Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S? AÑO CUATRO. NUM. 656. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. j MADRID, 3o DE OCTBRE. DE 1906 NUMERO EXTRA 10 CÉNTIMOS (V noy. Y luego dirigiéndose á la mayoría con cierta arrogancia: ¡A callar tocan, señores de la mayoría, vosotros los que no lleváis más mochila que el canuto de la licencia! La mayoría no se conmueve; el Sr. Junoy parece que tiene el don d decir las cosas más molestas- -no lo es la que acabo de citar- -sin que sus palabras se tomen más que como una amena ironía. Otra vez repite el orador que va á cansar á los señores ministeriales v luego entra ya en su discurso. y En Barcelona existía un estado de excita ción; se hizo una ley para atajarlo; esta ley ha dado motivo á procesamientos injustos. Tal es Ja síntesis de la oración del Sr. Junoy. El orador recuerda varios casos en que la ley ha sido aplicada; tenemos el caso de unos vecinos de un pueblo condenados á cuatro años de prisión por haber firmado un telegrama que no llegó á cursarse; tenemos otro caso de un periodista condenado también por hacer la crítica de una poesía patriótica; el mismo Sr. Junoy nos ofrece el ejemplo de un director de periódico que fue enviado á un presidio por un artículo deque es autor el diputado por Barcelona. Todo esto es anómalo, absurdo. Ahora bien, recientemente se ha dictado un indulto para los delitos de Prensa y políticos. ¿Cómo en este indulto no se ha hecho entrar a todos, todos, todos los que había penados por tales culpas? Esta ha sido la segunda parte del discurso del señor Junoy Va llegando la noche; se encienden de pton to las luces de la sala. El orador se detiene un momento. Después continúa. Yahora- -dice- -quiero haceros saber el objeto de mi discurso, el cual no es otro que entregaros el Mensaje que os dirige la multitud congregada en el mitin de las Arenas, las 200.000 personas reunidas en el salón de San Juan... Al llegar aqu el orador se oyen risas en los escaños. ¿De qué os reís? pregunta el Sr. Junoy. ¡Creen- -grita el Sr. Cañellas- -que se trata de un salónl ¡Es una rambla! -añade. ¡Así se habla luego de Cataluña! La risa de los señores que reían era un tanto extraña; varias son IMPRESIONES las ciudades españolas- -una de ellas Grana 1 poseen bellos paseos á se dePARLAMENTAR AS da- -quesalones. Ha pasado luegolos que Junoy nomina el Sr. j 1 efecto de sorpresa que en el primer rao mentó produjo la lectura de los proyecI A INTERPELACIÓN Encontré al se- á explicarnos el verdadero sentido del regiotos de índole económica presentados por el í i i w n v o r Junoy pa- nalismo, y en la Cámara ha comenzado á iniGobierno á las Cortes, se va desvaneciendo- -seanao p o r el ciarse un ligero desasosiego; leía muchas tex- -para dar paso al juicio sereno y al examen mi- corredor central de la Cámara y le pregunté: tos el Sr. Junoy; acaso no se ceñía al asunto nucioso. ¿Qué tal, querido Junoy? ¿En qué dispo- todo lo que fuera preciso. El tiempo iba pasando, ¡Ninguno de vosotros- -ha exclamado La opinión, que antes se mostraba indife- sición de ánimo se halla usted? rente ante labores de esa índole, ha reacciona- -Estoy un poco nervioso; tengo un gran de pronto el Sr. Junoy dirigiéndose á los mido de algún tiempo á esta parte. Comprende, dolor de cabeza- -me dijo el diputado por Bar- nistros; -ninguno de vosotros sois Clemenceau, Combes y Picquart! ¡Estos hombres insignes no al fin, que cuanto se legisla en esa materia la celona. llega á lo vivo, la llega al bolsillo, que es la El Sr. Junoy los días anteriores llevaba unas se han sentado en ese banco! Esto es evidente. parte más sensible del organismo humano. botas rojas y un sombrero hongo; en la tarde ¿Qué serían en España- -añade el orador- -Varios son los proyectos, todos importande ayer aparecía con levita, con sombrero de Combes, Clemenceau y Picquart? Combes sería campanero, Clemenceau sería un médico tan tes, que la fecunda iniciativa del ministro de copa y con unas relucientes botas de charol. Hacienda ha llevado á las Cortes, y á todos Su sombrero iba, sin embargo, un poco echa- de aldea y Picquart estaría en un castillo De ellos quiere dedicar A B C el examen que me- do hacia atrás. Y sonaron los timbres; comen- nuevo ha recomendado su memorial el notable recen, dada su trascendencia y la parte del sa- zó la sesiónjjiablaron dos ó tres señores y el orador y con esto ha dado fin á su tarea. crificio ó de beneficio que implican para el país. Sr. Junoy se puso de pie ante su escaño. Se