Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B x: DOMINGO 4 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. iS. EDICIÓN 1. Hos presuntos autores del Tietho, que han sido detenidos, son: Francisco Gómez (a) XWpas, de oficio barbero, y Pedro Antonio Martínez (a) Soca de infierno, carpintero. Dichos sujetos están incomunicados, y según parece, el segundo de ellos ha declarado tu participación en el crimen. Es muy elogiado el importante servicio que (ha crestado el cabo Carreras. que seguirán los Revés desde la estación al Santo Maurcvy en otras lanchas las autoridades puerto. para asistir á la recepción en el Pe 1 yo. A la llegada no habrá acto oficial ninguno; El día es espléndido; se experimenta calor. inmediatamente después de llegar marcharán á embarcarse en el Peíayo. MALAHIA, 3 10 N. Hay mucha animación en la ciudad. Son noticias del viaje. preciosos los adornos de la estación y del emEl viaje de los Reyes desde ¿Madrid barcadero. Este último se- presenta tapizado Málaga transcurrió sin incidentes. con una amplia y soberbia alfombra de color En la estación de Fuerte Piedra dejaron Sas rojo, y en todo el espacio próximo á la escali- Majestades el tren que tes conducía desde M a nata luce una multitud de mástiles con gallar- drid, y ocuparon el especial que habían enviadetes, guirnaldas de follaje y abundantes flo- do desde Málaga. res. -Campo Moreno. MÁLAGA, 3, 1 2 M t CONCIERTO ECONÓMICO Comisiones vascongadas, que visiLastaron al Sr. Moret y recibieronayer visita la del Sr. Rusfñol, comenzarán mañana sus trabajos preliminares con el ministro dcHacienda para la renovación del concierto económico. Como preparación celebraron ayer una reunión todos los comisionados para cambiar impresiones sobre la marcha de sus trabajos. Los representantes de las clases obreras de aquellas provincias estuvieron en el Congreso y conferenciaron con el presidente, Sr. Canalejas, los ministros de Hacienda y de Gobernación y el presidente de la Comisión extrafiariamentarra de Consumos, Sr. Azcárate, á quienes manifestaron que los obreros vascongados no son opuestos al concierto económico, intes al contrario, creen que es un procediiniento excelente y que debería aplicarse á toda España; pero que desean que se haga de forma que los Ayuntamientos no queden á merced íte las Diputaciones y que la supresión de hos Consumos se- extienda á aquellas provincia I legada de los Reyes. En este momento llegan los Reyes. El recibimiento es entusiasta. Las ovaciones se prolongan por todo el trayecto, desde la estación hasta el muelle, donde embarcaron en una fccíúa del Pdayo. -Zaragúeia. 1 I n a frase del Rey. Como alguien hiciera notar ¡al Rey 1o peligros que existían al paso del tren por el túnel del Chorro, se refiere que S M dijo la siguiente fiase: lúe por dondequiera que vayan mis subditos HONRANDO AL GENIO POR TELÉGRAFO TT oledo, 3, Í t. Cumpliendo un acuerdo re ciente, el Ayuntamiento ha mandado poner en la calle del Nuncio Yiejo, una lápida conmemorativa de Navarro y Ledesma. También ha substituido el nombre déla plaza de Postes por el de Amador de los Ríos. Hernández. DE BARCELONA TOS TELEFONO- SÁBADO, 3 IIN. 1 os industriales y la política. Ante á anuncio de que regresa á esta capital la comisión del Fomento del Trabajo Nacional que marchó á Madrid, aquella Sociedad ha acordado convocar á los industriales para que acudan á recibir en la estación á los comisionados. Esv seguro que se les tributará una entusiasta manifestación, que será aüñ mayor, si viene también, como se cree, el diputado Sr. Sala. En los Círculos políticos es objeto de muchos comentarios la actitud en que dicho señor y el Sr. Roig y Bergadá se han colocado respecto del partido liberal. os carlistas. Los carlistas celebrarán mañana la fiesta onomástica del Pretendiente, con funciones religiosas en varias iglesias y veladas literarias en jos Círculos del partido. -Benei. 