Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 3 D E N O V I E M B R E D E IQO 6. P A G delante de las puertas laterales y del estrado prehalla. Drohiüidos los enterramientos en las iglesias; auda que se efectúen aquellos, pero asegura sidencial. que de ser ciertos, aplicará el oportuno castigo. Comienza diciendo el ex ptesidentedel Consejo, El Sr. GARCÍA PRIETO dice que no tiene que las cuestiones arancelanas son nacionales, sin snas representación que la del partido liberal (bien que en ningún caso puedan tener el alcance polítien la mayoría) pero que de ello no necesita dac co que algunos elementos han querido darle. cuenta más que al presidente del Consejo. (Aplau Yo afirmo ahora, añade, mi criterio de siem, sos en ¡os bancos ministeriales. pre, y si llegara el caso de una votación, votaría al lado del Gobierno. (Sensación. El Sr. SORiANO: Alabo la modestia de su señoría (risas) y le felicito por tener personalidad Se ha hablado aquí de un pacto y de un compropia desde ia tarde de hoy. promiso, y yo afirmo que, dado el sentido gramatical de ambas palabras, jamás ha existido tal cosa. MINISTRO OVACIONADO ¿Mis correligionarios Sres. Sala y Roig y BerHace uso de ia palabra el Sr. SASTRON en el gadá supusieron la existencia de tal pacto por un mismo momento en que el Si- Dávila penetra en discurso del Sr. Puigcerver. el salón. Lee los párrafos citados y dice que si hubieran El K 2 ínsstro, que viste el uniforme de consejero sido bien interpretados por los aludidos diputay craza su pecho con una banda roja, es objeto de dos, nadie hubiera hablado de tal pacto. una ruidosa y prolongada ovación, que se inicia en El Sr. MAURA: Exacto. Jos báñeos de oposición, se extiende á los de la ñ Sr. SALA: Pido la palabra. mayoría y llega á las tribunas. Afirma que lo único que en dicho discurso se E! Sr. Sastron se esfuerza por hacerse oir; pero exponía era que el Gobierno concertase los Tratano lo consigue, porque las risas y los murmullos dos con las tarifas anejas ó pidiendo autorización crecen, llegando á sonreír también el propio señor á las Cortes para rebajar la segunda columna. Dávila, objeto de tal manifestación. Lee otros párrafos del discurso que el propio El Sr. CANALEJAS créese obligado áintervenir orador leyó en aquella ocasión y se lamenta de que y agita repetidamente la campanilla, sin que por j no hayan sido transcritos, del mismo modo que ello logre acallar el barullo. i aquellos otro? que se prestaban á dudosa inter ¡No veo que ocurra nada de extraordinario! pretación. exclama el presidente, y esto hace que las risas Dice que se halla dispuesto á hacer todo genesean generales. ro de sacrificios en aras de la unidad de su partiEl Sr. SASTRON termina su discurso; contes- do, lo cual ha constituido el ideal de toda su vida ta el Sv. NAVARRO REVERTER, y la ovación y por eso deplora que en sus palabras se haya continua. querido intepretar el deseo de buscar divisiones Poríjn, el Sr. DAVJLA, solemne y majestuoso, políticas. (Aplausos en la mayoría) cruza el hemiciclo y se dirige á la tribuua. Afirma que lo que piden los contradictores del El Sr. SORJANO exclama: ¡Qué hermoso está Gobierno es lo mismo que éste ha hecho, y aplausu señoríals, y esto provoca nuevas y prolongadas de la conducta del Gabinete diciendo que si no carcajadas. hubiera obrado así, merecería ser arrojado del Los carapaniHazos de la presidencia restablecen banco azul. (Aplausos en la mayoría la tranquilidad y el ministro de la GOBERNADeclara que en el fondo se halla conforme con CIÓN da lectura á los proyecfos de ley de carácel Sr. Rahola respecto al modo como deben ser ter social, de que en otro lugar de este número confeccionados los Tratados, y termina diciendo ¿amos cuenta. que está dispuesto á prestar su concurso á todo Terminado este incidente éntrase en el cuanto tienda á la unidad del