Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
si ANO CUATRO; NUM. 662. CRONICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA SSMADRID, 5 Dfí N 0 VBRE. DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS 11 referente á la sal y al azúcar, que se convertirían en verdaderos monopolios disfrazados, si aprobasen las Cortes lo que acerca de estos dos artículos propone el Gobierno. Desde luego notamos que en el cálculo dt los nuevos aumentos hay mucho de arbitrario. Vamos por partes. 1 mpuesto de utilidades. Es evidente que este impuesto pueae producir más de lo que actualmente rinde, que existen importantes ocultaciones; pero no basta fijar en el papel un aumento de tres millo e es preciso determinar cómo se va á conseguir dicho aumento. El Sr. Navarro Reverter se ha limitado en su discurso á manifestar que un nuevo reglamento someterá al impuesto mayor número de contribuyentes. No es esto suficiente. ¿Por qué no se exponen las bases de ese reglamento? Una ley más no hubiese estado fuera de lugar en unos presupuestos tan complicados como los que analizamos y en los cuales, además del articulado de la ley, figuran cinco reformas tributarias, suplementos de eré dito, créditos extraordinarios, la supresión de los Consumos y lo que llama el ministro reformas de crédito. Esto mismo podemos decir del aumenfc. de dos millones en la contribución industrial: o se especifica el modo de conseguirlo. T erechos reales. También se espera recaudar, estableeien do una inspección, tres millones más por esto concepto, olvidando que se trata de un ira puesto de los en que menos ocultaciones so ¡posibles, porque la materia imponible está á 1: vista. LOS REYES MADRID AL DÍA I domingo delicioso. No EN MÁLAGA I n las empresas teatrales, ninos desmentirán las de los estaC o m o ayer, t a m b i é n hoy cran eípCT ¿5 y 4- P ÁLABRAS dos los Reyes en distintos sitíos al mismo tiempo. Se siguió afirmando que iu an al convento de Barcenillas, y aquellos alrededores ofrecían el mismo espectáculo que ayer y fueron teatro de idéntica desilusión. En la Victoria se creyó igualmente que iban a ir, y fueron esperajdos. Unos decían, convencidos de que eran los que estaban en lo cierto, que irían á la magnífica finca de los señores de Loring, denominada La Concepción, y no faltó allí distinguido público, que resultó tan chasqueado como el que había en los lugares antes citados. Por los dedos de las manos podíamos contarnos! os que sabíamos el rumbo cierto de la regia comitiva: la finca Santa Tecla, propiedad del acaudalado exportador malagueño D Federico Gross. El objeto de la excursión era dar un paseo por los alrededores y tomar el té en alguna casa. Fue elegida la indicada, que dista ocho kilómetros de la población por el camino de Churriana. Y allí estuvieron SS. M M breve tiempo. Con ellos fueron los príncipes de Battenberg, Luis y Alejandro, el duque de Santo Mauro, el conde del Grove, el almirante Matta, el marqués de Viana y el médico Blending. Desembarcaron á las tres y cuarto, y embarcaron de regreso á las seis en punto para no salir del Veiayo, según se dice á última hora, hasta el momento de marchar de Málaga, que será á ¡as dos y cuarenta minutos de mañana unes. Por cierto que la excursión de los Reyes lia dado lugar á un incidente. El jefe de la policía de la población, en cuya compañía, por cierto, iba el fotógrafo de un periódico madrileño, dio una orden que fue mal oída ó mal interpretada, porque á consecuencia de ella se impidió continuar el camino á los carruajes que seguían á la comitiva y, por consiguiente, á los periodistas que los ocupaban. Sólo dos, en uno de los cuales 10 a ei representante de A B C, pudieron seguir. Entre los que se vieron obligados á retroceder figuraba el del alcalde. 