1 AJEDELREY A MÁLAGA POR TELÉGRAFO MÁLAGA, 3 I 1 M preparativos y adornos. El día, aunque nublado, es de una dengosa temperatura. Todavía se ignora oficialmente el itinerario A bordo del Pelayo. Después de- embarcar en la falúa del Pe layo, momento en que fue adamadísimo por las 1, gentes, se dirigieron SS. M M al buque alTYetalhrs de la llegada. Málaga, 3, a i. La estación del ferro- mirante que ostentaba el pendón de Castilla carril estaDa invadida por el elemento oficial Los demás buaues hicieron los saludos de mucho antes de la llegada del tren regio. Este Ordenanza. llegó can- cinco minutos de adelanto á la hora El espectáculo aue se ofrecía entonces era marcada. grandioso. Los Reyes ocupaban el break enganchado al A bordo del Pelayo visitaron á Je Reyes las final del tren. autoridades y les cumplimentaron. También esAsí que hubo descendido del coche, don tuvieron á bordo el príncipe de Battenberg y Alfonso revistó la compañía del regimiento de. el hermano de la Reina. Extremadura. SS. M M fueron cumplimentados en la esa cornija en el Pelayt, tación por el alcalde, el gobernador, el obispo Después de la recepción sz quedaron á de la diócesis, el capitán general, presidente de comer con S S M M las referidas personas la Audiencia y comisiones nutridas v numerosí- reales. simas. El orden de colocación en la mesa fue al El alcalde entregó á S. M la Reina oréelo- siguiente: sos ramos de flores. A la derecha de la Reina 1 príncipe d Desde la estación se dirigieron por tes ca- Battenberg, á la izquierda su hermano. lles y la Alameda al muelle, donde embarcaron A Ja derecha del Rey la duquesa de San en una lancha de vapor del Peíayo. Carlos, á la izquierda el genera! Boado. En todo el trayecto aguardaba á los Reyes También comió á bordo del Pelayo el capí multitud inmensa que al verlas prorrumpió en tan general Sr. Zulueta con el almirante de la aclamaciones entusiásticas. escuadra, -general Marta. Las campanas de las iglesias habían sido echadas á vuelo, y entre los ¡vivas! las aclamaciones y las salvas se formaba un concierto en- lAisita á los buques extranjeros. sordecedor. Terminada la comida, el Rey visitó los El entusiasmo de fa gente rayaba xn frenesí. barcos de la escuadra inglesa, los cuáles le triLa belleza de laTleina ha producido verdadero butaron los honores de Ordenanza encanto en el pueblo, en las mujeres especialLas bandas de música tocaron la Marcha mente. Real española El Rey vestía uniforme dcalmfrante, la ReiDespués visitó D. Alfonso el acorazado franna elegante vestido azul con adornos blancos y cés Jeanne d Jlrc, siendo recibido con los mislucra sombrero elegantísimo. mos honores. El Rey conversó con los jefes de la escuadra, inglesa en el barco francés. C n el muelle. La visita fue muy detenida. La llegada al muelle ha sido un especLas autoridades esperaban en el desembartáculo soberbio, difícil de describir. Los víto- cadero, porque S S M M habían anunciado res resonaban sin cesar apagadosü intervalos que visitarían la población. por los cañonazos de los buques de guerra españoles, por el francés Jeannt d firc y el inglés J P n ¿l Petayo. Ttrake. A las cuatro y media abandonó el Rey ¿1 En una lancha de vapor del Pelado, que ya estaba dispuesta, embarcó primero la Reina. buque francés y paso á bordo dd Pelayo, se vistió de paisano, tomó té con su augusta esLa augusta dama fue adamadísima. ¡Dios te libre de todo mal! decían unas posa y en la misma falúa que los condujo al buque, volvieron á tierra. señoras con tono cariñoso. ¡Qué guapísima es! Agregaban otras po- 1 seídas de verdadero entusiasmo. ¡sitando la población. Embarcó después el Rey, que de nuevo fue TM Al desembarcar, la inmensa multitud quí saludado por las autoridades y las comisiones. los aguardaba rompió en aclamaciones y muesCon SS. M M embarcaron los Sres. Boa- tras de cariño y respeto. do, Mata y el marqués de Víana. Los reyes ocuparon un lando y, seguidos de Al desatracar la lancha, volvieron á llenar el numerosa comitiva y mucho público, se diriaire los vítores y las aclamaciones. gieron por el paseo de la Caleta hasta la torre Al llegar á bordo del Pelayo S S M M hi- de San Telmo, desde donde regresaron por el cieron salvas los buques español, francés é in- mismo itinerario, penetraron en el paseo del glés. Limonar y efesde allí fueron al puerto, embarEn otra lancha de vapor embarcó la servi- cando otra vez en la falúa que los trasladó ai Peíayo dumbre palatina, la duquesa de San Carlos, L