Ha manifestado el Sr. Junoy al comenzar á Para ello este periódico no se ha guiado so- hizo un profundo silencio; todos los diputados hablar que iba á ser largo y duro Yo no sel lamente de su criterio personal. Ha procurado catalanes habían venido en el expreso de la ma- si habrá sido un poco largo; lo que sé decir es Orientarse escuchando impresiones favorables ñana; numerosa y ansiosa concurrencia llenaba que en ninguna manera ha estado duro, La y adversas para los proyectos, pero todas ellas la Cámara. El Sr. Junoy permaneció un moCámara le ha oído con interés; su discurso- -i autorizadas, con las cuales, además de ilustrar- mento en silencio y luego dijo: Señores dipu- como decía el señor conde de Romanones eif se, procurará dar la nota razonada, imparcial y tados: yo quisiera tener una maravillosa pala- su contestación- -ha sido una sorpresa verda ¡justa que es indispensable en estos casos. bra, una hermosa imaginación para deciros las deramente agradable Cree hacer con ello labor popular, pues los verdades que voy á deciros Todos nos dis ZOR 1 N jírivilegiaJos de entendimiento que abarcan en pusimos á presenciar una sesión tumultuaria. una sola mirad toda Ja extensión del problema Seré largo y seré duro añadió el Sr. Ju- MADRID AL DÍA El suceso mas saliente del día fue el atentado de una mujer contia ua funcionario de y pueden formar juicio definitivo, son los menos, y, en cambio, los que necesitan ser asesorados con lenguaje liso, despojado de retórica numérica, que también la aritmética la tiene, son, por desgracia, los más. la magistratura. La criminal empleó como Sabe el contribuyente lo que paga. Debe saarma ¡a lejía. Sin duda para hacer ver que ju- ber por qué y para qué. Se le ha dicho que va gaba limpio. El hecho, además de producir á pagar menos por unos conceptos, más por gcrieral indignación, vino á demostrar una vez otros; qu se van á transformar algunos de más que la más bella mitad del género humano los tributos, y es lógico que aspire á saber el cuando quiere ser cruel y salvaje no hay quien alcance de esos planes nuevos que se anuncian la gane. como beneficiosos tiara él á la vez que oara el El Rey mareno de madrugada a las maniooras Estado. militares. La suspicacia del que sufre las cargas con En la Audiencia comenzó la vista ae dos tributivas está justificada. Na cree en milagreprocesos, en los que son protagonistas dos rías políticas y en cambio tiene la dura expehéroes de la navaja. Un baile y una taberna riencia de la realidad; en la inmensa mayoría fueron la escena de estos dramas, que van de los casos de innovaciones y reformas, el fin constituyendo ya, sin remedio para ello, el práctico que ha experimentado el contribuyenpan nuestro de cada día. te ha sido sido el de contribuir con más. Y haPor el ministerio de Hacienda desfilaron di- bría dado por bien empleado el sacrificio si vers? s comisiones portadoras de diferentes, y hubiera servido para mejorar la situación del sin duda alguna, justas solicitudes; pero testi- país, su gobernación, su administración, sus monio también de que no se extingue en nues- servicios. tro país la afición de perder el tiempo. La incertidumbre es también su estado acLa política díó poco juego; los conservado- tual. Se le brindan varias reformas, una de res se mostraron más irritados y más impa- ellas eternamente suspirada y demandada: la de cientes que en días anteriores. Los liberales, la supresión de los Consumos. descansando tranquilos en los brazos amoroNo es supresión; es transformación. Va á sos de Dávila. La sesión del Congreso no ofre- pagar de otra manera más equitativa, menos ció de particular más que una sabrosa plancha sensible, menos odiosa; porque ese impuesto de los incipientes jóvenes de la mayoría, que se tiene de aborrecible no sólo el concepto y la rieron candorosamente al oír que se habían recuantía, sino la forma, el procedimiento. unido doscientas mil almas en el salón de San Pero ¿es que aun sin dejar de pagar va á haJuan, de Barcelona. Creyeron que se trataba de cerlo, como se le promete, con mas equidad y un salón de conferencias, por ejemplo. Cosas menos dureza? Je chicos! Esto le interesa mucho y esto vamos a exOtros sucesos: ua carretero aplastado por plicárselo, anticipándole hoy esta sola impresu propio carro, varias raterías, nada de Ayunsión: el proyecto de substitución de los Consutamiento, nada de Diputación, mos no realiza lo que era deseo y esperanza del país Los otros proyectos especiales, tampoco. LOS PROYECTOS ECONÓMICOS