Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3 DE OCTUBRE DE 1906. PAG. i3. EDICIÓN 2. Dice que no ha habido ningún pacto que oblígase al Gobierno a traer Jos Tratados al Parlamento. El Sr. MAURA interrumpe; replícale el señor GULLON, y entre ambos promueven un vivo discreteo, que no es oído á causa de los rumores de ja Cámara y de los campanillazos presidenciales. Añade el ministro que ha procurado ser claro Cn la exposición que ha hecho ante la Cámara, y pide en cambio al Sr. Maura aclaración vesoecto de algunos conceptos. El Sr. MAURA rectifica y tacha á su vez de obscuras las palabras del Sr. Gullon. Afirma que el partido conservador sostiene y defiende ahora lo que defendió siempre, y por consiguiente, decíara que no tiene nada que añadir á lo que ha dicho repetidas veces en lo tocante á las facultades que para concertar Tratados tienen á juicio suyo, los Gobiernos y las Cortes. Proclama la intangíbilidad de la segunda columna, mientras no sea modificada por las Cortes; pero afirma en cambio el derecho aue á estas asiste para modificar las Tarifas. Rectifica brevemente el Sr. NAVARRO REVERTER y dice que no hay ninguna ley que prohiba al Gobierno modificar las tarifas, pues un proyecto de ley que se elaboró en tal sentido, no llegó á obtener sanción legal. Rectifica también el Sr. SALA. Compara nuevamente los Tratados de 1892 con Tos de 1906 y afirma que el Gobierno no ha respondido á la confianza aue en él tenía depositada el país. Se suspende esta discusión, se da cuenta ael despacho ordinario y se levanta la sesión á las ocho. -Sonaron los timbres llamando á sesión. Los escaños ss poblaron de diputados. íQixé iba á suceder? I O QUE SUCEDIÓ Cuando á las ocho de la noehe el se ñor Canalejas dijo desde la- Presidencia: Se pasa á otro asunto un ahí de satisfacción se escapó de los labios de todo ferviente ministerial. Cinco minutos antes algunos subsecretarios y adictos incondicionales andaban por los pasillos de la Cámara conteniendo á los diputados ministeriales que se dirigían á los guarda- ropas para recoger sus ahrigos y marcharse. No era seguro que los catalanistas desistiesen de su proposición. Estaba hablando Maura. ¡Quién sabía lo que todavía podía suceder! Pero después de preguntar al ministro de Hacienda que si desde 1892 existía algún acuerdo parlamentario que, impidiese al Gobierno hacer Tratados; después de callarse el Sr. Maura y de seguir su ejemplo el Sr. Sala, el campanillazo del Presidente y la frase sacramental, ya consignada, estaba salvado el Gobierno. El Gobierno era, pues, el satisfecho, y así lo manifestaban los ministros, no siendo el menos alborozado el ministro de Gracia y Justicia, que, por cierto, había celebrado una larga conferencia con el nuncio en la estación vdel Mediodía al ir á despedir al Rey, de la cual conferencia nada dijo el buen conde, aunque es de suponer que sirviese para llevar el convencimiento á Roma de que el proyecto de legislación sobre Asociaciones va á ser ley cualquier! día de éstos. Pero fuera del Gobierno no Había un soio satisfecho. A los liberales fto íes había convencido Moret. A los conservadores no- fes habíat entusiasmado Maura. Resumen de todas las impresiones sobre el debate de ayer: que el Gobierno actual tira hasta el regreso del Rey, y que después, con motivo de la salud del general López Doraín- guez se intentará la reconstitución de un Ministerio Moret- eanakjista que dará de fado algunos de los proyectos del actual, y procurará hacer algo más práctico y más en consonancia con el programa del partido. f? L GENERAL LÓPEZ No está peor; La renta francesa yios ferrocarriles españoles bajan; aquélla porque se vuelve 9 hablar de impuesto, y stos á causa del alza del cambio. Las ninas de ero están muy firmes. NOTAS MUNICIPALES I a sesión diurna. TMrf Comenzó á las once de la mañana y ter minó á las dos de la tarde. Leída y aprobada el acta de la anterior y dada cuenta de los asuntos de oñcio, manifestó el Sr. Agttilera que el Banco Hispano- Americano le había hecho un donativo de 5.000 pesetas para obras del Parque del Oeste y que la Junta recaudadora de la suscripción para erigir un monumento á las víctimas de las guerras coloniales le había hecho entrega de los 20.000 duros recaudados. Participó luego la visita de los estudiantes para recabar el concurso del Ayuntamiento en el homenaje que se prepara al Dr. Caja) y para que se ponga su nombre á la calle de Atocha. La minoría socialista se adhirió al acto y se manifestó contraria á que se ponga e) nombre de Cajal á la calle de Atocha, por ser este urt medio ya desacreditado y propuso que se divulguen las obras y los descubrimientos del eminente histólogo, para que así le conozca y le honre todo el mundo como se merece. Se adhirió también al homenaje la minoría republicana, y por unanimidad se acordó coadyuvar al enaltecimiento de Cajal. Ya en el orden del d probaros varios asuntos de escaso interés y se promovió larga discusión entre varios concejales acerca de 1 forma del suministro de piensos para el ganado del