo más novedad que la fitíta celebrada en nuestra casa en honor del Sr, Paz. Fue brillante, aunque esté mal decirlo, que no debe estar, porque de decir otra tosa se querellaría con nosotros la verdad. Sí MADRID, ó DE NQVBRE. DE 1906. NUMERO EXTRA. 0 10 CÉNTIMOS el lector, si en una lucha de horas y horas y horas en que hay que estar sentado en los esse prodigan, el privilegio de la atención, de la caños, 5o hombres no pueden llegar á fatigar, á abrumar á cinco. Nunca las lesiones permaansiedad en el auditorio. Y lo que el señor marqués- decía- -según nos han contado luego nentes han durado más de tres ó cuatro días; los que se hallaban cerca de él- -era que deseaba y es verosímil, es seguro que en este caso, sí enterarse del asunto referente á nuestro emba- los 5o no vencían totalmente á los cinco, es decir, si el Gobierno no dejaba llevar las cosas jador en Roma. Ha sido breve el señor marqués: son breves hasta lo último, estos 5o luchadores habrían- al menos y desde luego obtenido alguna importodos los buenos oradores. El señor ministro de Estado se ha levantado á satisfacerla curio- tantísima modificación en la lev. que la hubiera hecho poco menos que inofensiva. sidad del venerable procer. Este señor ministro va ganando las Simpatías de todos; podría Esto era lo que convenía decir; ahora lo ser muy bien presidente del Consejo; lo haría señores que se marcharon por el foro pronunmejor que algunos de sus antecesores; es per- cian tremebundos discursos. Bueno es que sesona culta (ha escrito un libro interesante so- pan Cataluña y el país entero que los fuegos bre las aplicaciones del vapor) tiene palabra fatuos del Congreso no son llamaradas de cañón. sobria y clara; cuando lo desea, sabe dar una AZOR 1 N nota patética, sentida, y no le falta el don de poner un condimento de ironía ó de insidia en la frase que dirige al adversario. El Sr. Gullón ha comenzado diciendo que si é! fuera aficionado á los términos modernistas, calificatía de tendenciosos los rumores que han corrios catorce representantes de las Provincias do sobre nuestro embajador en Roma Yo no Vascongadas, que han venido á Madrid sé por qué se le antojará al ser ministro de para convenir el concierto económico, se reEstado que el término tendencioso es modernista; este vocablo lo usa todo el mundo; -está ya unieron ayer en el ministerio de Hacienda con los directores generales del departamento, y aceptado; es casi viejo, y bien se puede decir con el subsecretario, Sr. Requejo, que presidió que no lo han implantado en el idioma los tala reunión. les protervos modernistas, sino más bien los Aunque la armonía entre los representantes especuladores filosóficos, los sociólogos, los de ambas partes es perfecta, el S r Requejo, críticos. Pero dejemos esto; el caso es que el Sv. Gullón ha manifestado que él como mi- en nombre del Gobierno y para sentar antecenistro de Relaciones exteriores entiende que e! dentes, declaró que si el 31 de Diciembre próprincipal de sus deberes es el de mantener ¡nto ximo no están convenidas las bases del congros los derechos del Estado frente á los que cierto, las Vascongadas y Navarra quedarán traten de amenguarlos Esto nos ha satisfecho sometidas al régimen común de las demás proplenamente y hemos enviado desde el fondo de vincias de España. Los vascongados entienden, y así lo exprenuestro ser, como ciudadanos, como fervorosos amantes del poder civil, un testimonio de saron al subsecretario, que el régimen es permanente y que de lo que se trata es de alterar gratitud al Sr. Gullón. la tributación en el sentido que se acuerde; Han continuado otros señores diciendo ta- pero que nunca y en ningún caso puede darse les y cuales cosas desde sus escaños, y bien en- por terminado el concierto que rige desde trada la tarde, el presidente ha ordenado