Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 2 DE NOVIEMBRE DE 1006 PAG. 9. EDICIÓN 1 tradicional; contempló el bamboleo de instituciones y regímenes políticos que parecían eternos; sintió, con estremecimientos de su corazón, cómo á su alrededor la Muerte iba aclarando los huecos que la Vida rellenaba con nuevos brotes, y pudo, en el recogimiento de sus últimos años, condensar enseñanzas y deducciones de una experiencia acaso asoladora, sobre los hombres y sus obras, saboreando el acre gusto de permanecer enhiesto y vivo en medio de la perpetua renovación de un siglo entero. Hace mucho que la pesadumbre de los años, después de elevarle á los más altos lugares de su dobie carrera artística y militar, le había convertido en institución ejemplar, para modelo de las generaciones nuevas. Poco á poco iba saliendo de la vida para entrar en la región serena en donde se borran las huellas dolorosas de la lucha- diaria, piadosamente curadas por la melancolía del recuerdo lejano, y al dar el supremo paso que le separaba de la eternidad acompañan al ilustre muerto el respeto y la gratitud de los que le conocieron maestro afable y testigo benévolo de tantos años de agitadas existencias reunidas ya en el inmenso osario de la Historia. sección de la Guardia civil, formaron frente al monumento durante la ceremonia. Se celebró una misa, y al terminar ésta se descubrió el monumento. En este instante las bandas de música y las de tambores y cornetas tocaron la Marcha Real. Al bendecir el monumento, la Infantería hizo una descarga, y se colocaron coronas al pie del mismo. Después se entono un solemne responso, y desfilaron las tropas que habían formado. A pesar de la lluvia torrencial, que ha deslucido algo el acto, éste ha resultado solemnísimo. El monumento inaugurado, que se debe á la iniciativa de la sección de la Cruz Roja de Vigo, es muy artístico. Simboliza las ¡deas de Patria, Religión y la Cruz Roja, y está formado por una base en forma de cruz, de cuatro brazos, donde se guardarán las cenizas de algunos repatriados. Sobre la cruz hay unas peñas, y en éstas se destaca una cruz rústica vertical que sostiene el escudo de España. Al pie de esta cruz hay una figura de un repatriado moribundo, que apoya una mano en ¡as peñas y con la otra estrecha contra su pecho la bandera patria. El monumento es todo de mármol rojo y blanco, excepto la figura del repatriado y algunos detalles de orden escultórico, ejecutados uno y otros por el Sr. González Pola, que son de bronce. -J odal. ECXMO. SR. D. JUAN MANUEL DE LA PEZUELA, CONDE DE CHESTE. NACIÓ EN LIMA (PERÚ) EL 16 DE MAYODEi 8 o f EN MADRID EL i o DE NOVIEMBRE DE 190 S Fot. A B C MONUMENTO A LOS REPATRIADOS POR TELÉGRAFO EL CONDE DE CHESTE llá en los comienzos del siglo xix, cuando A España dilataba aún sus dominios en América, el señor marqués de Viluma, visorrey del Perú, envió á la corte á su hijo, niño de ocho años y ya capitán honorario de arqueros del Perú, que venía á educarse al famoso colegio de San Mateo, en donde eran maestros D José Hermosilla y D. Alberto Lista. Aquel niño, contemporáneo de todos los grandes hombres que han ilustrado el siglo más agitado de nuestra Historia, ha muerto ayer á los noventa y seis años con la mente tan sana como el día en que desembarcó en Cádiz en 1818, con las mismas ansias de gozar las bellezas del arte, como en aqu: l instante en que tembloroso de emoción leía en 1833 por vez primera los tercetos del Dante, con el corazón tan bien templado como en ¡853 cuando asumía el mando supremo de nuestras Antillas, en cuyo suelo fecundo comenzaba la germinación del odio y la traición... Arrastrado por su vocación y por el amor de sus amores á las Bellas Letras, que sus primeros maestros le enseñaron á gustar, y uncido por la tradición y la voluntad paterna al duro yugo de las armas, vivió Pezuela sus primeros años peleando como soldado y soñando como poeta. Llegado en breve á la altura que su nombre y bizarría le ofrecían con igual generosidad, nunca dejó Pezuela, ni aun en los más duros trances de su larga vida, de recordar aquellos días de su juventud romántica en que se ufanaban sus precocidades con la amistad de Espronceda y Larra y en que Bretón de los Herreros le retrataba en su Don Amadeo de Marcela ó cuál de los tres. En el enorme cronicón de sus recuerdos personales, evocado con deleitosa complacencia, cada vez que sus interlocutores, con ávida curiosidad sabían azuzar su prodigiosa memoria, surgían las figuras de aquella época en que España, á raíz de la gran sacudida de 1 808, se lanzaba en los tanteos de la vida moderna. El vio, con ojos atónitos primero, con mirada serena luego, con tristeza después, vivir y morir cuatro reinados; asistió á las sacudidas revolucionarias que aireaban el caduco edificio igo, 1, 2 t. A las diez de la mañana se ha inaugurado en el Cementerio de esta población un monumento en conmemoración de los soldados repatriados de Cuba. Asistieron al acto el gobernador militar, general Oriel, el comandante de Marina, las autoridades civiles, la Junta de gobierno de la Asociación de damas, muchos socios de la Cruz Roja, jefes y oficiales del Ejército y Comisiones representando á los Centros y Sociedades y á la Prensa. Fuerzas del regimiento de Infantería de Numancia, de Artillería, Carabineros y una V DE MARRUECOS f RAVES C O M P L 1- Desde el punto CAC 1O NES tc Vista d e 8 bierno interior de Marruecos, lo que se llama estado de descomposición del país, es lo normal hace siglos: el alarmarse por ello, el poner el grito en el cielo augurando catástrofes sin fin, es una especie de sarampión que hemos padecido cuantos nos VIGO. -Monumento erigido por la Cruz J oja viguesa á la memoria ae los repatriados de Cuba que fallecieron en aquella ciudad. monumento, solemnemente inaugurado ayer, como puede verse en ¡os telegramas que aparte publicamos, representa al soldado que vuelve aniquilado á su patria para morir sobre la tumba de sus compañeros de armas abrazado á la bandera que defendió. La decoración es de flores y siemprevivas. Til autor es el notable escultor 2 X Julio González Pola.