partido liberal. (Aplausos. ORDEN DEL DÍA continuando el debate iniciado, por la interpelación del Sr. Sala relativa á LA REFORMA ARANCELARIA 32. E D I C I Ó N s. a con una mayoría á la que trató de matar cuanao fue jefe de Gobierno. (Aprobación en las minorías. El Sr. MORET rectifica; declara que no sien do jefe de la mayoría no paede expulsar á nadie de su seno y da por retiradas las palabras que causaron el enojo de los dos diputados Hbeialcs. HABLA MAURA La tarde es de emociones, y no repuestos los ánimos de los pasados incidentes, concéntrase de nuevo! a atenciói de la Cámara para oir al jefe de los conservadores en su primer discurso de esta temporada Comienza diciendo el Sr. MAURA que se tra ta de una cuestión nacional, que nunca ha oensado convertir en política. Ahora no he de pedir responsabilidades; esto ¡o haré cuando se plantee el debate político y yo os aseguro, exclama, que entonces hablaremos y hablaremos mucho. Examina las condiciones en que se confecciono la segunda columna del Arancel, y hace referencia á varios de los Tratados concertados anterior mente. Opina que no está acertado el ministro de Hav cienda cuando afirma que el Parlamento puede emplear de igual modo sus iniciativas cuando se modifica un Arancel que cuando se concierta un Tratado de comercio. Lo que hay que hacer, dice, más adelante, es cumplir la ley, y cuando un Tratado llega al Parlamento, se admite ó se rechaza, pero no se modifica. Censurando la manera como se pactó el Trata, do con Suiza, dice el Sr. MAURA que el Gobierno habrá obrado por cuenta propia, pero que el país juzgará y exigirá á cada uno las responsabilidades debidas. Termina felicitándose de que el Sr. Moret esté donde estaba antes y dice que e! único que ha variado es el Gobierno. (Aplausos en la minoría conservadora) El ministro de HACIENDA comienza dicien do que los aplausos de ia minoría conservadora le rejuvenecen en catorce años, pues son los mismos aplausos y tributados por las mismas personas con que fue acogida la labor dsl orador en 1892, que es la misma labor que sostiene ahora y que ¡os conservadores combaten. U N A FRASS Sostiene el ministro que los Gobiernos pueden concertar Tratados en todo momento, rocande para ello, si es necesario, ia segunda columna. El Sr. MAURA: Demuéstrelo S. S. El Sr- NAVARRO REVERTER: Ya se lo diré á S. S. pues por mucha que sea su impaciencia es mayor la mía, aunque deploro no poseei como el Sr. Maura esa vertiginosa velocidad del automóvil moderno intelectual. (La frasecilla hace gracia á los señores -no es el jefe de los conservadores el menos rem. 10 en reírla. OTRA VEZ LA SEGUNDA COLUMNA Prosigue en su argumentación el Sr. NAVARRO REVERTER para demostrar que esa ¡ntangibiiidad de la- segunda columna proclamada pot algunos no es exacta. El Sr. SALA interrumpe, asegurando que él demostrará lo contrario. (Son tantas las cosas, replícale el ministro, que S. S. ha tratado d demostrar en poquísimos días, que voy á tenerle por la Suma de los filósofos griegos. (Grandes risas. Establece la comparación del Tratado con Suiza con otros anteriores concertados con otros países, para deducir que la- conducta del Gobierno y especialmente la de los ministros de Estado y Hacienda es digna de alabanza. Dice que el Gobierno se ha creído obligada siempre á cumplir la ley y la ley le concede la facultad de tocar la segunda columna del Arancel. Añade que el presidente del Consejo de ministros comparte estas teorías por juzgarlas beneficiosas para el país, haciendo para ello el sacrificio de los ideales que en materia de Economía y de Hacienda sostuvo en sus años juveniles. Rebate algunos de los razonamientos expuestos por el Sr. Maura, y hace uso de la oalabra el s ñor GULLON. (A propuesta del Sr. Canalejas se a cu era a prorrogar Ja sesión por menos de dos horas. RECTTF 1 C ACIONES El ministro