Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 2 DE NOVIEMBRE DF ¡Q 06 PAG- 7. EDICIÓN puede teneise uno que valga algo; y si quiere informaise, pregúnteselo a su colega de Inglaterra, M r Haldane. Me he fijado en lo que me ha llamado la atención; algo más habrá malo y algo más bueno; paro io que le importa al ministro, al país contribuyente y á los militares, es lo de mañaña: la rebaja de edades. JENARO ALAS EL DÍA DE DIFUNTOS ermanos, morir habernos... Hoy es el día de los muertos: el año muere también; la pompa de los árboles perece, los campos quedan marchitos, las sierras se cubren desnieve, el viento viene zumbando por las encañalas, frío como un beso mortal. Aquel verdor de las colinas, aquella bzlteza H son más que evocación de la muerte. En el carro de les muertos... En un cementerio entré Las flores del camposanto... Llevamos metida en el ánimo la obsesión de la muerte: nuestra Historia es una visión sepulcral. En Tiafalgar murió nuestro poderío naval; en Santiago de Cuba se enterro nuestra escuadra; en París se enterró nuestro imperio de las Indias... Damos la mueite á un Ministerio cada mes; enterramos un ministro cada semana; matamos una reputación todos los días. Calderón era un poeta ampuloso, Quintana era un congrio, Echegaray, otro congrio... Vivimos enterrando y muñéndonos a todas horas. Hermanos, amemos la vida Puesto que tantas cosas hemos enterrado ya, acostumbré monos ahora á resucitar valores muertos. Hartos sepulcros hay en nuestro camino histó- como tienen hondas raíces en la tierra, todavía pueden revivir, despertar v volver otra vez a ser grandes. J M. a SALAVERRIA REFORMAS SOCIALES I J oy someterá el ministro de la Gobernación á la firma de S. M los decretos autorizándole para leer en las Cortes los proyectos emanados del Instit ito de Reformas Sociales y que se refieren al contrato de aprendizaje, contrato del trabajo, creación del Instituto nacional de previsión, y reforma del art. 9 o de la ley de J 3 de Marzo sobre el trabajo de las mujeres y los niños. En el contrato de aprendizaje se regulan las relaciones entre patronos y obreros conforme con lo que se ha expuesto en los Congresos obreros. 1 i i -íí- X- írá 1 tó- n- LH COJNMEMOI ACWJV DE LOS DIFUNTOS EN MJIDJ W. -Toíografía tarde de ayer dutante las visceras celebradas en la capilla. hecha en uno de los ceméntenos de la corte, en la Fot Csm. En el contrato del trabajo se tiende i evitar que continúen las luchas entre los obreros y los patronos, dictando reglas para la contratación y el cumplimiento de lo pactado. El Instituto de previsión será una caja na cional autónoma que atienda las necesidades del proletariado. En la reforma del art. 9. 0 déla ley de i3 de Marzo de 1900 sobre el trabajo délas mujeres j los niños, se establece lo siguiente: 3. No se permitirá el trabajo á las mujeres durante un plazo de cuatro á seis semanas posteriores al alumbramiento. En ningún caso sera dicho plazo inferior a cuatro semanas; será de cinco á seis si de una certificación facultativa resultase que la mujer no puede, sin perjuicio de su salud, reanudar el trabajo. El patrono reservará a la obrera juvenil de los bosquecillos, todo aquello que era encanto de los ojos y alegría del alma, todo se ha ido y acabado. Los árboles amarillean; cuando el viento los sacude, cae una lluvia de hojas secas que semejan lagrimas abundantes de la Naturaleza que muere... Y nosotros, los hombres, al recordar que hoy es el día de las ánimas, volvemos la vista hacia atrás y vemos á lo largo del camino que hemos andado, una fila de sombras, que son los muertos queridos que se quedaron atrás, cansados y hartos de la aspereza del camino. Hoy es el día de recordación. Pero los españoles no necesitamos de este día para evocar la muerte y pensar en los difuntos: nuestro ambiente nacional parece estar inundado de un aura de cementerio. El pueblo canta al son dz la quejumbrosa guitarra, y sus canciones no j rico. Amemos la esperanza, la confianza, la vida. La vida no es cosa baladí, ni es cosa despreciable. Tiene aún la vida muchos secretos de amabilidad y de dulce placer. La vida es digna de amarse; la vida es una doncella que no niega jamás un beso y una sonrisa á quien se le acerca con el corazón puro, grande y generoso. La vida es cosí Buena, amable y bella. Tiene olor de pino del monte, sabor agridulce de naranja. Hay en los campos muy abundantes fuentes que corren con ledos rumores; en ls primavera amanece el buen sol como un doncel bellísimo, amigable y confortador; el cielo I es cosa encantadora, y la mujer... i Y los mismos pueblos no debzn nunca re nunciar á la vida y á la esperanza. Porque los pueblos que han vivido mucho y en grande,