Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CUATRO. NÜM. 65 y. CRÓNICA UN I VERSAL ILUSTRADA. B ¿MADRID, 3i DE OCJBRE. DE 1906, NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS la política exterior b i e n determinada, cuy s ofci les, por el excesivo número, están gran parte de su vida militar alejados de la práctica de la profesión, y relegados i una vida social llena de penurias económicas; y aun los pocos que alcanzan colocación realmente militar, no encuentran en ella ocasiones de familiarizarse, hasta donde es posible en tiempo de par, con la resolución de los problemas realmente complejos y delicados que hoy plantea el arte de la guerra. Admitiendo, y no es así, que esos oficiales salieran á la vida militar con la perfecta preparación pedagógica posible, pronto perderían el entusiasmo, la aptitud para la instrucción y hasta la energía física que, en grado no común, declara el proyecto de reformas, condición indispensable para la regeneración del Ejército. ¿Es que en uno donde de tal modo abundan las altas gerarquías pudo haber sucedido que todo lo bueno ha quedado abajo, y todo lo malo ó mediano ha subido? Tal hipótesis es absurda, y como el ministro admite y afirma que nos morimos militarmente, porque el ascenso por antigüedad no saca á la superficie bastante personal con las cualidades necesarias, en vez de inventar redes hay que criar peces. Y terminada en este tercer artículo la crítica, que más interesa al público en general, al país, dedicaré otro ú otros dos á las partes del proyecto que interesan más á los militares. JENARO ALAS MADRID AL DÍA invierno oficial, el del almanaque, N oelfue elayer se coló de rondón en Madrid; que pero sí el rea! y efectivo, el que hace á uno soplarse los dedos y buscar el amor de la lumbre. Frío, viento y agua, todo en una pieza, trajo Ja tarde para prepararnos una noche de cero grados. Acabaron las maniobras militares con toda Oportunidad, porque si no, las fuerzas hubieran tenido que sufrir las inclemencias de un tiempo más desapiadado, que las reformas del ministro. a Diputación Provincial, reunida en fraternal maiinée, acordó, entre otras cosas, dar testimonio de su entrañable afecto á algunos pueblos de la provincia, enviáñdolesagentes de apremio para que puedan conllevar mejor las delicias del invierno, que se presenta duro, ¡como Corporación que sabe apremiar, porl lo mismo que puede ser apremiada. En! a Audiencia siguió la vista de los procesos surgidos de unas puñaladas á las que dieron lugar un apacible tute y un pudibundo chotis; pero la atención estuvo fija en Sevilla, donde comenzó el desenlace del terrible drama iniciado eñ Peñaflor. Q a r a que valgan todos, ó casi todos los que La política sufrió un retroceso en el perti empiezan la vida militar, hay que darles n a z catarro que viene padeciendo. La madeja onfianza en la eficacia de la misión del Ejérciparlamentaria se ha enredado con eso de los to, ocasiones de adquirir la porción que en esa Tratados, y soplan, además de los vientos del eficacia toca á cada uno, satisfacción interior Guadarrama, otros de Fronda que pueden como técnicos, como ciudadanos, como homtraer temporal para el Gobierno. bres que son. Cuando las cualidades necesarias La noche fus pródiga en novedades teatra- y suficientes se aseguren á la gran mayoría por des. Solemne inauguración del teatro Español una organización racional del Ejército en paz con estreno de mágico prodigioso, refundi- como una escuela de preparación para fines mido, asistencia de los Reyes y contento general. litares definidos por la política exterior, enEn Lara, estreno de Tenorio modernista, humo- tonces no habrá que hablar de cualidades no rada que hizo reir mucho á la gente, sobre comunes á todos, ni habrá que dedicar la aten odo á Ja que tanta rabia tiene á lo glauco, me- ción á los medios de buscar lo- que abundará; lenudo y modernista. En el Gran Teatro, La entonces necesitará ocupar muy pocas líneas el pena negra, que el público aceptó, porque pe- reglamento de ascensos y recompensas. nas más negras pasa sin inquietarse. Y en PriLas bases paramuna organización militar, e, Aires nacionales, que para el público resultaron con más tendencias á molestar que los productora de tantos centros impulsivos como que ayer soplaron de las regiones del Norte hagan falta, y de una masa viva y apta para recibir y conservar el impulso faltan por comple ¿obre Madrid. to en el proyecto de reformas leído en el Con- Sucesos, pocos de importancia. Un desca- greso. Falta la garantía de que la política narrilamiento en Getafe, pero afortunadamente cional ha de ser tal que