Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C, LUNES 5 DE NOVIEMBRE DE 1906 AG. 6, EDICIÓN s. a do los restos del formidable bando remontaron el vuelo hacia las Orkneys, á bordo de un navio inglés se oyó una carcajada de triunfo. Nunca he gozado tanto, escribía luego Drake, como al ver volar al enemigo empujado violentamente hacia el Polo por el viento Sur. Y era lógico que se riera. No era sólo aqud mar el que quedaba por suyo; era que toda la inmensidad del Océano podía darse ya como señoreada por él, y no habría en lo sucesivo barco alguno que no se rindiera ni costa que no se despoblara al medroso grito: ¡Que viene el Drake... rloy viene el Drake á Málaga. Pero es en son de paz. Durante cuatro siglos ha corrido tanto la Historia, que la evocación de ese personaje no sólo no despierta rencores en España, sino que acaso alienta esperanzas. Hace unos años hubiera sido curioso ver cómo se saludaban cordialmente el Drake y el Oquendo, un día irreconciliables rivales. Ya, por desgracia, nuestro Oquendo no existe. Y quizá la misma misteriosa mano que, gobernando al mundo, lo hundió enlas aguas de Santiago de Cuba, dispuso de modo tal las cosas á fin de que, alj gún tiempo después, se pronunciase casi como j el de un hada bienhechora un nombre que sonó antaño á negro y espantable trasgo. Pues hay que convenir en que el Drak saludando al Rey de España, y el Juana de Arco cambiando cortesías con el almirante ingiés, si no fueran como son testimonio de una juiciosa rectificación de la Historia, serían dos burlonas muecas del acaso. Que si es chocante imaginarse al belicoso corsario ofreciendo ramos de olivas á los adversarios de su Reina, no lo es menos fingirse á la intrépida doncella de Ot eans desprovista de sus arreos marciales y tejiendo guirnaldas de flores para depositarlas en las sienes de los que, en represalia de guerra, la condujeron al suplicio. F DE LLANOS Y TORRJGLiA. ¡I 11 mm MM Ww? M- M í 1 -Í. -Í DE AGRICULTURA En la última semana s 4 ha cotizado el trigo á 40 reales y medio fanega en Arévalo y Valladolid; 40,25 en Medina del Campo; 40 en Barcelona, y 38,5o en Ríoseco. Los mercados nacionales muestran tendencia sostenida, unos, y floja, otros; pero todos convienen en cierto estado de expectación, propio de las circunstancias presentes. Los agricultores esperan que se solucione la cuestión pendiente entre ellos y los harineros, y de la solución que se dé, que hoy más que nunca se espera grandemente satisfactoria, dependerá el I nuevo rumbo de los mercados. Entretanto, seguirán las cosas como hasta aquí, y aun con más flojedad en las cotizaciones, si sobreviene un período de calma en los negocios de exportación Las condiciones no pueden ser mejores en la actual otoñada. La repetición de las lluvias ha venido á influir muy favorablemente en las labores de sementera. Todo induce, pues, á hacer esperar otro año de excelente cosecha, porque el fundamento principal para la misma es la siembra y el buen nacimiento de las plantas, y esto es lo que ya se está verificando. En Barcelona ha estado un poco floja la cotización de los trigos, y más que por nada, por la poca demanda que hay. La plaza acusa en los compradores poco interés, y en cuanto á los vendedores, así como cierta tregua, en la convicción de que resultará inútil el intentar forzar el negocio en los momentos presentes. El aspecto de los mercados extranjeros es muy vario; pero las diferencias ya en alza ya en baja, según los casos, respecto á la semana anterior, son tan exiguas, que no dan píe Dará M ERCADO DE EL GUARDIA FERNANDO MARQUENSEN WLNSON, QUE, SIENDO MUJER, HA PASADO DURANTE MUCHOS AÑOS COMO HOMBRE PRESTANDO SERVICIOS EN EL GOBIERNO CIVIL DE SEVILLA Fot. Barrera. QUE VIENE EL DRAKE f uán lejana la época en que este grito sacu día de terror las playas de nuestro país! Cuán lejanos los días en que á la sola mención ie tal nombre huían á toda fuerza de vela los zorados navios españoles si, por desventura, ti regresar de América cargados de oro y pedrería, divisaban al famoso corsario! Francisco Drake, cuyo nombre lleva el acorazado almirante de la escuadra inglesa visitada en Málaga por nuestro Rey, fue el brazo y caso en gran parte el pensamiento de Isabel de Inglaterra, la odiada de Felipe Sus depredaciones, según nosotros; sus hazañas, según los ingleses, hicieron más por la ruptura eatre las dos naciones que el suplicio de María Stuardo y la guerra de Flandes. El füé el pri- mer bntano que, atravesando el estrecho de Magallanes, arribó á las costas de Chile y del Perú, cargando su barco con e! oro y la plata del Potosí y con las perlas, brillantes y esmeraldas que ya traían de Lima para Cádiz galeones españoles. Cuando, después de nacer circunnavegado el mundo, desembarcó en Plymouth, rico y vencedor, la reina Isabel aceptó para su corona las preseas con que e! osado filibustero la obsequiara. Felipe montó en cólera y amenazó sin éxito. Si vuelve á amenazarme, dijo Isabel, meto en un calabozo á su embajador. Y el rey de España no amenazó más, pero se apercibió á la venganza. Esta tomó la forma de una escuadra tan imponente como nunca la vieron los mares. La Armada Invencible zarpó hacia las costas de Inglaterra. Medina Sidonia desde dentro y el temporal desde fuera acabaron con ella. Cuan-