1 C RON. DCOAMTIENJJEOG, R Á Fi NCA 4 blecimientos cuya apertura permite el descanso dominica! La lluvia cayó incesantemente por la tarde. Madrid, sin animación callejera y con poco alumbrado, porque los domingos cierra el comercio y no quiere iluminarle las calles al Ayuntamiento, es sencillamente aburrido. Ya tiene tema favorito la gente para sus conversaciones de familia y de vecindad. El crimen misterioso, el de) fiero m r do que mata á patadas á su pobre mujer y consigue que se. la entierren sin que se sospeche nada. Folletín Richebourg hasta aue surja otro, aue no faltar. En 1 teatro Barbieri hubo por la mañana mitin de albañiles con poca gente, y con más, por la tarde, Los amantes de Teruel. En Tetuán se celebró por la tarde una novillada. Los diestros lidiaron valientemente á los bichos y a! temporal. La afición taurina tuvo fijo su pensamiento en Cartagena, donde Machaquito consumaba la más bella suerte de su vida de torero. La boda del gran torero ha tenido más resonancia que la de cualquier- Príncipe de sangre Real. La política, buena, gracias. En el Congreso se reunieron muchas Comisiones de las que tienen que intervenir en los próximos debates. Verdad es que el tiempo no estaba para andar por ahí. Desgracias, un suicidio, el fallecimiento de un niño en el tren, y la confirmación de que, al fin, habrá debate político en el Congreso. LOS PROYECTOS ECONÓMICOS f IV Q a r a hacer el estudio de las reformas tribu tarias propuestas j) or pl Sr. Navarro Reverter, no nos hemos entregado exclusivamente á nuestras impresiones personales. Antes de formar un juicio definitivo, hemos querido oír la opinión de algunos hombres políticos que militan en diversos partidos y también la de personas competentes en asuntos financieros. Lo que digamos será, por lo tanto, el resultado de una investigación minuciosa, hecha sin prejuicios y con entera libertad de criterio Constituyen estos proyectos una verdadera revolución económica, y desde el punto de vista de sil viabilidad en las Cortes, haremos observar que tienen un vicio de origen: no son el resultado ó, mejor dicho, la síntesis de la políN RAMO SOS- Y á propósito del al- tica financiera de un partido, reflejan más bien calde. Había éste dis- la opinión personal de un ministro. Por eso PECHOSO puesto 1 a confección tropezará su aprobación con la oposición de de una corbeüte magnífica para ofrecerla á Su algunos elementos liberales que en otras épocas se mostraron hostiles á algunas de las solu (Majestad la Reina. Envióla á bordo del Pelayo con su tarjeta. ciones que hoy se proponen. En estas cuestiones económicas, que nada pC del PehX o alguien, temeroso de que el rsmo ¡ocultase alguna máquina infernal, le destrozó tienen que ver con los principios políticos, no para ver lo que tenía dentro. El ramo no lle- pnede existir en los partidos unidad de crite; gó, pues, á su destino, y el alcalde no quedó rio. Es probable, casi seguro, que algunos liberales voten contra la reforma del Banco; es Ifnuy contento, como es de suponer. Añada el lector á esta contrariedad la del posible que otros conservadores concedan su amino de Churriana y comprenderá que el día voto al proyecto sobre las Azucareras. e hoy no ha sido muy festivo que digamos Para mayor claridad estudiaremos primero ara la primeva autoridad local de esta po- las leyes especiales que tienden á aumentar la blación. tributación de algunos impuestos, sin implanJOSÉ CAMPO MORENO tar medidas radicales, y examinaremos después ü N INCIDENTE Nada de particular tendría que las Corte; dijeran: Admitimos en principio esos aumentos de siete millones; pero antes de votarlos necesitamos conocer los reglamentos que facilitarán su cobro. X imbre y tabacos. Intencionadamente hablaremos ai mismo tiempo del millón de pesetas de aumento del Timbre y de los ocho que han de producir los tabacos. El aumento de un millón no es iiscutible, s! consiente la Arrendataria en cobrar 2 por 100 de comisión en vez de 3 por 100. Pero esa concesión que hace al Tesoro la Tabacalera eí á cambio de otras ventajas. El Estado va á autorizarla á generalizar la labor mecánica y va á facilitarle los medios de luchar contra el contrabando. Lo primero nos parece conveniente, con tal de que se respeten los derechos adquiridos y de que no sufran las consecuencias de esta medida las operarías de las fábricas. Paro no vemos en ninguna parte claramente estipulados los medios que adoptarán, ó el Gobierno ó la Arrendataria, para- conseguirlo. Lo segunda puede ó no ser eficaz, según los medios que se empleen para perseguir ese contrabando, que, por muy importante que sea, no creemos ha de alcanzar los 12 millones de que hablaba, como mínimum, el Sr. Navarro Reverter en su discurso Admitamos todo esto: admitamos tambiér la prodigiosa improvisación de una escuadrilla de barquitos de z 5o toneladas. Pero lo que no vemos claro es de dónde saldrán, á pesar de todas estas medidas, los ocho millones de aumen