jamás el Ejército ha sin desgracias. Los viajeros, teniendo en cuen- de verse empeñado en empresas descabelladas ta lo apetitoso del tiempo, debieron recordar de esas que empiezan con el himnojJe Cádiz y el título del saínete De Getafe al paraíso. acaban con los crueles é injustos reproches de la repatriación: esto no son cosas mías, pues sí la milicia suiza tiene confianza en sí misma y entusiasmo en el servicio, es porque sabe que i no está destinada á combatir sola contra ejércitos poderosos, sino al lado d i uno de éstos ni contra otros. Falta en el proyecto la base de 1 O Q U E SOBRA Y Figúrense ios lec- una perfecta distribución del presupuesto que pueda soportar el país, garantía de que una LO QUE FALTA t O r e S p e S C a d o r oficialidad sobria en número, además de una- atareado en con- vida social conveniente, ha de tener todas las feccionar complicadas y delicadísimas artes de ocasiones necesarias para su educación técnica, pesca, para sacarla de donde no la hay, ó hay todo el material de guerra que incesantemente muy poca; y figúrense después un piscicultor, produce y altera la industria moderna. Falta, que á su estanque aplica todos los conocimientos modernos del arte, para que en las aguas por fin, otra base que excluya de la organizapululen los peces, convencido de que cuando ción militar la inestabilidad inhejrente á planes así sea, con el más tosco aparejo pescará cuan- subjetivos de un ministro necesariamente efímero, y la substituya por la estabilidad proto quiera. E! proyecto que estoy analizando corresponde al primer caso; el que espera, y gresiva que sólo puede dar una colectividad quizá para rato, el país, correspondería al se- dirigida en sus funciones por un espíritu permanente á pesar del cambio. de individuos. gundo. N o puede exigirse que abunden individuos Cuando yo vea una organización así basada on esas cualidades no comunes á todos en lin 10 hablaré de artes de pesca, y tributaré mi Ejército que no responde á una orientación de humilde aplauso á los piscicultores. LOS REYES A MALAGA jQasado mañana, en tren especial, saldrán Sus Majestades con dirección á Málaga. El objeto de este viaje es saludar jos Reyes á los príncipes de Battenberg, el príncipe Mauricio, hermano de la Reina, y su tío, que es almirante de la escuadra inglesa del Mediterráneo. Entre las contadas personas que acompañarán á los Reyes figuran la duquesa de San Carlos, camarera mayor de Palacio, el duque de Santo Mauro, mayordomo mayor de la Reina, el marqués de Viana, caballerizo mayor y el Sr. JZarco del Valle, inspector de los Reales Palacios. El viaje regio, que se pensó hacer en un principio yendo en tren hasta Almería, y desde este puerto en un barco, á causa de hallarse en reparaciones la vía férrea de Córdoba á Málaga, se realizará, según anoche se acordó, directamente hasta la última de las citadas capitales. Los Reyes permanecerán dos dias etwMálaga, alojados á bordo del Pelayo, y pudiera suceder que fuesen á Gibraltar al encuentro de la escuadr? inglesa. Desde Málaga regresará la Reina á Madrii sin visitar ninguna otra capital, mientras el Rey se dirigirá á Granada para asistir á la cacería que en su honor tiene preparada en Lachar el duque de San Pedro de Galatino. El oficial de la inspección de Palacio, señor Ferrer, saldrá hoy para Málaga con objeto de ultimar algunos preparativos necesarios. IMPRESIONES PARLAMENTARIAS p L DEBATE ECO- El Sr. Sala se levanNÓMICO y j LAS REFORMAS MILITARES entrada la tarde. Na se ventila estos días en el Parlamento asunte de mayor importancia que e! de los Tratados. Se proponía el Sr. Sala hacer una ratificación completa y terminante de su discurso de k otra tarde. En realidad, señores diputados- comenzó diciendo el diputado catalán- -yo nc tendría necesidad de levantarme de nuevo í usar de la palabra. Todo cuanto tenía que decir lo he dicho, y si alguna excusa tengo al volver á ocupar vuestra atención, es el deseo de que, tras el discurso del señor ministro de Hacienda, mis afirmaciones queden tan explícitas y categóricas como antes En la Cámara se nota una regular animación; se halla ausente del banco azul el Sr. Navarro Reverter; en tanto, que el Sr. Sala comienza á hablar, deja la presidencia el Sr. Canalejas y baja hasta et banco ministerial; ya aquí hace ademán de hablar con el Sr. GuHón, pero como á un hombre de la altura del Sr. Canalejas no se le ha de tratar como á un simple diputado, el señor GuHón. en vez de inclinar su busto hacia el presidente de la Cámara, tiene la cortesía de levantarse y conceder en uno de los ángulos de la Cámara una amplia y silenciosa atención