que 1894. se continuara el debate sobre la ley de JurisEi Sr. Requejo insistió en exponer el critedicciones. Los escaños se han desplobado de rio que defiende el Gobierno, después de un representantes del país. Este debate no intereestudio detenido de la ley, y se acordó que sa á nadie. Dicen los catalanes que lo mantie- para adelantar el trabajo se nombren subcominen que esto lo saben ellos, pero que ellos no siones que se entiendan con los directores genehablan para el Congreso, sino para Cataluña; rales, para que una vez concluida esta labor de Está muy bien; pero yo creo que es necesario detalle, se dé terminación al concierto ecoque Cataluña, que todos los que sufren las con- nómico. secuencias de esta ley (que desde ei momento en Con este fin, hoy celebrará su primera juntl que es ley debe ser profundamente respetada) es bueno que sepa también Cataluña una cosa; la subcomisión primera con el Sr. Soler, director general de Contribuciones. esta cosa constituye una verdad amarga, dura, mas yo quiero decirla. Y la verdad es la siguiente: que todos estos señores que ahora pronuncian interminables y difusos discursos y ocupan el tiempo que debiera emplearse en coN PROPIA. Ayer comenzó en la Secsas más útiles; que todos estos sañores que pror v n c c i i c A c ó n tercera la vista de la DErENsA testan en estos momentos de la ley de Jurisdic causa que con este titulo ciones son precisamente los que pudieron impedir su aprobación. Cuando la retirada de las anunciamos en nuestro número anterior. Declaró en primer término Pablo Rodríminorías republicana y catalanista oímos á va ríos expertos parlamentarios esta opinión á guez, refiriendo detalladamente la agresión de que fue objeto por parte de Nemesio Darío saber, que todos los señores que se retiraban, si hubieran luchado en el salón, hubieran impe- Bacho y el angustioso trance en que éste llegó dido la aprobación de la ley. Es efecto, ésta es á colocarlo, acorralándolo en un retrete, sin una cuestión puramente de energías físicas, de otra disyuntiva que la de matar ó perecer. El presidente del Tribunal hizo explicar al fisiología, pudiéramos decir. Con la obstrucción de los que se retiraron se hubiera ido á la procesado el modo que de sacar el arma tuvo sesión permaner. tc; hay en el Congreso cinco cuando era acometido por Nemesio, y Pablo hombres que puedan presidirlo (un presidente dio sin vacilar y de modo terminante la explicación que de él solicitaban, y cuatro vicepresidente? los que se oponían A preguntas del letrado defensor, Sr. Terce- j á la! ey suman en tota! unos 5o diputados. Vea ro, refirió cuanto Nemesio hizo en el domicilio LAS COMISIONES VASCONGADAS L IMPRESIONES PARLAMENTARIAS En los primeros momentos de la sesión de ayer tarde, el señor marqués de la Vega de iVrmijo se ha puesto de pie ante su escaño, Los diputados y periodistas que hemos obser vado esta pequeña maniobra del señor marqués, liemos sido sobrecogidos por una ligera duda. Sin embargo, esta duda era tan absurda, tan estupenda que todos mirábamos al señor marqués llenos de asombro. ¿Es- -nos preguntábamos- -que el marqués va á hablar? ¿O será que el marqués se ha puesto de pie porque va á marcharse ó porque ¿está un poco aburrido de estar sentado? No sabíamos cómo resolver este íntimo conflicto; entretanto, el señor marqués ponía las dos manos sobre el respaldo del asiento delantero y echaba el cuerpo hacia adelante. N o cabía duda: el señor marqués iba á usar de la palabra. Entonces se ha hecho una profunda expectación e. n la Cámara; iodos ¡os diputados volvían la cabeza Hacia el señor marqués; todos los periodistas nos hemos levantado y nos hemos inclinado hacia el sajón para oír mejor. Y c! señor marques iba hablando; r. o se; e xnrnd- su voz zva qusda; pero c! se- FUEGOS F A T U O S- TRIBUNALES E