Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 3i D E O C T U B R E D E i 9 o 6 P A G lor E D I C I Ó N i. a- ¡Explícate! -Es que mi conyugue quiere dir a! cementerio á llevarle dos coronas á su madre, y está feo que, aunque la seña Bibiana me haiga dejao en vida tuerto, no la rinda yo un trebuto de admiración y respeto; porque al fin era quien era, y ella me quitó el auténtico de un platazo; pero, en cambio, me regaló éste que llevo y nos dejó quince duros pa lutos. ¡Muy rebién hechol- -Chico, como que fue un rasgo- -Eso es un telón de anuncios, ¡cámara, sí que eres fresco! miá que es lo grande; de modo que en vida fuisteis el perro y el gato, siempre en bronquibiHs y tirándosus cjetos de hacer pupa, y ahora, en muerte, te has sentido zalamero y la dices diez mentiras en letra gótica, ¿y eso es decente, y es humano, y noble, y castizo, y serio? ¡Vamos, hombre, que te rapen la melena con el cerol ¡Engañador! ¡No me quemesl- ¡Descuida, que no te quemol á cumplir ese acto serio; dejo la corona, lloro un par de horitas lo menos, finjo una urgencia, me salgo desolao del cementerio, y voy á beberme cinco á ese lugar del suceso que me digáis. Ahí los hombres! ¿Hable bien? -Como el auténtico Canalejas. -De esta forma todos quedáis satisfechos: rindo homenaje á mi suegra y al arroz con gallo muerto. ANTONIO CASERO fe- l t í f ¿v v INAUGURACIÓN DEL TEATRO ESPAÑOL UNA ESCENA DEL ACTO SEGUNDO DE EL MÁGICO PRODIGIOSO CUYO ESTRENO SE VERIFICO ANOCHE Fot. A B C que ni los de Valliciergo. ¿Qué la lleváis? -Hombre, poco, porque están malos los tiempos; mujer una corona de dalias y pensamientos, con un rétulo que dice: ¡Espera que voy, J emedios! y yo, otra grande, de ¡ilas, con mi retrato en el centro, y un pitaflo donde dice, sobre poco más ó menos: Jl mi querida mamá política, éste su yerno, que aún recuerda ío del ojo y no la olvida un momento, VausV. no Canialapiedra, Salitre, dos, cerrajero. ¡Cómo me ¡noticias! -Calla, que eres un ratimaguero. ¡No me mires, que me río! ¡Cobarde! ¡Mira que cedoí- -Pa terminar, ¿te esperamos ú no te esperamos? -Bueno, ya me has convencido, procer, contar conmigo. ¡Ole! -Pero hay que arreglar bien la cosa pa quedar todos contentos; vosotros vais de antemano, me decís sitio; primeo yo me voy con mi costilla POLÍTICA EUROPEA El Consejo de administración escolar de San Francisco de California, acaba de decretar que desde ahora en adelante los niños japoneses no tendrán derecho de asistencia á las escuelas norteamericanas. Semejante determinación es tan extemporánea como arbitraria, porque según el Tratado firmado en 1894 entre los Estados Unidos del Norte de América y el Japón, en su art. i. s queda establecido que los ciudadanos de ambos países gozarán en cualquiera de ellos de todos los derechos y privilegios de los naturales del país. Apoyándose en su derecho los japoneses I NC 1 DENTE ENTRE AMERICA Y EL JAPÓN