servicio de limpiezas. Quedó acordado anunciar á concurso la provisión de varias plazas de médicos y una de farmacéutico de la Beneficencia, y se aprobó el proyecta de la empresa del Canal de Isabel 11 para cubrir la acequia del Este y urbanizar el paseo de Ronda entre la glorieta de la Alegría y la calle de Diego de León, así como la aprobación del presupuesto correspondiente de 1 1.2 j i,5o pesetas. Hubo empeñada discusión respecto de la concesión de licencias de unas vaquerías que, según parece, no reúnen las condiciones exigidas por las Ordenanzas. Fue aceptada la proposición del Sr. Morayta creando la intervención permanente de funcionarios municipales en los fielatos, y se levantó la sesión y quedó desocupado el salón de sesiones hasta las nueve y media de la noche, en que volvió á reunirse el Concejo para ocuparse del presupuesto del Ensanche. 1 a sesión nocturna. Comenzó á las diez y terminó á la una. El Sr. Aguilera explicó su intervención como gobernador y como alcalde en el expediente de los herederos de Gosálvez, siempre en defensa de los intereses de Madrid, y manifestó que con la conciencia tranquila, pero cumpliendo un deber, firmará la escritura de paao de las cantidades que se deben á dichos señores, si el Ayuntamiento no determina medio legal y hábil de eludir dicho pago. Siguió una larga discusión entre el E r. Fis cher y el alcalde, originándose un vivo incidente entre ambos señores, al cual puso término el Sr Aguilera afirmando que sabrá cumplir su deber y despreciar la calirosnia. Tranquilizados los ánimos, se dio por bastante discutido el asunto y se pasó á discutir el presupuesto de Ensanche. El Sr. Iglesias combatió especialmente Josgastos de Tenencias de Alcaldía Intervinieron en el debate los Sres. Diez, Barranco, duque de Arévalo, De Blas, Santi- Han, Gayo y España, y se suspendió la discu sión sin adoptarse ningún acuerdo. INFORMACIÓN POLÍTICA 1 O QUE SE Latarde en el Congreso em ESPERABA P? z ó c o n r a n e s pectaculo. La Cámara ofrecía el aspecto de los días en que algún acontecimiento importante está en gestación y va á surgir de un momento á otro. Los diputados de la mayoría, apremiados por los telegramas del ministro de la Gobernación, los que se encontraban en provincias, y por besalamanos del Sr. Canalejas los que residen en Madrid, concurrieron al Congreso desde primera hora, dispuestos á votar... ó no votar. Porque conviene advertir que de todo hay en esta mayoría. i- Pero en fin, el caso es que fueron al Congreso, y como las oposiciones madrugaron también, quiere decir que los pasillos y el salón de Conferencias presentaban, como hemos dicho, un aspecto tal que cualquiera un poco versado en achaques parlamentarios hubiera dicho al entrar en la Cámara, v aunque no estuviera en antecedentes: -Aquí va á pasar algo. Cotizábase en alza el papel Moret. Teníase por segura la ovación al ex presidente del Consejo, ovación que había de darle el Poder dentro de pocos días. ¡Los tiempos vuelven! -decía un antiguo diputado. -Nos encontramos en el día en que ia mayoría conservadora ovacionó á Maura y derribó, con sus aplausos, el Gobierno Villaverde. Llegó el Sr. Moret. Inmediatamente se vio rodeado de un crecido número de amigos, que ie saludaban y! e preguntaban por los propósitos que para la sesión había formado. El ex presidente del Consejo llegaba dispuesto á hablar, si para ello había tiempo; pero sin combatir al Gobierno con su discurso. Lo que el Sr. Moret dijera en su discurso, ira lo de menos. Lo que ser quería era el pretexto para ovacionarle La mayoría, ó por lo menos la mayoría de ia mayoría, había olvidado el peligro de muerte en que el Sr. Moret Ja había colocado hacía cinco meses. Los ministros mostrábanse recelosos por lo que pudiera ocurrir; Hasta el conde de Romanones, tan optimista de ordinario, sonreía forzadamente n TMd habf ba f el oorvenir. DOMÍNGUEZ V r S S de su domicilio, ateniéndose á los conseios facultativos. Durante el debate que hubo en el Congreso, el ministro de la Gobernación habló tres veces por teléfono con el general López Domínguez, dándole cuenta del aspecto y de la fiarcha de la discusión. En la sesión de esta tarde en el Congreso se reanudará el debate sobre fas Jurisdicciones. Hablará el señor Junoy para contestar al ministro de Gra- cia y Justicia. En esta discusión intervendrán los diputados catalanistas y varios de los republicanos. PARA HOY La Comisión que a t i e n d e en el proyecto de ley de Asociaciones se reunió ayer para oír los informes de los Sres. Frías y Pafellada. Se ha acordado que éstos presenten la información por escrito, y ha comenzado el estudio de los primeros artículos. f COS PARLAMEN TARIOS BOLSAS DEL DÍA z MADRID. Cierre: Interior contado, 8 t, z 5l fin corriente, 8) 60; Amortizable, 100,60; Banco, 433; Azucareras preferentes, 79; ordinarias, 44; Francos, 9,90; Libras, 27,72. -s- ag r- PARÍS. Cierre: Interior, 74,80; Exterior, 9? Norte 271; Zaragozas, 420; Renta francesa, 95,62; Ruso nuevo, 85,55; Turco, 93,72; Riotinto, 1.908; Goldfields, 104.