de ESTADO dice que soshene cuanto afinnó en la tarde del miércoles. EL SR GULLON El discurso del señor ministro de ESTADO es breve. Dice que recoge con gusto las palabras del señor Moret, y añade que con estimar mucho su adhesión personal, estima más aún lo que esta adhesión significa, ó sea el afianzamiento de la situación liberal. (Murmullos y rumores en las oposiciones, aplausos en la mayoría. Dice que los ministros no sienten apego al poder por el mero- afán de mandar, sino por el deseo de dejar su obra terminada. El Sr. NOCEDAL: La alegría de vivir. (Risas. Dirigiéndose á los conservadores, dice que contesta á ciertos murmullos, y díceles que no sientan impaciencia, pues los partidos deben realizar su labor sin ningún género de apremios. El Sr. MAURA: Oe estos bancos no han salido esos murmullos. Termina entonando un cántico de alabanza al Gobierno, en cuyos actos confía. (Los ministeriales aplauden. DOS QUE SE VAN El Sr. SALA se queja amargamente de las frases duras que para él ha tenido el Sr. Moret, las cuales, en su sentir, han contrastado con las dulzuras que ha tenido para el Sr. Zulueta y para otros oradores de ia oposición. Considérase lanzado de la mayoría después de oir tales palabras, y dice crue en lo sucesivo será un diputado independiente. El Sr. JUNOY: ¡Véngase S. S. con nosotros! Pioclama el Sr. SALA la trascendencia délas cuestiones económicas, las cuales son nacionales y están por cima de los intereses de partido. Afirma en cambio que el Sr. Moret las ha empequeñecido en su discurso y que aunque las proclamaba también nacionales, las ha hecho políticas y menudas. Los conservadores intentan aplaudir; pero el señor MAURA contiene á sus huestes, exclamando: ¡Dejadlos; allá ellos! El Sr. RO 1 G Y BERGADÁ dice que el señor Moret le ha colocado, lo mismo que a! Sr. Sais, en una situación difícil dentro del partido liberal. Cree que el ex presidente del Consejo ha hablado en ía forma m lo ha hecho, por conveniencia política, porque necesitaba reconciliarse Interviene brevísimamente en la discusión el señor GANDAR 1 AS. Muéstrase decidido proteccionista de la industria española, y abunda en las doctrinas expuestas por algunos de los oradores que se han mostrado opuestos al concierto de Tratados de comercio. La Cámara está muy animada, y en medio de gran expectación hace uso de la palabra el señor ZULUETA. Defiende el criterio de que las cuestiones arancelarias sólo deben ser tratadas en el Parlamento. (El ministro de la Guerra, de uniforme, toma asiento en el banco azul; en éste se hallan todos los consejeros, menos el general López Domínguez. Advierte qste ni él ni las entidades que representa quieren que se involucren cuestiones de Gabinete ni políticas, añadiendo que depondría toda protesta ante un peligro nacional ó cosa de equivalente gravedad. Califica da inaudito que el Gobierno haya anunciado desde un principio que iba á tratar por bajo de la segunda columna. Quéjase de que ahora no existan las garantías de la Junta de Valoración y de que sólo contemos con los conocimientos, quizá insuficientes, de los individuos cíe unas Comisiones que se hallan desprovistas de medios de defensa. Defiende fas industrias vinícola y corchotaponera y eompara los Tratados anteriores con los actuales. (La Síámava está sumamente distraída y el presidente se ve obligado á amonestar á los diputados, rogándoles que cesen en sus conversaciones y en sus tertulias. Termina el orador expresando que se separen iab cuestiones económicas de las políticas. DISCURSO DE MORET Eí S MORET hace uso de la palabra y se hace un profundo silencio, (Los escaños se hallan ocupados en su totalidad por diputados y senadores; los jefes de los distinjtos gruyas parlamentarios se hallan en sus puestos, y buen número de representantes del país qué no han pedido encontrar un asiento, se apiñan